El repaso por la vida del Gitano de a poco va llegando a su fin en Sandro de América, la serie que reflejó la historia del mítico artista desde sus comienzos hasta los últimos días de vida.

Y en ese recorrido, la tira reflejó otro duro momento para el autor de Rosa, rosa: la muerte de Oscar Anderle, su representante y amigo personal.

Todavía en la piel de Marco Antonio Caponi, se lo muestra al astro en la clínica donde se encontraba internado el personaje interpretado por Luis Machín.

"¿Te acordás cuando te dije que estabas solo en el escenario? Bueno, te mentí, siempre hay alguien cuidándote las espaldas. Porque los amigos de verdad no se cuentan con los dedos de una mano, los amigos nunca se van, nunca dejan un espacio vacío, ¡¡¡mentira!!! Un amigo es para siempre, pase lo que pase", se escucha la voz de Anderle de fondo.

"Ey, pero acá no se puede trabajar, ¿qué te estaba diciendo?", le dice su representante como si se lo estuviera imaginando en su esplendor.

"Lo de los videoclips", responde él sin mirarlo.

"Eso, canciones de amor emotivas, para las mujeres, buenas historias. Y vos ahí bailando, probando nuevos ritmos. Y ahí sí, ahí arrancamos la gira, Chile, Venezuela, Colombia, nos vamos a Europa, al Asia, la recorremos de norte a sur, el África, de este a oeste, en eso me voy a poner a laburar", dice el personaje de Machín.

"Gracias Oscar", le dice Sandro.

"¿Gracias por qué? Hicimos todo bien, ése es el secreto. Te voy a devolver el reloj, me voy a comprar otro, éste me hace transpirar la muñeca.Estuviste fenómeno Roberto, fenómeno, The Best", responde Anderle, para luego dar paso a una imagen más adelante en el tiempo, con Sandro interpretado por Antonio Grimau llevándole flores y una petaca de whisky a su tumba.

Mientras tanto, "El hombre que perdió sus ilusiones", uno de los recordados temas del Gitano, acompaña la triste despedida de su amigo y representante, al tiempo que se muestra la fría lápida con su fecha de nacimiento (09/07/1926) y la de su muerte (17/02/1988).

SEGUÍ LEYENDO: