Compartir las vacaciones con las mascotas es una experiencia plena y un desafío a la vez que hay que analizar (Getty)
Compartir las vacaciones con las mascotas es una experiencia plena y un desafío a la vez que hay que analizar (Getty)

La temperatura sube de a poco, lo que ratifica que el verano está próximo a llegar. Tiempo de vacaciones, de descanso y también de pensar qué hacer con las mascotas de la casa frente a la posibilidad de un viaje.

Frente a este escenario, los dueños de perros o gatos comienzan a formularse interrogantes de todo tipo: ¿dónde dejarlos? ¿Quién los cuidará: familia o guardería veterinaria? ¿Dejarán de comer?

Lo más habitual es que amigos o familiares sean los que queden al cuidado de los queridos compañeros "de cuatro patas". Pero lo que cada vez más alienta la idea de viajar con la mascota es que existen -alrededor del mundo- hoteles pet friendly en donde los huéspedes caninos y felinos son muy bienvenidos.

Hay que tener en cuenta que no todos los animales reaccionan de la misma manera, por esta razón se deben tomar los recaudos necesarios para no tener ningún inconveniente de salud o de comportamiento, tanto si se decide emprender el viaje con la mascota o dejarla al cuidado de alguien.

Si el perro viaja en “transportín” es importante que viaje con “olores” o juguetes que reconozca. (Getty)
Si el perro viaja en “transportín” es importante que viaje con “olores” o juguetes que reconozca. (Getty)

Si se decide viajar en avión, hay que tener en cuenta que las aerolíneas que brindan este servicio no cuentan con muchas plazas destinadas a este tipo de "servicios y prestaciones". Y los precios pueden oscilar desde los USD 900 a USD 200. Tanto perros como gatos -dependerá de la aerolínea y la raza del animal- pueden viajar en la cabina o a bordo junto a su dueño, en su regazo o en un asiento. "Las tarifas para viajar con mascotas se cotizan por tramo y su valor dependerá del destino final del viaje", aseguraron a Infobae voceros de Aerolíneas Argentinas.

Cada animal es diferente y por eso hay que averiguar antes del viaje si está apto para hacerlo (Getty)
Cada animal es diferente y por eso hay que averiguar antes del viaje si está apto para hacerlo (Getty)

La especialista en etología Silvia Vai explicó a Infobae que hay que prestar atención a la fisonomía de las mascotas. "Los perros y gatos de hocico chato como bulldog inglés o francés, pug, gato persa, entre otros, no pueden viajar en avión porque sus características físicas le impiden respirar adecuadamente y pueden sufrir una descompensación durante el vuelo", detalló la especialista.

Hay que habituar al animal a la transportadora con la que viajará para que se sienta seguro.

"Otras razas de tamaño pequeño pueden viajar junto al propietario o en una transportadora. Esta última opción, que suele ser la más elegida, debe tener en cuenta el tamaño del bolso para que le permita tener movimiento al animal: pararse, echarse y recostarse hacia ambos lados, de esta forma no entrarán en un estado de desesperación. También hay que saber que darles medicación previamente no está permitido salvo que el veterinario lo indique", agregó Vai.

Se recomienda que la mascota no esté en contacto con animales salvajes antes del viaje (Getty)
Se recomienda que la mascota no esté en contacto con animales salvajes antes del viaje (Getty)

La documentación de la mascota es muy  importante antes de subir al avión: certificados de vacunación, papeles que acrediten la propiedad, la sanidad, la raza, entre otros.

El Ministerio de Salud de la Nación estableció una serie de pautas y reglas que se deben seguir para poder viajar sin problemas.

– Tanto si se realiza un viaje al exterior como al interior del país se debe contar con el/los certificado/s de vacunación antirrábica vigente y vacunas en general al día.

– El SENASA debe conocer el destino ya que en base a esto confeccionará el correspondiente Certificado Veterinario Internacional de "exportación".

– Se debe contar con una constancia del tratamiento antiparasitario.

– La mascota debe tener un "Certificado Nacional de Salud". Se trata de un documento sanitario en el cual un profesional veterinario dictamina que el animal examinado no padece enfermedades infectocontagiosas.

LEA MÁS: