El propio Jorge Rial, recién casado, agradeció a primera hora de la mañana de hoy lunes, a todos y cada uno de los invitados a su boda del sábado con Romina Pereiro, el dinero que pudo recaudarse para una obra benéfica como resultado de los regalos que los asistentes dejaron en una urna durante la fiesta

"Gracias a ustedes juntamos 90.250 pesos. Con eso, los chicos de la escuela rural El Paraje ya tienen su baño. Gracias por la generosidad y el esfuerzo. Estamos orgullosos de ustedes", fue el mensaje que el conductor de Intrusos envió a sus invitados, quienes ya habían sido convocados para esta obra solidaria en la propia tarjeta de la boda. Allí un mensaje rezaba: "Tu compañía es suficiente para nosotros en esta noche de celebración. No haremos lista de regalos, pero nos comprometimos a construir los sanitarios de una. Si querés ayudarnos, recibiremos donaciones en un buzón que estará destinado a tal fin. Gracias. J&R".

El casamiento del conductor del periodista y la nutricionista fue el tema del fin de semana y también de hoy lunes; en lo que se constituyó como una de las bodas del año. La historia de amor de Jorge y Romina se vio coronada con el momento del "Sí, quiero" frente a una Jueza de Paz que los casó en una ceremonia para noventa invitados, entre amigos íntimos y pocos famosos -fundamentalmente los integrantes del equipo de Intrusos– en el marco de una noche soñada por ellos donde todo salió a la perfección.

Como contó Teleshow, una de las condiciones de la fiesta fue no llevar celulares al salón principal ni al parque donde se realizó la boda; pero todos los invitados podían acercarse a una carpa contigua para chequear los suyos o mandar mensajes desde allí. En ese mismo lugar estaba el buzón para recibir las donaciones que irían a parar a la construcción de los sanitarios de la escuela rural elegida por los novios. Las donaciones eran anónimas para evitar el compromiso de que se sepa qué cifra pudo depositar cada uno.

Colegas y amigos de Jorge Rial y Romina Pereiro
Colegas y amigos de Jorge Rial y Romina Pereiro

Los invitados fueron especialmente elegidos por la pareja, sólo 90 personas formaron parte de ese grupo selecto en el cual había pocos famosos: Marcelo Polino, Valeria Archimó y su marido Guillermo Marín, Paz Cornú, responsable del vestido de la novia, el nutricionista Sergio Verón, la doctora Mariana Gallego y su marido el doctor Mauricio D'Alessandro, los abogados Rafael Cuneo Libarona y Bernardo Beccar Varela, la gerente de Programación de América, Liliana Parodi, Pía Shaw y parte del equipo de Intrusos con Marcela Tauro, Daniel Ambrosino, Guido Zaffora, Débora D'Amato, Damián Rojo y Adrián Pallares, así como los productores generales del ciclo, Ana Laura Guevara y Julián León. Ausentes con aviso: Pamela David y su marido Daniel Vila, por estar de viaje.

La ceremonia había comenzado a las 18:30 horas cuando estaba atardeciendo, siendo ese un detalle que habían pedido los novios y fue por demás romántico ver como se escondía el sol, mientras comenzaba la boda. En el jardín del lugar se montó una carpa y allí estaban la jueza que ofició el matrimonio y Jorge vestido con un traje negro impecable. Rial fue quien recibió a todos los invitados a medida que iban llegando. Romina ingresó con su vestido blanco, una creación de Paz Cornú, escoltada por sus dos hijas, Violeta y Emma, y caminó hacia el lugar donde la esperaba su futuro marido.

Jorge Rial y Romina Pereiro y las hijas del matrimonio (Foto: Instagram/@jrial)
Jorge Rial y Romina Pereiro y las hijas del matrimonio (Foto: Instagram/@jrial)

La jueza de paz tuvo palabras muy cálidas sobre la pareja y habló de la familia ensamblada que habían construido juntos. Sergio Verón y Tatiana, los testigos de la boda por parte de Romina, realizaron un breve discurso en el cual le desearon buenos augurios. En tanto, los testigos por lado de Jorge Rial fueron Beto y su hija Rocío. El amigo de toda la vida del periodista reveló que lo conoció cuando sus hijas eran chicas y también les deseo lo mejor, mientras que la hija menor del conductor del ciclo de América prefirió no hablar, pero entonó las estrofas del clásico que inmortalizó Elvis Presley, "Can't help falling in love", con una voz cálida que arrancó lágrimas en la pareja de novios y de muchos presentes.

Otro momento destacado de la celebración fue cuando Jorge cargó en brazos a su nieto Francesco, que simbólicamente llevaba los anillos y dijo unas palabras para Romina mientras le colocaba el anillo. La joven nutricionista hizo lo mismo. Todo esto transcurría ante la atenta mirada de Morena quien más allá de la emoción del momento, estaba atenta a su hijo, por si el bebé necesitaba algo.

SEGUÍ LEYENDO