Una de las incógnitas antes de embarcar en un avión surge en torno a los pasajeros que se sentarán en el asiento de al lado y en el de atrás. Es que, en más de una ocasión, el compañero de asiento o vecino de viaje se interpone en que sea un vuelo placentero.

En este contexto, el buscador de vuelos y hoteles Jetcost realizó una encuesta a un total de 3.000 viajeros europeos que volaron al extranjero al menos una vez en los últimos 12 meses para establecer cuáles son las situaciones que más molestan de los compañeros de avión.

El análisis, basado en una encuesta con diez opciones distintas, establece que el mal olor corporal es la situación que provoca mayor rechazo entre los viajeros, y un 68% de los encuestados confesó haber sufrido esta pesadilla a bordo en primera persona en alguna ocasión.

Interior de un avión

La segunda circunstancia que causa mayor incomodidad tiene como protagonista al exceso de alcohol. Y es que son muchos los pasajeros (65%) que manifiestan haber volado con un compañero de viaje que ingirió alguna bebida alcohólica. Los pasajeros que se dirigen a una fiesta (57%), los que hablan demasiado alto (50%) y los que ocupan buena parte del espacio del acompañante (48%) completan el top five de sus quejas.

Otras conductas denunciadas en la encuesta y que han conseguido arruinar un vuelo han sido la excesiva sudoración (40%), el llanto de los niños (38%), aquellos que se mueven mucho y molestan a los de al lado (37%), los que discuten continuamente con la tripulación de cabina (35%) y, finalmente, los que muestran públicamente el afecto a su pareja (26%).

Además, la encuesta preguntaba a los pasajeros si ante estas incomodidades habían solicitado un cambio de butaca, pero, sorprendentemente, solo uno de cada cinco consultados confesaron haberlo hecho. De ellos, sin embargo, solo un 31% logró cambiar de lugar. 

Otra encuesta realizada por Agoda enfatizó en los comportamientos que más molestaban a nivel global. En primer lugar se ubicaban los viajeros ruidosos (57%), los adictos a sus dispositivos electrónicos (47%) y aquellos insensibles a los matices culturales (46%).

Por otro lado, esta investigación se centró en los grupos grandes que viajan juntos y los que toman selfies, citados por 36% y 21% respectivamente, que completaron el top 5 de los que más irritan.

Además la encuesta distinguió también las respuestas de las distintas nacionalidades, ya que no todas tienen las mismas reacciones . Por ejemplo, los viajeros chinos son los que tienen mayor tolerancia a los que se toman selfies, ya que solo el 12% de encuestados chinos se mostró molesto por ello, mientras que los australianos llegaron al 31%.

La insensibilidad a los matices de la cultura local es particularmente notable en los viajeros de Singapur (63%) y Filipinas (61%). Sin embargo, los viajeros ruidosos ocupan las primeras posiciones en todos los encuestados, reconociéndose como lo más irritante.

SEGUÍ LEYENDO