La vida de Sandro no siempre fue un lecho de rosas, más allá de la carrera plagada de éxito que el Gitano supo construir y de su enorme popularidad.

Por eso, si bien hasta ahora Sandro de América, La Serie venía repasando los comienzos de la leyenda, el capítulo de esta noche reflejó uno de los golpes más duros en la vida del artista: la muerte de su padre.

La escena se desarrolla en torno a la mesa familiar, con el cantante sentado juntado a sus padres y su representante. En un momento, Vicente Sánchez -interpretado por Jorge Suárez– deja su silla y va a buscar un frasquito con medicamentos, pero fallece a causa de un paro cardíaco.

"Mi padre era poco amigo de dar explicaciones. Pienso que tal vez prefirió enfrentarme al paisaje, a los hombres, a las cosas que me podían ayudar, a entender la vida, para que poco a poco yo sacara mis propias conclusiones. Tuvo sí el tacto de no ofrecerme espectáculos vulgares", se escucha la voz del cantante, mientras la escena muestra a Sandro conmovido al ver que el hombre que le dio la vida acaba de morir.

"Muchas veces con una mirada, o una palabra, alcanzaba para decirnos 'Hola, gracias, te quiero, adiós'", se oye nuevamente al Gitano.

Luego, con la música de Las Manos, una de las canciones del Gitano, de fondo, se ve al cantante encabezando la despedida en el cementerio de Lanús, el 27 de julio de 1968.

"Qué bonitas son las manos de una novia en el altar, y qué tristes son las manos que van a ir un funeral", se le escucha cantar a Roberto Sánchez, quien  si bien primero vive un momento de conflicto con su padre a partir su decisión de dedicarse a la música, luego encuentra su apoyo, a tal punto que el padre le regala su primer guitarra y se llena de orgullo con el éxito de su hijo.

SEGUÍ LEYENDO