A precios actuales la pérdida de cosecha por soja y maíz asciende a USD 6.300 millones
A precios actuales la pérdida de cosecha por soja y maíz asciende a USD 6.300 millones

Hoy el problema central de la economía argentina es la extendida seca que socava a la producción del agro y que afecta al 80% de la zona núcleo. Este jueves, dos reportes confirmaron un importante recorte en la producción esperada para la presente campaña agrícola, el driver o directriz del mercado que había impulsado una notable mejora en los precios internacionales.

En el transcurso de poco más de dos meses de 2018 los precios internacionales de la soja aumentaron 10,6%, pero este viernes recortan un 3,9%, luego de conocidos los informes del Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA) y la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Hoy la tonelada de la oleaginosa para entregar en mayo, el contrato más negociado, se pacta a 380,88 dólares.

SEGUÍ LEYENDO:

El USDA, que analiza la producción global y que incluye un capítulo argentino, redujo sus pronósticos de cosecha para la soja y el maíz 2017/18 de Argentina a 47 millones y 36 millones de toneladas, respectivamente. El mes pasado el ente oficial norteamericano había calculado la producción de la oleaginosa y el cereal en 54 millones y 39 millones de toneladas, respectivamente.

El analista técnico Ruben Ullúa precisó a Infobae que "el informe del USDA ha mostrado un recorte en las expectativas de producción de Argentina respecto de lo que esperaba el mercado, sin embargo el stock de soja en Estados Unidos ha sido bastante superior al esperado, cerca del 4,7% más".

Las pérdidas en soja y maíz este año rondan los USD 6.000 millones

"Si bien a nivel global aún el informe muestra una merma en los stocks finales, esta ha sido menor que la esperada y dado que los fondos especulativos venían bastante comprados, la toma de ganancias no se hizo esperar demasiado", comentó Ullúa.

A su vez, el USDA recortó su previsión de las exportaciones argentinas de soja en 1,7 millones de toneladas, a 6,8 millones de toneladas, y las de los embarques de maíz en 2,5 millones de toneladas, a 25 millones de toneladas. Respecto del trigo 2017/18, cuya zafra concluye en verano, el USDA mantuvo sus estimaciones de cosecha y exportaciones en 18 millones y 12,5 millones de toneladas, respectivamente.

Los precios del trigo y el maíz acumulan un ascenso de 15,9 y 12,3 por ciento, respectivamente, en lo que va de 2018.

En tanto, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) recortó sus previsiones para las cosechas de soja y maíz de la campaña 2017/18, que concluye en julio, a 42 millones y 34 millones de toneladas, respectivamente, debido a los efectos de la sequía. La semana pasada la BCBA había calculado la producción de la oleaginosa y el cereal, los dos principales cultivos de Argentina, en 44 millones y 37 millones de toneladas, respectivamente.

La producción sojera caerá 15,5 millones de toneladas este año y la del maíz, unos 2 millones

Si se tiene en cuenta que en la campaña 2016/2017 se recolectaron 57,5 millones de toneladas de soja y 43 millones de toneladas de maíz, a los actuales precios internacionales esta pérdida se calcula en unos USD 5.964 millones para la soja y otros USD 308 millones por el maíz. Como mucho del actual nivel de precios fue consecuencia de la sequía Argentina, si se toman las cotizaciones del incio del año la pérdida puede cuantificarse en USD 5.420 millones y USD 276 millones, respectivamente.

En cuanto a la oleaginosa, la BCBA indicó que "se prolonga la sequía y además de importantes mermas en los rendimientos previstos a la cosecha, se suma el incremento en pérdidas de superficie que ya superan las 700 mil hectáreas". Esta área representa el 4% de los 18 millones de hectáreas dedicadas a este cultivo.

UN GOLPE PARA LA ECONOMÍA

Fuentes del Ministerio de Agroindustria indicaron a Infobae que "con cada día que pasa sin lluvia aumenta la preocupación y sobre todo por el efecto en el comercio interno. El productor deja de invertir en maquinarias o compra de vehículos u otros bienes y servicios, y eso resiente ese consumo que le da vida a la economía de los pueblos, ante la previsión de los menores rindes. Eso es más importante que la evolución de la operaciones con el exterior".

Con una visión técnica, Ullúa añadió que "la baja es solo correctiva por el momento y que en los próximos días podremos ver nuevos repuntes en el precio de la oleaginosa. A pesar de ello el productor local deber ser cauto y aprovechar el avance que ha tenido el precio en el último mes y medio para poder fijar algunos negocios".

SEGUÍ LEYENDO:

Argentina es el tercer productor y exportador mundial de soja y maíz sin procesar, y principal proveedor global de harina y aceite de soja.

Desde la cartera de Agroindustria explicaron que "el precio que hay que seguir más de cerca es el de la harina de soja", que representa el 40% de las exportaciones agrícolas de Argentina, y un 17% de las ventas externas totales del país, lo que convierte a este subproducto en el principal producto de exportación de la Argentina.

Desde que empezó el año la tonelada de harina de soja en el Mercado de Chicago trepó 21%, desde los USD 344 a los actuales USD 419 por tonelada. Según la visión oficial, "este aumento ayuda a mitigar en parte las pérdidas de la producción y la disminución de ingresos por embarques al exterior".