Karina Jelinek casi se desmaya en vivo (Video: Cortá por Lozano, Telefe)

La charla de Karina Jelinek con Verónica Lozano venía siendo tan atractiva como suelen ser las entrevistas en el diván de la conductora de Cortá por Lozano, el ciclo que se emite por la pantalla de Telefe.

En ese momento, la modelo se estaba refiriendo a su vida en Nordelta, el barrio privado en el que vive actualmente, cuando se vio obligada a suspender la entrevista a causa de una repentina descompensación.

Ay, se me bajó la presión”, lanzó.

“No, ¿te vas a desmayar?”, preguntó Lozano sorprendida.

“No, te juro, me siento re mal, en serio, sí”, aclaró ella.

¿Querés que hagamos una pausa?”, indagó Vero, a lo que la invitada accedió inmediatamente. “Por favor”, casi que le suplicó.

Luego del corte comercial regresaron al piso, ya con Jelinek repuesta de su malestar.

“Y está bien Kari. Vino la enfermera, le tomaron la presión, ¿no Kari?”, afirmó Vero.

¿11.7 no?”, afirmó ella, dando los valores precisos de la misma.

“Sí, así que estás bien”, asintió la conductora.

Karina Jelinek casi se desmaya en vivo (Video: Cortá por Lozano, Telefe)

Empecé como a transpirar, estaba toda mojada, y las manos frías, el cuerpo como húmedo”, aclaró ella.

“Normalmente te pasa esto, me decías que a veces te baja la presión”, le dijo Vero.

“Está bien mamita”, se sumó Vero.

Perdón, qué papelón”, se lamentó Jelinek, pero Lozano la consoló. “No, no pasa nada”, la tranquilizó.

Vinieron todos acá, la verdad la producción increíble, son unos genios”, agradeció Karina por la atención que recibió.

“Nos preocupamos”, se sinceró Lozano.

“Gracias, me quedo, una segunda oportunidad, no te voy a plantar y dejar así. Si me desmayo, corte”, concluyó Karina con su habitual sentido del humor.

Entre otras cosas, Jelinek contó que tiene la intención de congelar óvulos para ser madre algún día, pero aclaró que no se atrevería a ser madre soltera.

En tanto, se sinceró sobre sus miedos a la hora de volar, por lo que necesita tomar entre dos copas o una botella entera de vino para aplacar el miedo. "Si no tomo un vaso de vino, dos vasos de vino o me empino una botella de vino no me puedo subir al avión”, expresó.

SEGUÍ LEYENDO