Rubén D’Audia y Sebastián Blutrach
Rubén D’Audia y Sebastián Blutrach

Acaba de confirmarse: el Teatro Cervantes tiene nueva dirección. Tras la renuncia de Alejandro Tantanian, la semana pasada, el ministro de Cultura de la Nación Tristán Bauer acaba de desginar a un binomio para llevar adelante la emblemática institución artística: Rubén D’Audia será el Director General y Sebastián Blutrach, el nuevo Asesor de contenidos de programación y producción artística.

Entre los nombres que se mencionaban para ocupar su lugar estaban Alejandra Darín, Hugo Urquijo y Carolina Papaleo. Finalmente desde la cartera cultural se decidieron por D’Audia, ex Gerente General Educ.ar, y Blutrach, dueño del Teatro Picadero y presidente de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET).

Rubén D’Audia es licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad de Buenos Aires. Formó parte de Educar S.E. entre 2006 y 2015, desempeñando la Gerencia General entre el 11 de marzo de 2011 y el 9 de diciembre de 2015. Además, tuvo una relación directa con el teatro a partir de diferentes experiencias: dirigió la obra Cuánto vale una heladera (2017), participó de la dirección ejecutiva de Sin voz (2009), fue asistente de dirección en Mishiadura y metejón (2004) y Nunca estuviste tan adorable (2006), entre otras.

Blutrach, Bauer y D'Audia durante la presentación a los empleados del Teatro Cervantes (@LenideEscalada)
Blutrach, Bauer y D'Audia durante la presentación a los empleados del Teatro Cervantes (@LenideEscalada)

Por su parte, en palabras de muchos periodistas teatrales y actores, Blutrach es un “militante del trabajo”. Hijo de empresarios teatrales, siempre estuvo cerca de los escenarios a tal punto que fue parte de la recuperación del Teatro Picadero, un espacio tan simbólico que sufrió el peso de la dictadura. Allí dejó su marca: produjo obras que se mantenían en el punto intermedio entre lo comercial y el circuito experimental.

Fue además quien produjo Toc Toc, una obra que rompió todos los récords habidos y por haber y que aún hoy, después de quince años, sigue en cartel. “Blutrach es más que un empresario”, dice Mercedes Méndez, crítica de teatro, en diálogo con Infobae Cultura, y explica: “En el sentido de que fue un productor que todo la vida, por ejemplo, acompañó a Daniel Veronese, siempre en su carrera más independiente, y se movió siempre por el circuito de festivales de todo el mundo, antes de ser el productor instalado y presidente de AADET que es hoy”.

Teatro Cervantes (Foto: Mauricio Cáceres)
Teatro Cervantes (Foto: Mauricio Cáceres)

Maxi Legnani, crítico de espectáculos, también dialogó con Infobae Cultura: “El Picadero es una sala de muy buen nivel teatral gracias a su gestión. Blutrach tiene ahora el desafío de gestionar el único teatro nacional, es decir, de hacer teatro público y no privado, sin olvidarse de los clásicos, tomando las buenas iniciativas de gestiones anteriores y solucionando diversos conflictos del Cervantes, aún no zanjados, amén de su fachada”.

Experiencia al frente de organismos y establecimientos teatrales tiene de sobra. Sin embargo el Cervantes no es un teatro más. Durante la gestión Cambiemos, Tantanian asumió la dirección dando frutos muy celebrados por los artistas e intelectuales, a tal punto que el año pasado un grupo notable —que incluía a Moria Casán, Rafael Spregerbuld, Beatriz Sarlo y Enrique Pinti, entre tantos otros— escribió una solicitada en apoyo solicitando al gobierno actual, ante el inminente cambio de gestión, que continúe en el cargo.

Sebastián Blutrach en la inauguración de la peatonal de la Avenida Corrientes junto a Carlos Rottemberg, , Horacio Rodríguez Larreta y Juan José Campanella
Sebastián Blutrach en la inauguración de la peatonal de la Avenida Corrientes junto a Carlos Rottemberg, , Horacio Rodríguez Larreta y Juan José Campanella

A la par se desarrollaba un conflicto gremial donde los trabajadores de la institución reclamaban mejoras condiciones laborales, algo que aún hoy continúa afectando el funcionamiento normal de la programación y que Blutrach tendrá que encontrar una solución que beneficie a todos. Para el gobierno es muy importante que esto se resuelva ya que Bauer, durante los primeros días de enero, dijo que el Cervantes “es uno de los mayores problemas" que recibió de de su predecesor, Pablo Avelluto.

A minutos de la confirmación de Blutrach al frente del teatro, la Junta Interna de ATE Artístico-Técnico emitió un comunicado en el que anunciaban la llegada de D’Audia e informaban sobre una reunión para mañana con respecto al cese de actividades del teatro, que comenzó en noviembre de 2019.

“Tantanian fue un gran, gran, gran programador —continúa Méndez—. Todo ese conocimiento de programar teatro lo tuvo gracias a ser un director nato, un tipo que sabe dirigir, que sabe escribir teatro, que sabe trabajar la actuación de toda la vida y esa calidad se vio en las obras que se programaron en el Cervantes y que claramente le faltó cintura en los manejos más gremiales y empresariales, que también incluyen dirigir el único teatro nacional que hay en Argentina. Ese fue el gran problema”.

Y concluye: “A la pregunta de si se necesita un empresario para manejar un teatro la respuesta es no. Un empresario manejando un teatro, así planteado, no es una buena idea. Pero no creo que Blutrach sea solamente un empresario. Sabe mucho de teatro y creo que va a manejar muchísimo mejor todas las cuestiones internas que va a haber en el Cervantes, seguramente, porque sabe de eso y supongo que se asesorará mucho, sobre todo en la parte más artística, de la que tiene mucha idea, pero nunca dirigió su propia obra ni escribió su propio material. Tampoco pienso que eso sea una condición para manejar un teatro. Sí haber vivido el teatro de cerca en distintos planos”.

Finalmente la salida de Tantanian fue a partir de una decisión propia. “Entendí que lo que se precisaba era que yo diera un paso al costado para que la institución pudiera funcionar. Y eso fue lo que hice”, le dijo a Infobae Cultura. Este cambio traerá una nueva etapa: la de un binomio compuesto por Rubén D’Audia y Sebastián Blutrach. Habrá que esperar para saber de qué se trata.


SEGUÍ LEYENDO