La pandemia de coronavirus no solo ha amenazado la salud física de millones, sino que también ha causado estragos en el bienestar emocional y mental de las personas en todo el mundo (Shutterstock)
La pandemia de coronavirus no solo ha amenazado la salud física de millones, sino que también ha causado estragos en el bienestar emocional y mental de las personas en todo el mundo (Shutterstock)

La batalla para detener la pandemia de coronavirus, librada con distanciamiento social y aislamiento forzado, está cobrando un precio psicológico que algunos especialistas advierten que podría provocar otra crisis, una de salud mental.

La pandemia de coronavirus no solo ha amenazado la salud física de millones, sino que también ha causado estragos en el bienestar emocional y mental de las personas en todo el mundo. Los sentimientos de ansiedad, impotencia y dolor están aumentando a medida que las personas se enfrentan a un futuro cada vez más incierto, y casi todos han sido afectados por la pérdida.

El coronavirus ha sumido al mundo en la incertidumbre y las constantes noticias sobre la pandemia pueden parecer implacables. Todo esto está afectando la salud mental de las personas, independientemente de si tienen una enfermedad mental diagnosticada.

Nuevos gráficos de la NRC Health, una compañía británica que se centra en recopilar grandes volúmenes de datos de consumidores de atención médica, muestran cómo la salud mental de cada generación se ha visto afectada por la pandemia de coronavirus. Según los hallazgos revelados por la investigación, la generación Z, millennials, generación X, baby boomers y la generación silenciosa informaron sentimientos de ansiedad y depresión.

Todas las generaciones, incluidas la Generación Z, Millennials, Generación X, Baby Boomers y la Generación Silenciosa informaron que su salud mental empeoró
Todas las generaciones, incluidas la Generación Z, Millennials, Generación X, Baby Boomers y la Generación Silenciosa informaron que su salud mental empeoró

La disminución de la salud mental fue más experimentada por los millennials y la Generación Z, más de la mitad de los cuales dijeron que había empeorado “algo” o “significativamente”.

Los autores dicen que los hallazgos no son sorprendentes y que se espera que los adultos se sientan ansiosos por que sus vidas han dado un giro tan abrupto durante un período de tiempo tan corto, ya sea con respecto a las órdenes de quedarse en casa, perder sus trabajos o temer enfermarse.

Para el informe, titulado NRC Health National Study, el equipo encuestó a 2.000 personas entre el 3 y el 7 de abril. Los investigadores primero preguntaron cómo había cambiado la salud mental de los encuestados, incluidos los sentimientos de ansiedad o depresión, debido a la crisis de COVID-19.

Más del 40% de todas las generaciones dijeron que su salud mental había “empeorado” durante la pandemia. Casi la mitad de la generación Z y los millennials informaron un empeoramiento de los sentimientos en comparación con el 40% de la generación X, el 38% de los baby boomers y el 35% de la generación silenciosa. Sin embargo, la generación X tuvo el mayor porcentaje de encuestados, un quinto, que dijo que su salud mental había “empeorado significativamente”.

A continuación, se preguntó a los encuestados qué posibilidades tendrían de hablar con un profesional de la salud mental sobre cómo la pandemia de COVID-19 ha impactado sus emociones. En una escala de uno (probablemente nada) a cinco (extremadamente probable), el 40% dijo que es muy probable o extremadamente probable que hable con un profesional.

Una revisión reciente sobre el impacto psicológico durante los brotes de SARS y ébola mostró que la cuarentena puede desencadenar problemas como trastornos emocionales, depresión, irritabilidad, insomnio, síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo (Shutterstock)
Una revisión reciente sobre el impacto psicológico durante los brotes de SARS y ébola mostró que la cuarentena puede desencadenar problemas como trastornos emocionales, depresión, irritabilidad, insomnio, síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo (Shutterstock)

Más del 50% de la generación Z, millennial y generación X dijeron que probablemente hablarían con otra persona. Sin embargo, aproximadamente un tercio de cada baby boomers y la generación silenciosa dijeron que no era probable que hablaran con alguien. Los expertos dicen que esto se debe a que ambas generaciones crecieron en épocas en las que no se discutieron los problemas de salud mental, y mucho menos reconocidos. A pesar de vivir en una era donde el estigma se ha reducido significativamente, es probable que aún se aferren a las creencias de la época en la que se criaron.

Una revisión reciente de la revista médica de estudios The Lancet sobre el impacto psicológico durante los brotes de SARS y ébola mostró que la cuarentena puede desencadenar problemas como trastornos emocionales, depresión, irritabilidad, insomnio, síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo. Algunos de los estudios sugirieron efectos duraderos.

Una encuesta de 52,730 personas de China, Hong Kong, Macao y Taiwán, realizada por psiquiatras del Centro de Salud Mental de Shanghai entre el 31 de enero y el 10 de febrero, sobre cómo la población se enfrentó durante el brote de COVID-19 encontró que casi el 35% de los encuestados experimentaron angustia psicológica.

“A veces la analogía se hace con la guerra. La diferencia con el tiempo de guerra es que las personas aún pueden reunirse como comunidades y establecer vínculos", dijo Dougal Sutherland, psicólogo clínico de la Universidad Victoria de Wellington, Nueva Zelanda, que el 25 de marzo comenzó cuatro semanas de autoaislamiento nacional.

Uno de cada cinco niños tuvo síntomas de depresión y de ansiedad tras un mes de encierro por coronavirus en China (Shutterstock)
Uno de cada cinco niños tuvo síntomas de depresión y de ansiedad tras un mes de encierro por coronavirus en China (Shutterstock)

Uno de cada cinco niños que permaneció bajo cuarentena o confinamiento obligatorio en China presentó síntomas de depresión y ansiedad, de acuerdo a un estudio realizado por Universidad de Carolina del Sur y la de Huazhong, entre 2.330 menores escolarizados y preadolescentes de las ciudades de Wuhan y Huangshi, en la provincia de Hubei, los epicentros de la pandemia por COVID-19. La investigación académica fue publciada por JAMA Pediatrics, una de las revistas de divulgación científica más importantes y prestigiosas del mundo.

El 22.6% de los estudiantes informaron tener síntomas depresivos, que es más alto que otras investigaciones en las escuelas primarias de China”, donde el total alcanza a un 17.2%, señala la publicación. “Durante el brote de COVID-19, la reducción de las actividades al aire libre y la interacción social pueden haberse asociado con un aumento de los síntomas depresivos de los niños. Nuestro estudio encontró que el 18.9% de los estudiantes informaron síntomas de ansiedad, que es más alta que la prevalencia en otras encuestas”, advierten los profesionales de la salud.

El informe de relevancia pediátrica -que lleva la firma de los médicos Xinyan Xie, Qi Xue, Yu Zhou, Kaiheng Zhu, Qi Liu, Jiajia Zhang y Ranran Song- recuerda que la actual pandemia provocada por el coronavirus Sars-CoV-2 provocó el cierre total de actividades y el encierro completo en 188 países. En China, el número de estudiantes que se vieron afectados producto de este bloqueo absoluto fue de 180 millones de menores. Durante un mes presentaron todo tipo de síntomas asociados a la depresión y la ansiedad.

Más allá del estrés agudo y la ansiedad, los psicólogos dicen que el encierro está comenzando a desencadenar problemas más profundos, que incluyen depresión y trastornos compulsivos (Shutterstock)
Más allá del estrés agudo y la ansiedad, los psicólogos dicen que el encierro está comenzando a desencadenar problemas más profundos, que incluyen depresión y trastornos compulsivos (Shutterstock)

El coronavirus ha transformado todo lo que creíamos saber sobre nuestra vida cotidiana y nuestra salud en una especie de mundo extraño donde las citas por FaceTime y las compras fundadas en el pánico son la nueva norma. Las encuestas muestran que las personas sienten que su salud mental está empeorando y los gobiernos y las organizaciones benéficas están inventando nuevas formas de tratar de limitar el daño psicológico.

En los Estados Unidos, Crisis Text Line, una organización sin fines de lucro que ofrece soporte gratuito a través de mensajes de texto, ha visto un aumento del tráfico del 40% en las últimas cuatro semanas en los Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido. Alrededor del 78% de las conversaciones que mencionan “virus” son sobre ansiedad, incluso sobre enfermarse, sentirse solo o preocuparse por las dificultades financieras como consecuencia de esta pandemia, según la directora ejecutiva y fundadora, Nancy Lublin.

Más allá del estrés agudo y la ansiedad, los psicólogos dicen que el encierro está comenzando a desencadenar problemas más profundos, que incluyen depresión y trastornos compulsivos, que pueden ser aún más difíciles para las personas con afecciones de salud mental preexistentes. Los llamados a una mayor higiene pueden acentuar los trastornos obsesivo-compulsivos, alguien que sufre de depresión podría empeorar aún más en ausencia de rutinas, y un alcohólico podría volver a beber sin reuniones de grupos de apoyo físico, advierten los psiquiatras.

SEGUÍ LEYENDO: