Parece ser que no habrá final feliz en la novela de Nahuel Molina con Boca. El defensor de 22 años quedará en libertad de acción el próximo 30 de junio, después de haberse entrenado apartado del plantel profesional en el último semestre. Las negociaciones entre Juan Román Riquelme, responsable del Consejo de Fútbol, y su representante no arribaron a buen puerto y el ex Defensa y Justicia y Rosario Central baraja propuestas del exterior.

Si bien Miguel Ángel Russo había dado el visto bueno y pretendía tenerlo en consideración para este 2020, la situación contractual heredada por la dirigencia conducida por Jorge Ameal complicó su futuro. Molina mantenía el mismo número en su salario que cuando firmó su primer contrato a los 18 años y ahora aspiraba a una suba considerable teniendo en cuenta este punto.

Hubo un par de acercamientos entre la dirigencia y su agente a lo largo de este semestre, en el que el lateral derecho se entrenó siempre de forma particular, pero el acuerdo estuvo lejos. El ultimatum de la CD fue con la confirmación de la lista de buena fe para la actual edición de la Copa Libertadores en la que no fue incluido. Según pudo averiguar Infobae, salvo un llamado de última hora, Molina se despedirá de la institución el mes que viene.

El futbolista de 22 años dirá adiós al club que lo vio nacer
El futbolista de 22 años dirá adiós al club que lo vio nacer

Varios grandes del fútbol doméstico lo sondearon (hasta se mencionó la chance de que cruce de vereda para ponerse bajo las órdenes de Marcelo Gallardo) aunque su futuro profesional estaría en Europa. Los ofrecimientos de algunos equipos son firmes: puede llegar a recalar en España, Italia, Alemania (país en el que ya se reanudó la actividad oficial) y Turquía. En las próximas horas podría llegar a avanzar con alguna de las propuestas.

Lentamente se va aclarando el panorama respecto a las bajas y altas del Xeneize: mientras la directiva tramita algunas renovaciones (Carlos Tevez y Mauro Zárate son los casos más preponderantes), también evalúa a otros futbolistas que podrían seguirles los pasos al cordobés Molina.

Reina la incertidumbre por los casos de Leonardo Jara y Marcos Díaz (lo sigue el Leganés de España), con extensión de vínculo incierta. Además barajan la chance de extender los préstamos del paraguayo Junior Alonso (Lille francés) y Franco Soldano (Olympiakos griego), dos piezas claves para el equipo de Russo. Es la vía alternativa al pago de sus opciones de compra (3,5 millones de euros y 5 millones de dólares, respectivamente), imposibles para el club con la crisis económica de este momento.

SEGUÍ LEYENDO