Yogur: ¿cuáles son los beneficios de tomarlo todos los días?

Uno de los alimentos muy comunes en el consumo diario tiene diversos beneficios para nuestro cuerpo.

La autodigestión de la lactosa por las bacterias del yogur mejora su absorción, en comparación de otros productos lácteos en personas con deficiencia de lactasa. (Foto: Shutterstock)
La autodigestión de la lactosa por las bacterias del yogur mejora su absorción, en comparación de otros productos lácteos en personas con deficiencia de lactasa. (Foto: Shutterstock)

El yogur es un alimento que solemos consumir en el desayuno. Aunque a algunos les guste y a otros no, algo que no se puede negar es su aporte en calcio y vitaminas, necesarias para el organismo. Este lácteo es fácil de consumir, razón por la cuál es ingerido a diario por las personas. Incluso es utilizado en algunas recetas.

¿QUÉ PASA CUANDO LO TOMAMOS DIARIAMENTE?

Para empezar, el yogur tiene calcio. Este es importante para el organismo, sobre todo para los huesos y dientes. Además, aporta en la transmisión de los nervios cerebrales junto a una correcta circulación de la sangre mas la producción de enzimas y hormonas.

En cuanto a las vitaminas, están las A y E, así como las del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9 o B12). La vitamina D, que es la que ayuda a absorber de forma más contundente el calcio, también tiene una gran presencia. Por ello el yogur aporta como nutriente.

Si se consume de forma habitual, ayudará a mejorar la actividad prebiótica, para cuidar lo que se conoce como microbiota que es el conjunto de los microorganismos (todas las bacterias, arqueas, eucariotas y virus) presentes en un entorno definido. ¿Cómo nos ayuda el yogur? Al tomarlo, introducimos bacterias saludables en el intestino para evitar sensaciones dañinas en el organismo (creación de anticuerpos).

De acuerdo a la perspectiva biológica, sirve para cuidar el intestino. Los bifidobacilos, así como los lactobacilos, presentes en el yogur, son capaces de devolver el equilibrio natural a la flora, favoreciendo el tránsito intestinal.

Su proteína es más digerible que la leche, al tener menor cantidad de lactosa. Las proteínas séricas y la caseína que contiene son de muy alta calidad.

Eso sí, debes tener en cuenta qué tipo de yogur elegir en un supermercado o bodega. Revisa con atención sus ingredientes para evitar ser estafado o comprar el alimento en mal estado.

El yogur es importante para nuestro organismo. (Foto: Shutterstock)
El yogur es importante para nuestro organismo. (Foto: Shutterstock)

En ciertos casos incluyen la nata o leche en polvo (lo que es viable). Pero debemos estar atentos a la cantidad de azúcar presente, porque se recomienda como máximo 5 gramos por cada 100 de producto.

¿Es ideal consumirlo con fruta? Aunque sea de alto consumo, lo mejor es no optar por ellos ante un exceso de azúcares o colorantes. En todo caso, se recomienda fruta fresca, que es más económica y saludable. Se recomienda tomar como máximo de dos a cuatro raciones de lácteos al día. Estos pueden ser leche, queso, yogur, etc.

MITOS DEL YOGUR QUE SE DEBEN DERRIBAR

Mito 1: El yogur, como todos los lácteos, no puede ser consumido por intolerantes a la lactosa

Al consumir yogur muchas personas con intolerancia a la lactosa no presentan los incómodos y típicos síntomas. Esto se debe a que la lactosa en el yogur se digiere de manera más eficiente que en otras fuentes lácteas con lactosa debido a que las bacterias del yogur facilitan la digestión. La autodigestión de la lactosa por las bacterias del yogur mejora su absorción, en comparación de otros productos lácteos en personas con deficiencia de lactasa.

Mito 2: El yogur es una golosina

El yogur es un alimento completo, que cuenta con proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales. Además facilita la digestión de los alimentos, ayuda a mejorar el aprovechamiento de los nutrientes y algunos, que además están enriquecidos con probióticos, mejoran nuestra flora intestinal, generan barrera protectora, aumentan nuestras defensas y benefician al estado de ánimo.

Es cierto que en el mercado existe una gran variedad de sabores y texturas de yogures, pero eso no quiere decir que el yogur pueda igualarse con una golosina. No todos los yogures están endulzados: existen opciones naturales, que son ideales para cocinar y para aprovechar en recetas saladas.

En el caso de los endulzados, si leemos la lista de ingredientes vamos a encontrar que el azúcar está en el segundo lugar, y esto se debe únicamente porque el yogur no tiene muchos más ingredientes que leche y cultivos lácticos. Al poner los ingredientes según el peso, casi siempre el azúcar queda en el segundo lugar porque pesa más que los cultivos lácticos.

Tengamos en cuenta que ninguna golosina del mercado tiene macro y micronutrientes, más todos los beneficios referenciados anteriormente que tiene el yogur.

Mito 3: El yogur no aporta vitamina D

Se sabe que el sol es una excelente fuente de vitamina D, y que exponiendo una zona extensa de nuestro cuerpo, unos 15 minutos al día (en horarios específicos pues es sin protector solar), eso nos permite incorporar esta vitamina. Esta es la principal indicación para las personas con déficit, además de los suplementos.

Pero, adicionalmente, existen hoy en día muchos estudios de buena calidad donde se detallan la variedad de beneficios que tiene el yogur, desde los nutrientes, hasta el calcio y también la vitamina D, asociando al yogur con la mejora de la salud mineral ósea.

Mito 4: Es mejor el yogur casero que el comprado

No necesariamente, por dos motivos. En primer lugar, cuando a partir de un yogur comprado hacemos en casa varios yogures caseros, los nutrientes también se van diluyendo, y vamos perdiendo beneficios.

En segundo lugar, la bioseguridad es muchas veces un obstáculo cuando se trata de consumir yogur casero. Contar con ingredientes específicos, cantidades exactas, temperaturas y ambiente adecuado es indispensable si buscamos un consumo seguro.

Ninguna golosina del mercado tiene macro y micronutrientes, más todos los beneficios referenciados anteriormente que tiene el yogur. (Foto: Shutterstock)
Ninguna golosina del mercado tiene macro y micronutrientes, más todos los beneficios referenciados anteriormente que tiene el yogur. (Foto: Shutterstock)

Lo que se pone en riesgo cuando no contamos con un registro nacional que nos diga que se han cumplido con todos estos procesos de manera legítima es nuestra salud. Estos son el RNE (registro nacional de establecimiento) y el RPNA (registro nacional de productos alimentarios), ambos requeridos por ANMAT.

Mito 5: Cuando abrimos un yogur y tiene líquido en su superficie está en mal estado o ha perdido su cadena de frío

Al contrario de lo que comúnmente se cree, el líquido transparente no solo no es peligroso, sino que ofrece beneficios para la salud. Se trata del suero, que es la parte acuosa de la leche que se separa de la cuajada. El suero es normal y se produce en el proceso de fabricación del yogur y otros productos lácteos. Aporta minerales como el potasio, el calcio, el fósforo, además de proteínas de alto valor biológico.

Mito 6: Todos los yogures contienen probióticos

Falso, todos los yogures son alimentos fermentados y tienen microorganismos vivos pero no todos aportan beneficios probióticos. Los probióticos son microorganismos que se adicionan al yogur luego de la fermentación de la leche y deben cumplir determinados requisitos: debe estar definido en el laboratorio el microorganismo que se va a agregar (lo que se llama caracterización in vitro), debe estar estudiado el beneficio que específico que ese microorganismo generará en nuestra salud, tiene que estar especificada la cantidad exacta que debemos consumir para que nos aporte el beneficio deseado y debe resistir a los jugos gástricos y biliares, es decir, debe llegar vivo al intestino.

Pero en la práctica… ¿Cómo sabemos si el yogur que compramos en el mercado tiene o no probióticos? Debes leer en la etiqueta o en el rótulo que diga “con probióticos” y en la lista de ingredientes también aparecen detallados. Y para asegurarnos que lo que dice la etiqueta es lo que realmente tiene, podemos chequear la presencia de dos números: RNE y RNPA. Eso significa que está aprobado por los organismos nacionales, tanto el producto en sí mismo como el lugar donde se elaboró.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR