Laura Jaitman, deputy del ministerio de Hacienda
Laura Jaitman, deputy del ministerio de Hacienda

El próximo fin de semana se realizará en Buenos Aires la Tercera Reunión de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales del G20, el grupo de países centrales cuyo producto bruto alcanza el 85% global, y que este año preside la Argentina.

Nicolás Dujovne y Luis Caputo serán anfitriones de los hombres que manejan los hilos de la economía del mundo. Así, por caso, en medio de "guerras comerciales", se verán las caras Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de EEUU, y Liu Kun, ministro de Hacienda de China.

También podría haber tensión local: se esperan marchas de protestas en los alrededores del Centro de Exposiciones y Convenciones porteño donde se hará el encuentro.

Fomentar el diálogo es algo que nos caracteriza y por lo que fuimos reconocidos a lo largo de todo año. No creo que haya pedidos: saben que estamos haciendo bien el trabajo de ser árbitros justos hablando con todos los países

Además de los representantes de los otros 18 países más la Unión Europea, dirán presente las máximas autoridades de entidades miembros del G20, como el FMI, el Banco Mundial, la OCDE y el BID. Christine Lagarde, directora del Fondo, llegará el viernes por primera vez luego de rubricar el préstamo stand by para la Argentina por  50.000 millones de dólares.

Infobae habló sobre los objetivos del encuentro con Laura Jaitman, deputy de Hacienda, representante del ministerio ante el canal de Finanzas del G20 y encargada de coordinar la reunión.

Sturzenegger, ex presidente del BCRA, Dujovne y Jaitman, en la Primera Reunión de Ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales, en marzo
Sturzenegger, ex presidente del BCRA, Dujovne y Jaitman, en la Primera Reunión de Ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales, en marzo

– ¿Esperan un encuentro tenso por los temas comerciales que involucran a buena parte de los países miembros?

– El contexto global es complejo. Hay varios puntos álgidos en la agenda del G20 y eso la hace más relevante. Pero siempre es así y hay que acercar posiciones. Es muy importante que vengan todos los ministros y presidentes de bancos centrales a discutir estos temas de la gobernanza global.  En esta reunión hay una agenda muy positiva y vamos a manejar esas cuestiones con inteligencia para destacar los progresos de este G20.

– Se habló de que algunos países podrían pedirle a Macri que, como presidente del G20, interceda en cuestiones de inestabilidad comercial.

Cuando se es presidente del G20 hay que ser mediador entre todos los puntos calientes de la agenda y empujar las prioridades que se decidieron para ese año. Se tiene el doble sombrero, porque también la Argentina es país miembro, pero cuando se preside hay que ser un árbitro justo. Fomentar el diálogo es algo que nos caracteriza y por lo que fuimos reconocidos a lo largo de todo año. No creo que haya pedidos: saben que estamos haciendo bien el trabajo de ser árbitros justos hablando con todos los países.

– ¿El presidente podría tomar un rol más activo en esos temas, entonces?

– Lo tiene, es una responsabilidad acercar posiciones.

Laura Jaitman en el Centro Cultural Kirchner en el marco del W20. Credito: Adrian Escandar
Laura Jaitman en el Centro Cultural Kirchner en el marco del W20. Credito: Adrian Escandar

– ¿Cuál es la logística del encuentro?

– Comienza con la reunión de la troika: el país que presidió el G20 el año pasado, Alemania; la Argentina, por este año; y Japón, por el que viene. Ahí se discute agenda y otros temas de continuidad. Luego nos reunimos todos los deputies de Finanzas, el jueves y viernes. Los temas que discutimos son similares a los de los ministros, aunque un poco más técnicos y profundos. Se liman asperezas y el sábado y domingo es la reunión de ministros y presidente de bancos centrales. Dujovne va a tener una agenda muy nutrida de bilaterales, casi todos pidieron verlo.

– ¿Los temas como la "guerra comercial" y los aranceles entre EEUU y China, por ejemplo, llegan a la mesa de discusión?

– El ministro del país a cargo de la presidencia abre las sesiones, presenta los temas y otros oradores elegidos toman la palabra. Los documentos previos de la sesión predispone el diálogo. Tratamos de tener visiones balanceadas y que todos quieran participar. Después… cada uno dice lo que quieren. Son los ministros y presidentes de bancos centrales más importantes del mundo: hablan de lo que creen conveniente, de lo que les preocupa. Cuando se tratan los riesgos de la economía global, pueden salir estos temas. El mundo cambió en estos meses, y en muchos aspectos, no sólo cuestiones comerciales. Hay más volatilidad financiera y son todas cuestiones que están en el corazón del G20. Esperamos discusiones francas que motiven el diálogo y que salgan conclusiones de consenso y constructivas.

El mundo cambió en estos meses, y en muchos aspectos, no sólo cuestiones comerciales. Hay más volatilidad financiera y son todas cuestiones que están en el corazón del G20

– ¿La presidencia va a plantear temas comerciales y de multilateralismo en la agenda?

– Siempre en la primera sesión se habla de las perspectivas de la economía global. Se plantean cuáles son los riesgos y cómo actuar, y cómo mitigarlos si se materializan.

– ¿Ahora cuáles son esos riesgos?

– Claramente, las vulnerabilidades financieras. Qué pasa si la normalización de la política monetaria en algunos países es más rápida que lo pensado y hay reversión de los flujos de capitales. La volatilidad de los últimos meses es un reflejo de eso. También riesgos geopolíticos y países que se vuelven a políticas que miran más al interior de ellos, cuestiones de integración.

– En la reunión de marzo hubo interrogantes sobre las criptomonedas. ¿Se volverá a tratar el tema?

– En marzo la Argentina decidió poner el tema en agenda. Se dijo que por ahora no se veían implicancias porque es un mercado muy pequeño, pero hay que monitorearlo a futuro. Por ahora no se ve impacto en la estabilidad financiera.

Son los ministros y presidentes de bancos centrales más importantes del mundo: hablan de lo que creen conveniente, de lo que les preocupa

– ¿Cómo se avanza en los temas que el país fijó como prioridades del G20 de este año?

– En el canal de Finanzas tocamos dos de las prioridades que planteó la Argentina: el futuro del trabajo y fomentar inversión privada en infraestructura; además, transversalmente temas de género y crecimiento más inclusivo. En marzo, en temas de futuro del trabajo, los ministro se pusieron de acuerdo y fueron muy optimistas sobre las oportunidades de la tecnología e identificaron desafíos en cuanto a distribución de los ingresos. Ahora queremos que discutan y acuerden un menú de políticas concretas con objetivos de alto nivel, como fomentar la producción y el crecimiento, apoyar a los trabajadores en la transición, un sistema de impuestos sostenibles y cómo obtener los mejores datos, la mejor información. A nivel infraestructura, queremos que esa inversión sea un activo y que el sector privado pueda poner dinero en proyectos como en un momento se hizo con el mercado de deuda emergente. Es un proceso largo, que no se va a agotar este año, pero hay que fomentar el clima de inversión en infraestructura. Necesitamos proyectos más homogéneos y comparables. Los ministros van a discutir principios de consensuados de preinversión, temas de evaluación, condiciones y viabilidad de esos proyectos.

Seguí leyendo: