Cuando una persona experimenta un estado de ansiedad, sus facultades de percepción aumentan
Cuando una persona experimenta un estado de ansiedad, sus facultades de percepción aumentan

La sociedad actual, el mundo laboral, la vida familiar, la inseguridad o la desocupación son algunos de los factores que fomentan la aparición de los trastornos de ansiedad.

La psiquis humana no pasa por alto este tipo de situaciones, aunque a veces parezca que así sucede. Es común escuchar que mucha gente vive en un estado de permanente angustia, y a veces no es tan fácil poder salir de ese estado. A pesar de no tener un origen genético, equivale a tener fiebre. Expresa que algo inquietante o extraño está pasando en la mente de una persona, pero no siempre se puede deducir fácilmente su causa.

La personalidad ansiosa se va gestando en el seno de una familia
La personalidad ansiosa se va gestando en el seno de una familia

El doctor Juan Eduardo Tesone explicó que este trastorno se puede manifestar de manera normal cuando por ejemplo debemos transitar un momento difícil de nuestras vidas, como puede una entrevista laboral, o confrontarse a la enfermedad de un ser querido. "Es la expresión de una inquietud que es útil en la medida que la persona esté alerta e intente resolver la situación ansiógena de la mejor manera", afirmó.

"En dichos casos, la persona logra superar dicho momento sola, acudiendo a sus propios recursos psíquicos o con la ayuda de su pareja o de amigos. En cambio, puede ser un síntoma patológico cuando es la expresión de un conflicto interno o de un conflicto intersubjetivo", agregó el especialista.

Y es que la ansiedad puede llegar a ser la punta del iceberg de una problemática más compleja. En esos casos, siempre se recomienda pedir una ayuda terapéutica para llegar al nudo de los conflictos que la generan.

Los conflictos no se heredan genéticamente, pero pueden transmitirse inconscientemente de una generación a la otra
Los conflictos no se heredan genéticamente, pero pueden transmitirse inconscientemente de una generación a la otra

Si no se trata de algo pasajero, sino de un síntoma que perdura a lo largo del tiempo, lo que se indicada es una consulta con un profesional especializado. "Desde mi perspectiva, debe ser un profesional con formación psicoanalítica, para acceder al origen inconsciente de los conflictos", explicó Tesone.

Cuando se produce una crisis, la ansiedad es tan grande, que la persona puede llegar a experimentar sensación de muerte, además de síntomas físicos como palpitaciones, sudoración o parálisis. Esto excede el entendimiento de la persona y por eso requiere una diagnóstico diferencial con otras patologías orgánicas.

Las crisis de ansiedad también son conocidas como ataque de pánico
Las crisis de ansiedad también son conocidas como ataque de pánico

"Una vez que el profesional de la salud haya descartado otras patologías, es posible que recurra a psicofármacos para aliviar la intensidad del trastorno y calmar la inquietud de la persona. Esto se debe a que el grado de ansiedad es dañina en sí misma y puede tener un impacto en la salud física de la persona", expresó Tesone.

Y agregó: "Posteriormente,  deberá hacer una psicoterapia ya que la palabra será el medio simbólico para acceder a los conflictos que suscitaron el problema. Los psicofármacos son tan sólo un coadyuvante, pero no debería ser el único modo de resolver esto. No se trata de decapitar artificialmente un síntoma, sino de brindarle a la persona la posibilidad de entender el origen de su ansiedad, para luego modificar de manera sólida los conflictos que subyacen a la aparición de la ansiedad."

LEA MÁS: