Carmela Bárbaro participó del programa Un mundo perfecto junto a Roberto Pettinato. Y tras las polémicas declaraciones del conductor (por las cuales terminó pidiendo disculpas), la periodista dijo que al ex Sumo "se le va la mano y se le va la lengua". Tras todo esto Yanina Latorre relató hoy, en Los ángeles de la mañana, cómo fue su propia experiencia con Pettinato. "Trabajé un día y sentí que era un tipo que se sentía superior al resto, y no había maltrato sino destrato: llegaba y no te saludaba".

Fue entonces cuando Latorre se manifestó con ironía sobre los dichos de Carmela: "No es como acá -diferenció-, que tomamos mate, nos reímos. Nos abrazamos… aunque sea pecado para muchos", dijo, gesticulando ampulosamente, en clara referencia a su compañera. "Pero no es pecado, Yanina. Preguntale a todos mis compañeros de trabajo si tienen miedo de darme un beso a la mañana", retrucó Bárbaro, iniciando el debate.

Yanina: —Está todo muy sensible, no se puede decir nada. Ahora no te pueden decir piropos, no te pueden tocar, no te pueden abrazar.

Carmela: —No es verdad. Podés hacer eso. Lo que no podés hacer es pasarte.

Yanina: —A mí me duele ver que una chica que defiende el feminismo como Male Pichot le diga imbécil a Araceli González porque no piensa como ella. No se puede nada. Para ella todo está mal.

Carmela: —Yo no se lo digo. Todos los movimientos y los cambios grandes tienen personas diferentes. Ni Malena Pichot es la única representante, ni yo lo soy. No somos todos iguales. Y cuando hay un cambio tan grande, tan radical, hay excesos. Uno se va equivocando.

‘Nosotras muchas veces también somos violentas y psicopateamos a los hombres. Pero para las feministas, los tipos parecen todos malos’, dijo Yanina

Minutos después, Latorre advirtió que "hay una línea muy fina" respecto a las denuncias sobre acoso y abuso que surgieron en estos días, que también involucraron a Tristán. "Ahora ¡todo! es maltrato, ¡todo! es abuso. Hay que ver bien: están acusando gente. A veces una palabra de más no es del todo un maltrato porque somos humanos y nos equivocamos. Y porque nosotras muchas veces también somos violentas muchas veces y psicopateamos a los hombres. Con la lengua, somos fuertísimas. Para las feministas, los tipos parecen todos malos".

Carmela: —No es verdad. Escuchaste a tres. El movimiento feminista es mucho más grande, es mundial. Y yo no me peleo con Araceli González. ¡Al contrario! Quiero que pueda ser feminista, decirlo, y seguir amando a su familia.

‘Podés piropear, tocar, abrazar. Podés hacer eso. Lo que no podés hacer es pasarte’, aclaró Carmela

Yanina: —Y si no es feminista y no quiere serlo, también la podemos respetar. No es tu caso, pero en el movimiento feminista veo una gran masculinización, y ahí es donde se equivocan. Hay que mantener la parte feminina y la parte masculina.

Carmela: —El poder es masculino. Y a veces muchas personas, para tener el poder de cambiar las cosas, toma esta característica que no es masculina, es machista, que no es lo mismo.

Luego la discusión se diluyó en otros temas. Pero el debate -por lo visto-. recién está comenzando.

LEA MÁS: