¿Ruggeri y Cascini quieren que River gane la Libertadores?

Si bien mañana tiene por delante el compromiso por la semifinal de la Copa Argentina ante Estudiantes de Caseros, River ya comenzó la cuenta regresiva de cara a la definición de la Copa Libertadores ante Flamengo del sábado 23 de noviembre, en el estadio Monumental de Lima. En ese contexto, el panel del programa 90 minutos de Fútbol debatía sobre las posibilidades del conjunto dirigido por Marcelo Gallardo. “El jugador carioca (de Río de Janeiro, como el Fla) no es igual al gaucho (de Porto Alegre) cuando jugás a un partido, pero si te hace un gol te pega un baile como en la playa, juega en puntitas de pie”, reveló Raúl Cascini.

Fue ahí que Oscar Ruggeri dijo “no sé cómo juega Flamengo" y, un poco para azuzar a sus compañeros, señaló que no había visto un partido del elenco que conduce Jorge Jesus en la máxima competencia continental. Ante las críticas por su confesión, el Cabezón advirtió que conoció a varios jugadores, como Rafinha o Filipe Luis, “el lateral que tenía el Cholo en el Atlético Madrid”. Pero el futbolista que supo vestir los colores del Millonario y también de Boca cortó los cuestionamientos con una frase tajante: “Quiero que gane River más que nunca”.

Allí, el ex defensor campeón del mundo con la Selección comenzó con una encuesta en vivo que incomodó a Cascini. “¿Vos, Negro (a Federico Bulos), también querés que gane River”, interrogó. “Sí, porque son brasileños”, respondió el relator y periodista. Así, uno por uno, apoyaron la moción de un Ruggeri zumbón: “No se hagan los serios, dale, dale”. Hasta que llegó el turno del ex mediocampista de Boca, donde ganó cuatro títulos, incluyendo la Libertadores y la Intercontinental en 2003...

“¿Vos, Raúl?”, inquirió el ex entrenador de San Lorenzo e Independiente. “¿Te da lo mismo?”, insistió. Y el Mosquito venció la inquietud con un rapto de sinceridad: “No, no me da lo mismo, ya dije que no”.

Después, el ex zaguero hizo una pintura de la tensión con la que viven los planteles una final así: “Dos aviones bajan, dos planteles en Lima, terminan de jugar, un plantel trae la Copa y el otro no sabe si lo espera el avión”. Lo cruzó Daniel Arcucci, intentando bajar el corte resultadista de la sentencia, a la que tildó de “ultra básica”. “¿Ultra básico? Vos nunca competiste. Y no sabés lo que es. Pasás y mirás la copa mientras los otros te festejan cinco horas en la cara”, concluyó su explicación sobre lo que sienten los protagonistas ante una derrota resonante.

SEGUÍ LEYENDO: