La Selección de Bilardo ya había superado el traspié inicial con Camerún en el debut al adjudicarse el tercer puesto del Grupo B luego de vencer a la Unión Soviética y empatar con Rumania.

La heroica victoria con Brasil en los octavos de final, y la angustia de los penales frente a Yugoslavia e Italia, que transformaron a Sergio Goycochea en leyenda, depositaron a la Argentina en el partido decisivo, donde esperaba Alemania.

Sin embargo, antes de que se produjera la revancha del duelo que se había disputado en México cuatro años antes, los jugadores encabezados por Diego Maradona y Oscar Ruggeri desvalijaron la utilería para quedarse con la ropa oficial de la Albiceleste.

"No nos daban nada de ropa y tenían 70 baúles llenos de indumentaria. Ahora reparten, pero antes tenían 70 bolsones y capaz te daban una remerita, un short, algunas medias, pero nada más", comenzó la anécdota el Cabezón en el programa televisivo 90 minutos.

El ex central brindó detalles de la iniciativa que tuvo junto a Maradona para "hacer justicia" por mano propia. "Con Diego vimos que tenían guardada toda la ropa en una habitación, entonces rompimos los candados de los bolsones y nos hicimos un festival. Repartimos todo y para que no se den cuenta que sacamos todo cortamos la goma espuma de los colchones para envolver piedras y meterlas dentro de los bolsos. Para que toquen y sientan algo blandito", continuó en su relato.

Como dato adicional Ruggeri también reveló una intimidad sobre los caprichos que tenían en las concentraciones: "Diego estaba con las dos Ferraris y nosotros entrábamos y salíamos porque queríamos manejarlas. Tenía una negra y otra roja. Estaban en el estacionamiento y cuando le decíamos que queríamos manejarlas nos sacaba él de Trigoria para que demos una vuelta. Valían una fortuna".

Seguí leyendo