Cinco recetas dulces riquísimas e ideales para agasajar

La pastelera Anna Olson compartió con Infobae el paso a paso de nuevas y clásicas preparaciones

Propuestas novedosas y clásicas para realizar en el hogar
Propuestas novedosas y clásicas para realizar en el hogar

Anna Olson, recetas para invitados es el programa de Anna Olson por El Gourmetque refleja las preparaciones para sorprender a familiares y amigos, al margen de la cantidad de gente a la que se quiera agasajar. Así, por ejemplo, pueden encontrarse propuestas para cumpleaños, bodas casuales y sofisticadas, encuentros y fiestas infantiles.

Desde una torta de galletitas de chocolate especial para niños, cheesecake de tiramisú, un pastel de boda elegante e incluso el clásico tres leches son algunas de las recetas previstas en el envío. Aquí, en exclusiva, presentamos el paso a paso de algunas de ellas, todas con la firma y el sello de la más reconocida de las pasteleras del mundo.

CUPCAKES DE LIMÓN ROSA

“Haga que cualquier mesa se vea especial con un arreglo de estos deliciosos cupcakes agrios. Decorados con un colorido remolino de crema rosa, amarilla y blanca, estos son divertidos y bonitos al mismo tiempo”.

Cupcakes de limón rosa
Cupcakes de limón rosa

Ingredientes (para 15 unidades)

Magdalenas:

1 ½ tazas (225 g) de harina para todo uso

2/3 taza (140 g) de azúcar

2 cucharaditas de levadura en polvo

½ cucharadita de bicarbonato de sodio

Ralladura fina de 1 limón

½ taza (125 ml) de aceite vegetal

½ taza (125 ml) de suero de leche

2 huevos grandes

1 yema de huevo grande

2 cucharadas de jugo de limón fresco

1 cucharadita de extracto de vainilla

Gel colorante alimentario rosa

Crema:

1 ½ tazas (340 g) de mantequilla sin sal, temperatura ambiente

6 tazas (780 g) de azúcar impalpable

Ralladura fina de 1 limón

½ cucharadita de sal fina

¼ taza (60 ml) de crema batida

3 cucharadas (45 ml) de jugo de limón fresco

1 cucharada de extracto de vainilla

Geles colorantes alimentarios rosados y amarillos

Chispitas o caramelos rosados o amarillos, para la decoración

Procedimiento

Precalentar el horno a 350 ° F (180 ° C). Forrar los moldes para muffins con 15 forros de papel o aluminio rosa. Tamizar la harina, el azúcar, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio en un tazón grande para mezclar. Agregar la ralladura de limón y mezclar para extraer el sabor a limón.

En un recipiente aparte, mezclar el aceite, el suero de leche, los huevos, la yema de huevo, el jugo de limón y la vainilla. Agregar todo esto de una vez a la harina y batir vigorosamente a mano hasta que la mezcla esté suave y espesa, aproximadamente 2 minutos.

Colocar la masa en el molde para muffins, llenar aproximadamente ⅔ de su capacidad. Hornear durante 15 a 18 minutos, hasta que salten cuando se presionan suavemente. Enfriar los cupcakes en su molde sobre una rejilla durante 15 minutos, antes de sacarlos para que se enfríen por completo.

Para el glaseado, batir la mantequilla con batidora eléctrica a alta velocidad durante 2 minutos, hasta que quede esponjosa. Agregar la mitad del azúcar impalpable y batir, comenzando a baja velocidad y luego aumentando a alta, deteniéndose para raspar el tazón una o dos veces. Agregar el azúcar impalpable restante, la ralladura de limón y la sal, y volver a batir a baja velocidad y luego aumentar a alto, raspando el tazón una o dos veces. Agregar la nata, el jugo de limón y la vainilla y batir a velocidad baja y luego aumentar a alta. Batir durante 3 a 4 minutos hasta que quede esponjoso y ligero y forme una estructura para que el glaseado mantenga su forma.

Dividir el glaseado en 3 tazones. Revolver el colorante rosa en un tazón, el amarillo en un segundo y dejar el tercero blanco. Verter cada uno de los glaseados en su propia manga pastelera pequeña separada (no se necesita punta).

Extender un cuadrado de envoltura de plástico. Cortar una abertura de ¾ de pulgada (1,7 cm) en el extremo de cada manga pastelera y colocar una tira ancha de cada color de glaseado, una al lado de la otra, a lo largo de la envoltura de plástico en el centro. Repetir esto una vez más, de modo que las “cintas” del glaseado sean 6 seguidas o colores alternos. Tener preparada una manga pastelera grande equipada con una punta de estrella grande. Enrollar la envoltura de plástico para que las cintas de glaseado conserven su forma y levantarla con cuidado y colocarla en la manga pastelera grande, con un extremo abierto del plástico insertado hacia la punta. Dejar la envoltura de plástico en la manga pastelera. Colocar espirales grandes del glaseado en cada cupcake; se obtiene un colorido remolino de glaseado en forma de arcoíris. Cubrir cada cupcake con chispas o dulces y disfrutar.

TORTA TRES LECHES

“Esta torta latinoamericana es un bizcocho húmedo y sencillo que se debe servir en la sartén. Un bizcocho se empapa con un almíbar dulce y el bizcocho frío se cubre con crema batida. Debido a todos estos lácteos agregados, el pastel debe almacenarse en la sartén, pero alimentará a una multitud”.

Torta tres leches
Torta tres leches

Ingredientes (para un pastel de 23 x 33 cm, 16 a 20 porciones)

Pastel:

½ taza (115 g) de mantequilla sin sal

1 taza (250 ml) de leche al 2%

4 huevos a temperatura ambiente

2 tazas (400 g) de azúcar

2 cucharaditas de extracto de vainilla

2 tazas (300 g) de harina para todo uso

2 cucharaditas de levadura en polvo

½ cucharadita de sal

¼ de cucharadita de nuez moscada molida

Mezcla de leche:

1 lata (300 ml) de leche condensada azucarada

1 lata (354 ml) de leche evaporada

3/4 taza (175 ml) de crema batida

1 cucharadita de extracto de vainilla

Adición:

2 ½ tazas (625 ml) de crema batida

¼ taza (32 g) de azúcar impalpable

2 cucharadas de leche descremada en polvo instantánea

2 cucharaditas de extracto de vainilla

1 taza (100 g) de coco rallado endulzado, ligeramente tostado (opcional)

Procedimiento

Precalentar el horno a 160°C. Engrasar un molde para hornear de 23 x 33 cm y espolvorear el fondo y los lados con harina, sacando el exceso de harina.

Para el bizcocho, calentar la manteca y la leche a fuego lento hasta que la manteca se derrita. Dejar la mezcla a un lado para que se enfríe un poco. Batir los huevos, el azúcar y la vainilla a alta velocidad con batidores eléctricos o una batidora equipada con el accesorio para batir hasta que los huevos dupliquen su volumen, de 3 a 4 minutos.

Tamizar la harina, la levadura en polvo, la sal y la nuez moscada. Doblar la mitad de la mezcla de harina en los huevos batidos, luego agregar toda la mezcla de mantequilla, luego agregar la mezcla de harina restante. Raspar la masa en la sartén preparada.

Hornea el bizcocho durante unos 40 minutos **, hasta que un probador insertado en el centro del bizcocho salga limpio. Mientras se hornea el pastel, preparar la mezcla de leche. Revolver la leche condensada, la leche evaporada, la nata montada y la vainilla. Después de que el bizcocho haya salido del horno y se haya enfriado durante 10 minutos, hacer agujeros en el bizcocho con una brocheta de bambú y verter lentamente la mezcla de leche sobre toda la superficie del bizcocho (el bizcocho absorberá toda la humedad y se hinchará). Enfriar la torta a temperatura ambiente y luego enfriar la torta durante al menos 3 horas.

Para la cobertura, batir la nata hasta que tenga un pico suave. Agregar el azúcar impalpable, la leche descremada en polvo y la vainilla y luego extender o colocar la crema sobre la superficie del pastel. Adornar la parte superior del pastel con coco tostado (si lo usa) y mantener el pastel frío hasta que esté listo para servir. El bizcocho debe almacenarse y cortarse directamente del molde. Se mantendrá refrigerado hasta por 5 días.

** Si hornea el pastel en un plato de cerámica o porcelana, para la presentación, es posible que deba agregar de 10 a 15 minutos al tiempo de horneado (la cerámica tarda más en calentarse que el metal o el vidrio).

TORTA DE FRUTILLAS Y MERENGUE DE PISTACHO (SIN GLUTEN)

“Dacquoise es el término oficial para estas capas de merengue de pistacho, y cuando se superponen simplemente con frutillas y crema, se convierten en un elegante postre para una cena”.

Torta de frutillas y merengue de pistachos
Torta de frutillas y merengue de pistachos

Ingredientes (para una torta de 3 capas de 20cm, 10 o 12 porciones)

Merengue de pistacho (Dacquoise):

1/3 taza (40 g) de pistachos sin cáscara picados en trozos grandes, más un extra para espolvorear

1 taza (130 g) de azúcar glas, dividida, más extra para espolvorear

1 taza + 2 cucharadas (100 g) de almendras molidas

5 claras de huevo grandes, a temperatura ambiente

¼ de cucharadita de crémor tártaro

¼ de taza (50 g) de azúcar granulada

Pasta o gel colorante alimentario verde (opcional)

Crema y montaje:

1 ½ tazas (375 ml) de crema batida

½ taza (125 ml) de crema fresca

1/3 taza (40 g) de azúcar impalpable, más extra para espolvorear

1 cucharada de jugo de limón fresco

1 cucharadita de extracto de vainilla (o pasta de vainilla)

3 tazas de frutillas, peladas

¼ de taza de mermelada de fresa o gelatina de manzana

Pistachos picados, para espolvorear

Procedimiento

Precalentar el horno a 160°C. Engrasar muy ligeramente tres moldes para pasteles redondos de 20 cm y forrar la base y los lados con papel pergamino.

Pulsar los pistachos con ½ taza (65 g) de azúcar impalpable hasta que estén finamente molidos. Mezclar esto con las almendras molidas y la ½ taza (65 g) restante de azúcar impalpable y reservar. Con batidores eléctricos o en el tazón de una batidora de pie equipada con el accesorio para batir, batir las claras de huevo con el crémor tártaro a velocidad alta hasta que estén espumosas y luego verter lentamente el azúcar granulada mientras se bate, y continuar batiendo hasta que los blancos mantienen un pico rígido cuando se levantan los batidores. Doblar la mezcla de nueces en las claras a mano en dos adiciones (la primera adición no tiene que estar completamente combinada antes de agregar la siguiente). Agregar el colorante para alimentos, agregando una gota a la vez, si se usa. sartenes y esparcir suavemente para nivelarlos. Espolvorear la parte superior de los moldes con azúcar impalpable y espolvorear con un poco de pistachos picados. Hornear las capas durante 30 a 35 minutos, hasta que vea que se doran justo en los bordes exteriores. Enfriar las capas en sus sartenes sobre una rejilla.

Para montar, batir la nata hasta que tenga un pico suave y batir con la crème fraiche, el azúcar glas, el zumo de limón y la vainilla. Cortar 2 tazas (500 ml) de frutillas en un tazón y cortar en cuartos la 1 taza restante (250 ml) de frutillas en otro. Verter un poco de mermelada en cada tazón (si se usa gelatina de manzana, puede derretirse en el microondas durante unos 10 segundos, hasta que se licue) y revolver las bayas para cubrir.

Para armar la tarta, colocar una capa de merengue en un soporte o bandeja para tartas. Colocar y extender un tercio de la crema para cubrir esto y colocar la mitad de las fresas en rodajas encima. Espolvorear con un poco de pistacho picado. Cubrir esto con la segunda capa de merengue, seguido de otro tercio de la crema, las frutillas y los pistachos restantes en rodajas. Cubrir con la tercera capa de merengue. Verter lo último de la crema encima, pero no extenderla por los bordes. Verter las fresas en cuartos sobre la crema, tratando de mantenerlas centradas, pero una caída natural es bastante bonita. Terminar con una pizca final de pistachos y una pizca de azúcar impalpable. Enfriar la tarta hasta que esté lista para servir.

El pastel se disfruta mejor dentro de las 6 horas posteriores al montaje: las capas de merengue se ablandarán y cortarán como un pastel tradicional.

TIRAMISÚ DE CHEESECAKE

“Este clásico postre italiano recibe una actualización moderna cuando se combina con otro clásico: el cheesecake. Los ladyfingers hacen la corteza y una capa adicional con el pastel de queso, pero la adición de una capa de ganache de chocolate y un pastel de queso cremoso sutil con sabor a café harán que este sea un éxito en su próxima ocasión”.

Tiramisú de cheesecake
Tiramisú de cheesecake

Ingredientes (para una cheesecake de 23 cm, de 12 a 16 porciones)

Corteza:

1 ¼ tazas (310 ml) de migajas de galleta bizcocho (aproximadamente 16 bizcochos)

¼ de taza (60 g) de mantequilla sin sal, derretida

Ganache:

¼ taza (60 ml) de crema batida

2 cucharadas (30 g) de mantequilla sin sal

90 g de chocolate negro para hornear / cobertura, picado

6 a 8 bizcochos

Tarta de queso:

3 paquetes (250 g cada uno) de queso crema, a temperatura ambiente

1 taza (200 g) de azúcar granulada

1 taza (250 g) de queso mascarpone

¼ taza (30 g) de maicena

¼ taza (60 ml) de café expreso, enfriado

2 cucharaditas de extracto de vainilla

2 huevos grandes

Adición:

1 ¼ tazas (310 ml) de crema batida

1 ½ cucharada de azúcar granulada

1 cucharada de leche descremada en polvo instantánea

1 cucharadita de extracto de vainilla

Cacao en polvo para espolvorear

Procedimiento

Precalentar el horno a 180° C. Engrasar el fondo y los lados de un molde desmontable de 23 cm y forrar el fondo con papel pergamino.

Revolver las migas de bizcocho y la manteca derretida para combinar y luego presionar esto en el fondo de la sartén preparada (usar el dorso de una cucharada lo hace más fácil). Hornear por 10 minutos y luego enfriar sobre una rejilla mientras se prepara el ganache. Llevar la crema y la manteca a fuego lento en una cacerola pequeña y verter esto sobre el chocolate en un tazón pequeño. Dejar reposar durante un minuto y luego revolver lentamente el ganache hasta que esté suave. Verter esto sobre la corteza horneada y extenderlo para cubrir. Colocar los bizcochos sobre la ganache, muy juntos; se pueden partir algunos por la mitad para que quepan, pero no es necesario llenar todo el espacio.

Con batidores eléctricos o una batidora de pie equipada con el accesorio de paleta, batir el queso crema a velocidad media-alta hasta que quede esponjoso, raspando los lados del tazón una o dos veces. Mientras se bate, verter lentamente el azúcar, deteniéndose dos veces para raspar el tazón. Agrega el mascarpone y, a partir de este momento, mezclar la tarta de queso a velocidad media-baja. Batir la maicena seguida del expreso y la vainilla. Batir los huevos uno a la vez hasta que se combinen. Verter esto en la sartén y hornear (a 180° C) durante aproximadamente 45 minutos, hasta que los bordes exteriores del cheesecake estén firmes y comiencen a subir un poco, pero el centro del cheesecake todavía tendrá un movimiento. Enfriar en una rejilla durante una hora y luego pasar una espátula alrededor del borde interior del pastel de queso (esto evita que se formen grietas más adelante). Enfriar temperatura ambiente y luego enfriar durante al menos 6 horas en su sartén.

Para la cobertura, batir la crema con batidores eléctricos o en una batidora de pie equipada con el accesorio para batir, hasta que tenga un pico suave. Agregar el azúcar, la leche descremada en polvo y la vainilla. Pasar una espátula nuevamente alrededor del borde interior del molde desmontable y retirarlo. Levantar la tarta de queso con cuidado y retirar el papel de pergamino, colocando la tarta de queso en su bandeja de servir o soporte para pasteles. Extender o picar la crema batida para cubrir toda la superficie de la tarta de queso y espolvorear generosamente con cacao en polvo. Dejar enfriar sin tapar hasta que esté listo para servir.

TORTA MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO CON GLACE ESPEJO

Este estilo de pastel se conoce como ‘entremet’ y se compone de una combinación de sabores, colores y texturas que lo hacen interesante. Este es un proyecto de pastel relativamente avanzado para asumir y, aunque cada componente no requiere mucho tiempo, desea distribuir las tareas en unos pocos días. Recomiendo hornear el pastel y hacer la gelatina con 2 días de anticipación, armar y congelar el pastel de mousse con un día de anticipación y glasearlo el día que desee servirlo”.

Torta mousse de chocolate blanco
Torta mousse de chocolate blanco

Ingredientes (para un molde de 23 cm, de 12 a 16 porciones)

Capa de pastel de chocolate *:

(* Esto hace 2 capas de pastel, el lote más pequeño posible, pero solo necesitará una capa. El segundo se puede congelar para su uso posterior)

1 taza (200 g) de azúcar granulada

¾ taza (110 g) de harina para todo uso

½ taza (60 g) de cacao en polvo

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

½ cucharadita de levadura en polvo

½ cucharadita de sal fina

½ taza (125 ml) de suero de leche

½ taza (125 ml) de café tibio

¼ de taza (60 ml) de aceite vegetal

1 huevo grande

1 cucharadita de extracto de vainilla

Gelatina de frutilla:

180 g de frutillas congeladas, descongeladas

⅔ taza (140 g) de azúcar granulada

3 cucharadas (54 g) de miel

1½ cucharadita de gelatina en polvo

3 cucharadas (45 ml) de agua fría

Mousse de chocolate blanco:

300 g de cobertura blanca picada / chocolate para hornear

¼ de taza (60 ml) de agua fría

1 cucharada (7 g) de gelatina en polvo sin sabor

2 tazas (500 ml) de crema batida, cantidad dividida

Glaseado de espejo de chocolate blanco:

2 cucharadas + 1 cucharadita (18 g) de gelatina en polvo

1 taza (250 ml) de agua fría (dividida)

12 oz (360 g) de cobertura blanca / chocolate para hornear, picado

¾ taza (150 g) de azúcar granulada

2/3 taza (160 ml) de leche condensada azucarada

Colorante alimentario en gel o pasta, incluido el blanco.

Tablero de cartón para pastel de 20 cm

Procedimiento

Precalentar el horno a 180 ° C. Engrasar dos moldes para pasteles redondos de 20 cm. Forrar el fondo de los moldes con papel pergamino y espolvorear los lados de los moldes con harina, eliminando el exceso.

Tamizar el azúcar, la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio, el polvo de hornear y la sal en un tazón grande. Agregar el suero de leche, el café, el aceite, los huevos y la vainilla al tazón y batir vigorosamente con la mano durante aproximadamente un minuto, hasta que quede suave. Verter la masa en los moldes y hornear de 30 a 35 minutos, hasta que un probador insertado en el centro del pastel salga limpio. Enfriar los pasteles en sus moldes sobre una rejilla durante 30 minutos antes de que se enfríen completamente antes de glasear. Las capas de pastel se pueden preparar con un día de anticipación, envolver individualmente y dejar en el mostrador antes de ensamblar, o se pueden congelar hasta por 3 meses antes de descongelar en el mostrador.

Para la gelatina de frutilla, forrar un tazón pequeño y poco profundo de no más de 20 cm de ancho con papel film. Engrasar ligeramente la envoltura. Triturar las frutillas y luego colarlas por un colador de malla fina, desechando las semillas. Medir ½ taza (125 ml) de puré en una olla pequeña. Agregar el azúcar y la miel y cocinar a fuego lento a fuego medio, revolviendo ocasionalmente, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Mientras se calienta la mezcla de frutilla, espolvorear el polvo de gelatina sobre el agua fría en un plato pequeño y dejarlo reposar durante 2 minutos hasta que florezca (la gelatina absorbe parte del agua y se hincha). Retirar la mezcla de frutilla del fuego y agregar la gelatina hasta que se disuelva. Verter la gelatina en el plato preparado, enfriar a temperatura ambiente y luego congelar hasta que cuaje, aproximadamente 90 minutos. Esta gelatina se puede preparar con días de anticipación y congelar hasta que esté lista para ensamblar.

Para la mousse, engrasar ligeramente y forrar el fondo y los lados de un molde desmontable de 23 cm con papel pergamino (si tiene acetato, cubrir los lados del molde con acetato para un acabado suave). Tener listo el chocolate blanco en el bol de un procesador de alimentos o una licuadora. Colocar el agua fría en un plato pequeño y espolvorear la gelatina por encima, revolviendo y dejándola reposar un minuto. Calentar ¾ de taza (175 ml) de crema a fuego medio hasta que empiece a hervir a fuego lento. Retirar la sartén del fuego y agregar la gelatina hasta que se disuelva. Verter la crema caliente sobre el chocolate blanco y mezclar hasta que quede suave, unos 30 segundos. Transferir la crema de chocolate blanco a un bol para que se enfríe casi a temperatura ambiente, unos 30 minutos. (Si se asienta, volver a calentar para ablandarlo nuevamente y asegurarse de que tendrá una espuma suave).

Batir las 1 ¼ tazas (310 ml) restantes de crema usando batidores eléctricos o una batidora de pie equipada con el accesorio para batir a alta velocidad hasta que tenga un pico suave cuando se levantan los batidores. Doblar la mitad de la crema batida en la mezcla de chocolate blanco con un batidor (no se preocupe si se desinfla un poco) y luego doblar el resto de la crema, usando una espátula hacia el final. La mousse se verterá.

Para armar, verter la mitad de la mousse en el molde preparado. Desenvolver la gelatina y colocarla en el centro de la mousse, con el lado plano hacia arriba, teniendo cuidado de no empujarla al fondo de la sartén. Verter la mousse restante sobre esto. Colocarlo en una capa de pastel, de abajo hacia arriba, de modo que quede al mismo nivel que la parte superior de la mousse. Colocar encima una tabla para tartas de 20 cm y presionar suavemente. Cubrir el bizcocho y congelar durante la noche.

Para el esmalte de espejo, espolvorear el polvo de gelatina sobre ⅓ taza (80 ml) de agua fría y dejar reposar durante 2 minutos para que florezca. Colocar el chocolate blanco picado en una jarra o jarra más grande que se ajuste a la varilla de una licuadora de inmersión. Verter la gelatina ablandada sobre el chocolate. Colocar el azúcar, la leche condensada y el ⅔ de taza (160 ml) restante de agua en una cacerola mediana y dejar hervir a fuego alto (la mezcla burbujeará). Hervir durante 1 minuto sin dejar de remover y luego verter sobre la gelatina y el chocolate. Dejar reposar esta mezcla por un minuto, luego usar una licuadora de inmersión a baja velocidad para combinar la mezcla. Verter lentamente el glaseado a través de un colador de malla fina para filtrar las burbujas de aire. Agregar unas gotas de colorante blanco para alimentos y revolver suavemente con una cuchara. Divida el esmalte en tantas jarras como se desee colorear. Agregar unas gotas de colorante para alimentos a cada jarra y revolver suavemente con una cuchara. Dejar reposar los glaseados, revolviendo ocasionalmente, hasta que se enfríen entre 27 ° C y 30 ° C. Se espesarán a medida que se enfríen, pero seguirán siendo fluidos. Cuando sus esmaltes se acerquen a la temperatura adecuada, configurar su área de acristalamiento. Cubrir una bandeja para hornear con papel pergamino y colocar una rejilla para enfriar sobre la parte superior. Colocar un molde grande u otro plato con una superficie plana sobre la rejilla para enfriar para que descanse el pastel.

Para desmoldar el bizcocho congelado, retirar el aro exterior y retirar el papel vegetal. Colocar la tabla de la torta encima de la torta e invertirla, apoyando la torta en el molde en la rejilla para enfriar. Si la sartén no se desprende fácilmente, usar un secador de pelo a temperatura baja para calentar el fondo de la sartén y aflojarlo de la mousse. Si se desliza suavemente una espátula entre la sartén y la mousse, se aflojará para que pueda deslizarla.

Torta mousse de chocolate blanco
Torta mousse de chocolate blanco

*Para glasear el pastel, tiene algunas opciones, pero desea verterlo relativamente rápido. Comience en el centro y luego ensanche su vertido para asegurarse de que el pastel esté completamente cubierto, o comience en un lado y vierta en un movimiento hacia adelante y hacia atrás para crear rayas.

*Para darle estilo a su glaseado de pastel, también tiene algunas opciones:

a) Vierta lentamente los esmaltes de colores en una jarra grande (no revuelva) y vierta sobre el pastel para crear franjas de color fluidas.

b) Vierta una capa base de color y luego vierta sobre franjas de diferentes colores y use una espátula para mezclarlas como una acuarela.

c) Hágalo simple y vierta un color sobre el pastel. Puede agregar salpicaduras de polvo de perlas mezcladas con un poco de vodka pasando un pincel sobre el pastel, o decorar simplemente con fruta fresca después de que se endurezca el glaseado.

Una vez que se completa el vertido, deje reposar el pastel durante 15 minutos para que se asiente. Cualquier gota que cuelgue del pastel se puede recortar con unas tijeras o un cuchillo antes de transferir con cuidado el pastel a un soporte o fuente para que se enfríe hasta que esté listo para servir. Es mejor glasear el pastel unas 4 horas antes de servir, para permitir que se descongele en el refrigerador.

SEGUIR LEYENDO


Últimas Noticias