Uno de cada cinco niños tuvo síntomas de depresión y de ansiedad tras un mes de encierro por coronavirus en China

El estudio fue realizado por una universidad china y una norteamericana y publicado en la revista JAMA Pediatrics, una de las más prestigiosas del mundo

Un niño, con una máscara facial protectora, luego de un brote de coronavirus, es visto en "Stella Kids", guardería en Tokio, Japón (Reuters)
Un niño, con una máscara facial protectora, luego de un brote de coronavirus, es visto en "Stella Kids", guardería en Tokio, Japón (Reuters)

Uno de cada cinco niños que permaneció bajo cuarentena o confinamiento obligatorio en China presentó síntomas de depresión y ansiedad, de acuerdo a un estudio realizado por Universidad de Carolina del Sur y la de Huazhong, entre 2.330 menores escolarizados y preadolescentes de las ciudades de Wuhan y Huangshi, en la provincia de Hubei, los epicentros de la pandemia por COVID-19. La investigación académica fue publciada por JAMA Pediatrics, una de las revistas de divulgación científica más importantes y prestigiosas del mundo.

El 22.6% de los estudiantes informaron tener síntomas depresivos, que es más alto que otras investigaciones en las escuelas primarias de China”, donde el total alcanza a un 17.2%, señala la publicación. “Durante el brote de COVID-19, la reducción de las actividades al aire libre y la interacción social pueden haberse asociado con un aumento de los síntomas depresivos de los niños. Nuestro estudio encontró que el 18.9% de los estudiantes informaron síntomas de ansiedad, que es más alta que la prevalencia en otras encuestas”, advierten los profesionales de la salud.

El informe de relevancia pediátrica -que lleva la firma de los médicos Xinyan Xie, Qi Xue, Yu Zhou, Kaiheng Zhu, Qi Liu, Jiajia Zhang y Ranran Song- recuerda que la actual pandemia provocada por el coronavirus Sars-CoV-2 provocó el cierre total de actividades y el encierro completo en 188 países. En China, el número de estudiantes que se vieron afectados producto de este bloqueo absoluto fue de 180 millones de menores. Durante un mes presentaron todo tipo de síntomas asociados a la depresión y la ansiedad.

Nuestro estudio encontró que el 18.9% de los estudiantes informaron síntomas de ansiedad, que es mayor que la prevalencia en otras encuestas. El síndrome respiratorio agudo severo en 2003 también se asoció con varios síntomas psicológicos entre los estudiantes en China. Estos hallazgos sugieren que las enfermedades infecciosas graves pueden influir en la salud mental de los niños como lo hacen otras experiencias traumáticas. Una limitación es que nuestro estudio actual no pudo evaluar si estos resultados serán duraderos después del brote de COVID-19”, alertaron los especialistas que estudian las consecuencias psíquicas del brote.

Un niño se controla la temperatura cuando llega a la guardería "Stella Kids" en Tokio, Japón (Reuters)
Un niño se controla la temperatura cuando llega a la guardería "Stella Kids" en Tokio, Japón (Reuters)

Los médicos agregaron: “Continuaremos haciendo un seguimiento con estos participantes para mejorar nuestra comprensión sobre cuánto tiempo durarán esos resultados. Una mejor comprensión de cómo la epidemia afecta la salud mental de los estudiantes puede ayudar a guiar futuras intervenciones”.

Algo llamativo del informe de las universidades china y norteamericana señalaba la relación entre grado de preocupación sobre contagiarse en los casos más evidentes de depresión y ansiedad. “Los estudiantes que estaban un poco preocupados o no por verse afectados por COVID-19 tenían puntuaciones de depresión significativamente más bajas que aquellos que estaban bastante preocupados, con un menor riesgo de síntomas depresivos. En comparación con los que no eran optimistas sobre la epidemia con aquellos que eran bastante optimistas, tenían puntajes significativamente más altos, con un mayor riesgo de síntomas depresivos”, advirtieron los profesionales.

Los datos llegan poco después de que algunos gobiernos, como el de España, decidiera abrir parcialmente las puertas de los más pequeños para que puedan salir de sus hogares una hora por día acompañado de un adulto o un hermano mayor. La administración socialista recibió múltiples críticas por el tratamiento que realizó de los menores. Finalmente, tras varias idas y vueltas, autorizaron la salida a las calles a partir de este domingo.

Cómo será la salida de los menores en España

El gobierno español anunció que permitirá desde el domingo salir a los niños para dar paseos, además de poder acompañar a un progenitor al supermercado, en una flexibilización del severo confinamiento del país por el coronavirus. La portavoz del gobierno, María Jesús Montero, anunció que el gobierno autorizará a los menores de 14 años solamente a “acompañar a un adulto en las actividades que ya permite el estado de alarma” como “ir, por ejemplo, al supermercado, la farmacia o las entidades financieras”. Y fue el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien agregó al aviso: “Voy a permitir que los niños puedan dar paseos a partir del domingo”.

La modificación hará que la medida vaya en línea con otros países europeos, donde se permite a los menores realizar cortos paseos con alguno de sus padres alrededor de su domicilio. La comparecencia de Illa se produjo luego de que la decisión del gobierno de solo permitir que los niños salieron con un progenitor al supermercado generara críticas de la oposición e incluso del mismo partido de izquierda radical Podemos, que gobierna en coalición con los socialistas de Pedro Sánchez.

Autoridades regionales y agrupaciones de profesionales pediátricos habían presionado al gobierno en los últimos días para permitir la movilidad de los menores, advirtiendo del riesgo para su salud física y psicológica que provocaba la situación. Finalmente los niños podrán salir del encierro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: