El riesgo país de Argentina es un impedimento para nuevas colocaciones de deuda (EFE)
El riesgo país de Argentina es un impedimento para nuevas colocaciones de deuda (EFE)

Los títulos públicos argentinos mantienen los precios más bajos desde septiembre, aunque en las últimas horas empezó a ceder el riesgo país por debajo de los 800 puntos básicos, luego de haber alcanzado en diciembre los niveles más altos de la gestión del presidente Mauricio Macri.

Este miércoles, el indicador de JP Morgan perdió 24 enteros o 2,9% para la Argentina, a 793 unidades, con el beneficio de la baja en los rendimientos de la deuda norteamericana. En 2018 este indicador trepó 132 por ciento. Se trata del registro más bajo desde el pasado 19 de diciembre.

El riesgo país es un indicador que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con emisiones similares de países emergentes.

La tasa del bono del Tesoro de los EEUU cede este miércoles a 2,665%, la más baja en casi un año, desde los 2,62% del 25 de enero de 2018.

Sabrina Corujo, directora de Portfolio Personal Inversiones, expresó que cabe "esperar cierta compresión del riesgo país si el escenario externo ayuda, ante compras de oportunidad que surgen de las valuaciones actuales".

Los bonos soberanos argentinos con legislación doméstica y emitidos en moneda extranjera ofrecen extraordinarias rentas en aquellas emisiones con vencimiento posterior a 2020, como reflejo de la aversión al riesgo que afecta a estos activos.

Así, el Discount 2033 rinde hoy un 13,1% anual en dólares; el Bonar 2025, un 14,1%, y el Bonar 2024, un 13,2 por ciento.

Un análisis de Research for Traders enfatiza que los bonos soberanos "en diciembre cerraron con pérdidas, debido a la incertidumbre política y económica de cara a las elecciones de 2019. Además, influyeron las dudas sobre qué capacidad de pago tendrá Argentina en 2020".

"En este contexto, en el acumulado del año 2018, los bonos cayeron más de 30% en el exterior, ante la desconfianza de los inversores por el alto déficit fiscal, elevada inflación y retracción económica", apuntaron.

Seguí leyendo: