El auto eléctrico alemán que nació para los Juegos Olímpicos de 1972

BMW experimentó con un auto eléctrico que formó parte de la familia de un modelo exitoso: el 1602 que se fabricó entre 1966 y 1975. Hoy, un diseñador alemán propone hacer una nueva versión ante la electrificación masiva de la industria

BMW quiso contribuir a generar un aire más puro en la Maratón de los Juegos Olímpicos de Münich 1972, con una versión eléctrica del 1602
BMW quiso contribuir a generar un aire más puro en la Maratón de los Juegos Olímpicos de Münich 1972, con una versión eléctrica del 1602

BMW acaba de presentar en junio, la última versión de su más reciente modelo de auto eléctrico, un gran sedán de casi 5 metros, llamado BMW i4. Pero para la casa bávara, la historia de los autos eléctricos no comenzó en este siglo, sino mucho antes. Se inició a comienzos de la década del 70, cuando en oportunidad de realizarse los Juegos Olímpicos de Münich de 1972, BMW presentó una versión eléctrica de su conocido 1602, que se llamaba BMW 1602 Elektro-Antrieb.

Si bien el concepto de aquel auto de 1972 no era sentar las bases de un futuro eléctrico, podría tomarse como una muestra de la visión estratégica de la compañía, porque así como el petróleo escaseó en Occidente a causa de la Crisis del Canal de Suez en 1956 (que dio lugar al nacimiento del MINI), podía volver a ocurrir algo similar en el futuro, y había que tener experiencia en formas de movilidad que no dependieran del crudo.

La crisis del petróleo de 1973 desabasteció al mundo entero de occidente. BMW ya había empezado a experimentar con electricidad un año antes
La crisis del petróleo de 1973 desabasteció al mundo entero de occidente. BMW ya había empezado a experimentar con electricidad un año antes

Si bien no afectó tanto a Alemania como sí a otros países aliados de EE.UU. en Europa, la Guerra de Yom Kippur de 1973, dejó nuevamente sin combustible a los países occidentales como represalia por haber apoyado a Israel en su conflicto con Egipto y Siria. Podría decirse que BMW ganó tiempo con el 1602 eléctrico, aunque ya en 1975 la crisis de abastecimiento terminó y esa idea quedó en un cajón por mucho tiempo.

Dos modelos del BMW 1602 Elektro-Antrieb estuvieron en desfile inaugural de los Juegos Olímpicos de 1972 en Münich. Tenían el mismo aspecto exterior de los 1602 a gasolina, pero el cambio estaba debajo del capot. En lugar de un motor de combustión interna, había un motor eléctrico de Bosch que tenía una potencia de 43CV.

El BMW 1602 Elektro-Antrieb fue un adelantado a su tiempo. Aunque su motor era poco potente y su peso era demasiado alto, fue el primer auto eléctrico de la marca alemana
El BMW 1602 Elektro-Antrieb fue un adelantado a su tiempo. Aunque su motor era poco potente y su peso era demasiado alto, fue el primer auto eléctrico de la marca alemana

Le daba electricidad una batería diseñada por Varta, que era un paquete de ocho baterías de 12,6 KWh de plomo-ácido de 12v. Su autonomía de crucero en ciudad es de 30 km, pero le adicionaba al auto un peso extra de 350 kg. El peso total del auto era de 1.330 kg y la relación peso potencia era muy mala, penalizando fuertemente el desempeño del automóvil, que tardaba 8 segundos en llegar de 0 a 50 km/h. La medición no se hacía hasta los 100 km/h como es usual, porque no siempre lograba llegar a esa velocidad.

Aquellos dos prototipos tenían una autonomía muy baja, de apenas 30 kilómetros en conducción urbana, aunque el fabricante de las baterías aseguraba en las especificaciones que la autonomía del mismo podía alcanzar los 61 kilómetros a una velocidad constante de 50km/h.

Debajo del capot, en lugar de un motor térmico había un set de ocho baterías de plomo-ácido que generaban apenas 43 CV
Debajo del capot, en lugar de un motor térmico había un set de ocho baterías de plomo-ácido que generaban apenas 43 CV

Pero no se trataba solo de propulsión eléctrica. El BMW 1602 Elektro-Antrieb contaba como innovación con una forma temprana de frenado regenerativo, ya que el motor eléctrico también desempeñaba funciones como generador, de modo tal que la energía cinética que se generaba en las frenadas, se almacenaba en la batería.

Como mensaje de la idea, el 1602 eléctrico estaba destinado a optimizar la calidad del aire del Maratón Olímpico de Münich de 1972.

El BMW i4, presentado en marzo 2021, la última berlina eléctrica de la casa bávara
El BMW i4, presentado en marzo 2021, la última berlina eléctrica de la casa bávara

Pero ahora llegaron los eléctricos para quedarse. Ya no es una idea experimental sino el próximo paso seguro de la industria automotriz mundial. Y en medio de este furor que nos obliga a hablar de KWh en lugar de CV o de baterías de Li-ion en lugar de gasolina o diésel, y de gases de efecto invernadero y de autos enchufables, el conocido diseñador digital David Obendorfer, ha querido rendir tributo a aquel vehículo con su propia interpretación, el BMW 02 Reminiscence Concept.

“Mi objetivo no era recuperar todas las características del diseño del Serie 02 a cualquier precio, sino construir una reinterpretación respetuosa y, sobre todo, simplificarla. Tanto el diseño exterior como el interior intentan mantenerse alejados de superficies complicadas y líneas saturadas, explorando una tridimensionalidad suave que, de alguna manera, puede comunicar cero emisiones”, explica Obendorfer.

BMW 02 Reminiscence Concept, una evocación moderna del 1602 eléctrico de 1972, creada por un diseñador independiente, que nada tiene que ver con BMW
BMW 02 Reminiscence Concept, una evocación moderna del 1602 eléctrico de 1972, creada por un diseñador independiente, que nada tiene que ver con BMW

Vale agregar que BMW no interviene de manera alguna en esta idea del Reminiscence Concept, ni de los diseños que se han publicado. Pero si otras marcas como Renault han anunciado que relanzarán modelos icónicos como el R4 y el R5 a partir de la llegada de la era de los eléctricos, bien podría ocurrir que BMW decida en algún momento hacer alarde de haber sido adelantados y traer un 1602 moderno a las calles.

SEGUIR LEYENDO