Proponen una herramienta para ahorrar tiempo y ganar transparencia en la clasificación del trigo
Proponen una herramienta para ahorrar tiempo y ganar transparencia en la clasificación del trigo

Al momento de combinar la tecnología con el agro y buscar soluciones, una nueva herramienta aparece para determinar el tipo y la calidad del trigo. Actualmente, el productor de trigo le envía una muestra a la Cámara Arbitral y en función de ciertos parámetros, se determina el precio que debe pagar la industria. Entre algunos estándares, se analiza si el grano viene con carbón, panza blanca, quebrado y/o chuzos, picado, etc. Dicha tarea está a cargo del perito clasificador de granos, quien los cuenta uno por uno en una actividad "muy artesanal" que presenta varios problemas.

"Se necesita mucha mano de obra, tarda cinco días aproximadamente, siempre hay disconformidad de ambas partes, dado que el productor quiere ganar más y la industria quiere pagar menos, depende mucho de la experiencia del perito y este análisis se tiene que realizar de vuelta en la industria para caracterizar el lote, previo al proceso de molienda", dijo César Riat, ingeniero en Alimentos y uno de los líderes de este innovador desarrollo.

Se trata de un software adaptable a todos los dispositivos, que registrando fotografías y utilizando la Inteligencia Artificial (IA), determina el tipo y la calidad del cereal

Esta herramienta aparece en un momento oportuno, considerando que la siembra del trigo avanza a muy buen ritmo y los analistas de mercado proyectan que la campaña 2018/19 marcará un nuevo hito en la historia triguera argentina.

En diálogo con Infobae, Riat contó cómo surgió el proyecto y el equipo que lo impulsa: "Lo venía pensando hace tiempo, pero decidí presentarlo y materializarlo para el Hackatón que se realizó en Rosario en septiembre del 2017. Luego, se sumaron como colaboradores, Ricardo Cuevas, que trabajó en un molino harinero y su mamá es Perito clasificador de granos, y Mercedes Agostinelli, que la conocí en un Hackatón y su inteligencia me deslumbró".

Ante las desventajas del trabajo manual, los revolucionarios agrotecnológicos, subrayaron que esta herramienta denominada CamWheat presenta grandes ventajas, entre ellas: menos tiempo para la clasificación del grano, es una tecnología sumamente económica, ofrece mayor transparencia ya que la foto la puede tener la industria, la cámara arbitral y el productor evitando conflictos, y a su vez, le permitirá a la industria acceder a una mejor caracterización de los granos para una buena molienda.

Con la misma tecnología se puede procesar otros tipos de granos, como maíz, soja, sorgo, girasol para los que también se necesitan parámetros visuales

La gran inquietud que surge es si esta herramienta amenaza la salida laboral del Perito, al respecto y en diálogo con Infobae, Riat, aclaró: "No reemplaza al Perito sino que le brinda una tecnología. Está estipulado por la ley que el Perito está habilitado a fijar la calidad de los cereales. Con esta herramienta pueden hacer su trabajo mucho más rápido y ágil, y se abren nuevas oportunidades sobre como evaluar los rindes del campo".

Entre el tractor y el blockchain

El grupo impulsor de CamWheat ganó el primer Hackatón de la industria del seguro y el agro en Rosario
El grupo impulsor de CamWheat ganó el primer Hackatón de la industria del seguro y el agro en Rosario

Cabe resaltar que este equipo interdisciplinario, diverso y joven, compuesto por una geóloga, un ingeniero químico y un ingeniero en alimentos, días atrás participó y obtuvo el del primer puesto en el Hackatón de la industria del seguro y el agro que se realizó en Rosario, denominado Hack2in.

En esta oportunidad, presentaron una versión con 'más chiches'. No solo proponían la clasificación del trigo con inteligencia artificial, sino también un seguimiento del cereal desde el lugar de origen al consumidor final, pudiendo detectar la calidad del producto desde el momento de la cosecha. En este sentido, Riat, detalló: "Lo que hicimos en este Hackatón es que el productor pueda ver en todo momento donde está su producción, ya que cuando la llevan a centros de acopios o de secado, mezclan sus granos con los de sus vecinos, y así, pierde calidad. Por eso, decidimos usar blockchain, una base de datos distribuida que utilizan las criptomonedas y asegura que no se pueda hackear o vulnerar el sistema".

A su vez, el otro desarrollo consistió en colocar la misma tecnología en el tractor, pero sin conexión a Internet, y Riat, explicó: "De esta manera, el productor cuando llena la tolva, ya sabe si su cosecha es buena (entonces la envía a exportación) y si es mala, no vale la pena pagar por el transporte y sigue otro destino".