Una de las claves más importantes es no correr maratones. Hay parejas que se imponen cierta obligación de disfrutar de todo: la playa, las salidas nocturnas, las excursiones
Una de las claves más importantes es no correr maratones. Hay parejas que se imponen cierta obligación de disfrutar de todo: la playa, las salidas nocturnas, las excursiones

No basta con que haya ocio, un buen paisaje y la compañía de nuestra pareja para que las primeras vacaciones de a dos sean satisfactorias. Cada uno tiene su propia experiencia y su filosofía personal sobre lo que son o deben ser las vacaciones. Además, a todos nos evocan otras experiencias similares vividas anteriormente, ya sea con nuestros padres, con otra pareja o con amigos.

Ya sea que no convivamos y estrenemos convivencia en esos días, que convivamos desde hace poco y nunca hayamos pasado las vacaciones juntos o que seamos separados y por primera vez ensamblemos nuestras familias respectivas, hay cosas que es preciso saber para que nuestro anhelado y merecido descanso no resulte un fiasco.

Por fin solos… ¿y ahora qué? Muchas parejas comienzan su convivencia en este momento del año. Es así como pasan abruptamente de dormir cada integrante en su casa o, a lo sumo, pasar alguna noche en la casa del otro, a compartir una semana, una quincena o un mes entero. El mayor atractivo de las vacaciones es a la vez su mayor desventaja: disponemos de un tiempo ininterrumpido para nosotros mismos, sin rutina a la vista.

Por eso, la primera vez que una pareja se va de vacaciones junta pueden suceder dos cosas: que la experiencia resulte maravillosa o bien que resulte excesiva y, por lo tanto, un poco frustrante.

Botiquín de emergencia

Es fundamental tener en cuenta que, muchas veces, “perder el tiempo” de a dos es ganar (iStock)
Es fundamental tener en cuenta que, muchas veces, “perder el tiempo” de a dos es ganar (iStock)

-No idealizar el período de descanso. Los conflictos viajan con uno y las vacaciones son una buena oportunidad para tratar de resolverlos.

-Desenchufarse del trabajo, pero enchufarse a los propios deseos y no dejar de comunicárselos a la pareja.

-No todas las parejas pueden pasar 24 horas juntas compartiéndolo todo. Contar con un espacio propio no está mal, por lo que no debe ocultarse ese deseo. Reservarse un tiempo de soledad para leer, caminar o, simplemente, tomarte un cafecito a solas con los pensamientos.

-No esperar sentirse maravillosamente desde el comienzo. Dejar atrás la rutina, el trabajo y las obligaciones cotidianas cuesta más de lo que solemos creer.

-No correr maratones. Hay parejas que se imponen cierta obligación de disfrutar de todo: la playa, las salidas nocturnas, las excursiones. De este modo, ambos integrantes terminan agobiados por esa obligación de disfrutar.

-Tener en cuenta que, muchas veces, "perder el tiempo" de a dos es ganar. Si se han embarcado en una conversación interesante de sobremesa, poco importa si afuera hay un sol radiante. Una pareja que dialoga tiene su propio sol interior.

-Aprender a reírse de a dos. Comenzar por reírse de uno mismo. De esta forma, el otro comenzará a reírse de sí mismo y lo que comenzó siendo una diferencia aparentemente irreconciliable acabará siendo un motivo de risa y acercamiento íntimo.

“Podés vivir las mejores vacaciones de tu vida si tomás conciencia de que pasarla bien no es una consecuencia del azar, sino de la preparación, el trabajo en pareja y, sobre todo, de tener una actitud positiva frente a la vida”
“Podés vivir las mejores vacaciones de tu vida si tomás conciencia de que pasarla bien no es una consecuencia del azar, sino de la preparación, el trabajo en pareja y, sobre todo, de tener una actitud positiva frente a la vida”

-No sentirse presionado pensando que la convivencia de esos días será el modelo de la convivencia para siempre. Hay tiempo para cambiar, mejorar y ser más feliz.

-Desdramatizar los inconvenientes. Cuando hay buena onda, hasta los inconvenientes pueden ser un motivo de diversión.

-Tener una actitud positiva porque la positividad, afortunadamente, es contagiosa. Relajarse es clave para disfrutar.

Problemas aparentemente sin importancia pueden resultar, de pronto, más importantes de lo que creíamos. Por ejemplo, puede surgir el tema del pudor: ¿qué cara tengo por la mañana?, ¿ronco por la noche?, ¿debo encerrarme un largo rato en el baño como lo hago cuando estoy solo/a?

También surgirán las coincidencias e, inevitablemente, las diferencias: los hábitos alimentarios que abarcan desde el desayuno a la cena, los hábitos de orden y de higiene, la forma en que cada uno distribuye el tiempo… Mientras los amantes de la playa suelen despertarse temprano para no perderse ni un momento de sol, los noctámbulos, en cambio, prefieren acostarse tarde y regresar al mundo bastante pasado el mediodía. La rutina del trabajo suele homogeneizar las diferencias, ya que cuando hay que respetar un horario, el ritmo de vida se vuelve más parecido para ambos integrantes de la pareja.

Las preguntas del millón en estos casos son:

-¿Debo mostrarme tal cual soy y mantener mis costumbres a rajatabla o debo contemporizar?

-¿Las vacaciones consisten en pasar las 24 horas juntos o podemos hacer programas por separado?

Admitir de buen grado las diferencias personales es una buena manera de delimitar territorios (iStock)
Admitir de buen grado las diferencias personales es una buena manera de delimitar territorios (iStock)

El período de descanso es una parte de la  vida, pero es también una situación especial en la que la convivencia full-time puede no resultar armónica. Por eso, dado que no existe ningún factor exterior que nos ordene y nos fije horarios y conductas, es conveniente que los fijemos nosotros para que la convivencia resulte exitosa.

Admitir de buen grado las diferencias personales es una buena manera de delimitar territorios. Si uno es fanático de las caminatas a orillas del mar a las 6 de la mañana y al otro le gusta dormir hasta las 10, no hay ningún impedimento para que cada uno arme su propio programa siempre y cuando haya una buena cantidad de tiempo compartido. Nada resulta más frustrante, sobre todo en vacaciones, que no poder hacer aquello que uno tiene ganas.

Por eso, si uno caminó dos horas por la playa como deseaba y el otro durmió las horas que necesitaba, es más que probable que ambos estarán bien predispuestos a pasar un buen momento juntos.

Lo importante es la calidad del tiempo que una pareja comparte, no la cantidad. Estar juntos las 24 horas, no es bueno ni malo, todo depende de si esas horas son agradables o resultan tediosas. El secreto no está en tener los mismos deseos, sino en armonizar los deseos de cada uno para que ninguno se sienta frustrado.

Convivir más que nunca

Las vacaciones también pueden ser un momento para dejar de postergar diálogos pendientes por falta de tiempo
Las vacaciones también pueden ser un momento para dejar de postergar diálogos pendientes por falta de tiempo

Cuando la pareja hace poco que convive y sale de vacaciones, la situación resulta una prueba: más tiempo juntos, alteración de la rutina, cambio de los pocos hábitos instituidos. En este caso se suman, además, posibles problemas de convivencia que no se resolvieron adecuadamente en su momento y que ahora, estando siempre juntos, pueden irrumpir en las vacaciones con mayor intensidad.

Muchas veces parece que las vacaciones hubieran desatado un vendaval cuando, en realidad, lo que hacen es poner en evidencia problemas que se arrastraban desde hacía tiempo.

En estos casos, lo mejor es no asustarse. Todos idealizamos las vacaciones en la creencia de que por sí solas solucionarán los problemas y nos permitirán dedicarnos sólo a disfrutar. Sin embargo, no siempre es así. Las vacaciones también pueden ser un momento para dejar de postergar el diálogo que teníamos pendiente por falta de tiempo. Lo malo no es que surjan conflictos durante nuestro tiempo de descanso, sino que no actuemos con buena predisposición, para poner esos conflictos en palabras, hasta desactivarlos.

Los tuyos, los míos, los nuestros

Si este es tu caso, tené en cuenta que de la buena organización dependerá gran parte del éxito de tu descanso (Getty)
Si este es tu caso, tené en cuenta que de la buena organización dependerá gran parte del éxito de tu descanso (Getty)

Si nos hemos separado hace poco es posible que no dispongamos del tiempo suficiente para salir con nuestra pareja de vacaciones por un lado y con nuestros hijos, por otro. Si nuestra pareja también es separada, puede sucederle exactamente lo mismo. Por esta razón, muchas veces es preciso salir de vacaciones con "los tuyos, los míos y los nuestros" y compartir el tiempo de descanso de la manera más armoniosa posible.

Si este es tu caso, tené en cuenta que de la buena organización dependerá gran parte del éxito de tu descanso. No esperes que mágicamente tus hijos se lleven bien con los de tu pareja o con tu pareja misma. No hay que forzar las cosas. Tanto tus hijos como los de la persona que tenés a tu lado tienen sus propios hábitos y no vas a poder cambiarlos de manera drástica, por lo que lo mejor será elaborar un plan que atienda las necesidades de unos y otros y, al mismo tiempo, establecer reglas generales para ambos: hora de llegada, tareas mínimas a cumplir, contribuciones para mantener el orden de la casa, etc. Las consignas deben ser elaboradas y aceptadas por ambos integrantes de la pareja. Si los chicos notan contradicciones o titubeos, lo más probable es que no acaten las reglas.

Debe quedar claro que las vacaciones son para que descansen todos, no sólo los más chicos, por lo tanto estos deben contribuir y hacer un pequeño aporte para que también sus respectivos padres puedan descansar y pasarlo bien. No dejes nada librado al azar. En las familias ensambladas, la organización es la clave del éxito.

Para tener en cuenta cualquiera sea tu caso: las vacaciones son una buena oportunidad no sólo para descansar, sino también para reflexionar en pareja. No le temas al diálogo. Todo lo que ayude a la comunicación profunda contribuirá también al bienestar de ambos integrantes. Podés vivir las mejores vacaciones de tu vida si tomás conciencia de que pasarla bien no es una consecuencia del azar, sino de la preparación, el trabajo en pareja y, sobre todo, de tener una actitud positiva frente a la vida.

 
 

SEGUÍ LEYENDO: