Diario de la peste 82: El aullido de la madre en la ventana

Día a día, el gran escritor portugués y maestro del texto breve busca poesía en el sombrío mar de la cuarentena. Infobae reproduce sus columnas, que son originalmente publicadas por Expresso y que, traducidas por Paula Abramo, tomarán forma de libro en Interzona

Ossimar Silva toca a su madre Carmelita Valverde, de 85 años, a través de una cortina de plástico en el hogar de ancianos 3i Bem-Estar - Residencial Senior, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Sao Paulo, Bras (REUTERS / Rahel Patrasso)
Ossimar Silva toca a su madre Carmelita Valverde, de 85 años, a través de una cortina de plástico en el hogar de ancianos 3i Bem-Estar - Residencial Senior, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Sao Paulo, Bras (REUTERS / Rahel Patrasso)

Click aquí para acceder a todos los Diarios publicados

12 de junio de 2020


Dylan dio una entrevista.

"Me dio náuseas ver a George torturado hasta la muerte".

Los romanos escribían maldiciones e imprecaciones en piedras y las arrojaban al agua.

Las estatuas siguen siendo arrojadas al agua después de recibir grafitis con insultos, maldiciones e imprecaciones.

Dylan sobre la pandemia: "Creo que es percusor de algo más que vendrá. Es una invasión."

En la calle, una mujer se acomoda el cubrebocas con un pañuelo por encima de una jarra de agua en una sala llena de insectos.

Otra mujer va con guantes, máscara y temblores, al lado de su marido, ostensivo y relajado.

La respiración se ha convertido en un asunto privado.

Casi no se exhala hacia afuera.

Exhalar aire privado en espacios públicos cerrados se ha vuelto ilegal.

"Tal vez estemos al borde de la destrucción."

Intempestiva, Roma viene del veterinario sin el collar protector en el cuello, tal vez curada.

La economía británica se contrajo más del 20% en abril.

A principios de los años 20 del siglo pasado, en Berlín, un café podía costar 8 mil marcos.

El metal de la moneda era más valioso que el valor de la moneda.

Los billetes empezaron a imprimirse en tela, cartón, papel periódico.

La cabeza libre de un animal impone respeto.

Un tornamesa en un mercado de segunda mano. Las muchas manos alrededor de un objeto.

Es el tacto de los otros lo que envejece a los cuerpos y las cosas.

Wagner decía que una interpretación perfecta de su obra por parte de una orquesta tendría que "enloquecer a la gente".

Bill Gates cuenta que en la escuela un vinil daba vueltas en el tornamesa planteando operaciones matemáticas a gran velocidad. 23+249, 842+97.

Música sustituida por hechos.

Un vinil que, puesto en el tornamesa, dé noticias o información concreta.

Sustituir la música por la información.

Todo sonido inútil destruye los oídos. Dice alguien con un megáfono en mi cabeza.

Link. Bob Dylan, San Francisco Press Conference. 1965.

Hace una pausa y el público se ríe.

Un comentario de hace un año: un hombre al que le gustan las ideas confrontado con un público al que le gustan los hechos.

Una idea por cien hechos. Cien ideas por un hecho.

Depende de los días.

A veces, el día es más fuerte afuera y, a veces, es más fuerte en la cabeza.

En estas semanas de 2020, los hechos han adquirido valor, anchura, largura y altura.

El dinero puro sólo tiene valor; en última instancia, ninguna otra dimensión.

Ni anchura, ni largura ni altura.

Un misterio material que no ocupa espacio.

Durante el momento de peligro quieres información sobre la salvación, no música.

Allen Ginsberg entre el público de la conferencia de Dylan en 1965.

El aullido como título general para toda la poesía.

Diferencia entre el ser humano y el lobo: el ser humano también puede aullar.

Impactos de la pandemia en las mujeres, niños y adolescentes.

Siete millones de embarazos no deseados, dice la OMS.

El número de niños con armas en Sudamérica ha aumentado bruscamente.

Allen Ginsberg:

"He visto las mejores mentes de mi generación

destruidas por la locura, famélicas histéricas desnudas,

arrastrándose en la aurora por calles de negros en busca de una dosis feroz."

Madres, en los pequeños pueblos de Colombia, aullando en las ventanas.

Y aullando por los caminos peligrosos para que sus hijos las oigan.

La escuela, suspendida debido a la pandemia. Y se habla de raptos para enseñarles a los niños a usar las armas.

Imagino una madre que de tanto aullar se convierte realmente en una loba.

Sólo volverá a ser humana si recupera a su hijo.

“Nosotros, los violentos, más tiempo duramos.”



SEGUIR LEYENDO:

Claves para organizar la biblioteca, ese universo íntimo siempre amenazado por el desorden

Solidaridad con artistas en la crisis, recorridos virtuales originales y ventas online: 4 proyectos de arte destacados durante la pandemia