Reykon: "Cuando ganas dinero, para mucha gente te vuelves un banco"

Teleshow habló con el reggaetonero colombiano sobre las dificultades que enfrentan los jóvenes de los barrios populares para ingresar en la música urbana y de cómo llegó a ser el primer latinoamericano en colaborar con Daddy Yankee

Reykon es uno de los pioneros del género urbano en Colombia. Junto J Bavin establecieron las bases para un movimiento que hoy consolida al país andino como una de las mecas del reggaetón. Fue el primer latinoamericano en tener una colaboración con Daddy Yankee (Señorita). Se aloca, Te gateo, y Tu cuerpo me llama son otras de las canciones que han sonado con fuerza en Chile, Perú y Centroamérica. Entre sus colaboraciones más recientes está Llegaste tú, junto a Sofía Reyes. Y su canción Mala ya tiene 17 millones de reproducciones en YouTube.

—¿Cómo ves esto de que Colombia se volvió la cuna del reggaetón en los últimos 10 años?

—Imagínate para mí, que soy colombiano, y que soy de los que comenzó en Medellín junto a Balvin con Golpe a golpe. Esto es muy bueno porque siempre le hemos dado el crédito a los boricuas de que ellos fueron quienes pusieron en el mapa el reggaetón, ¿por qué no nos lo vamos a dar nosotros? Lo que está sucediendo hoy con los colombianos es un premio a todo el trabajo que hemos hecho. Muchos pensarán que estamos sonando hace un año o dos, pero no: nosotros llevamos tanto tiempo trabajando… Entonces pienso que es una recompensa a todo ese trabajo.

—¿Cómo fueron esos primeros años del reggaetón? ¿Qué escuchabas?

—Escuchábamos mucho Yankee con el Latigazo, Tego Calderon. Pero a nosotros al principio no nos creían mucho: nos gozaban bastante. Las emisoras eran 100% música extranjera, y eso era normal. Era un género que venía de otro lugar. Los jóvenes se ponen a hacerlo y entonces se siente como crudo, que todavía no tiene fuerza.

—Que es una copia.

—Exacto. Y yo pienso que lo fue hasta el punto que comenzamos a usar nuestra propia jerga. Muchas veces hacíamos canciones con palabras que no eran nuestras, pero cuando empezamos a usar nuestra jerga, el reggaetón colombiano cambió. Ahí sí la gente lo sintió propio.

—El reggaetón tomó identidad.

—Total. Desde la estructura: los productores cambiaron el sonido, le dieron otro aire.

—¿Es costoso para un chico de un barrio popular acceder a la posibilidad de producir un disco?

—Lastimosamente sí: con personas profesionales, eso les va a salir costoso. Pero yo comencé mi carrera y no hacía las producciones que hago hoy en día. Si tienes el talento y el carisma para la gente, si tienes una canción buena al final del día, la gente la va a aceptar, sea como sea, grabada donde sea. Si me estás hablando de un chico de un barrio que tiene ganas y siente que es bueno, tiene que meterle. Como sea. Para eso hay programas, que los descarguen. Si no tiene computador, vaya a un café con Internet. Creen las posibilidades.

—En esa época tú grababas tu disco, ¿y a quién se lo presentabas?

—A todo el mundo, a todas las emisoras. Recuerdo que en esa época iban todos los cantantes de Puerto Rico a conciertos, y ya el problema para conseguir solo la entrada. Y cuando uno estaba a lo lejos, trataba de llegar hasta allá, a entregar un CD. Fueron muchas puertas las que se tocaron, demasiadas…

Reykon
Reykon

—¿Y quién fue el primero que te abrió la puerta en el reggaetón?

—Increíble, pero el primero que me abrió la puerta es el que para mí, respetando la opinión de los otros, es de los artistas más grandes de la música latina: se llama Daddy Yankee.

—¿Y cómo lo conociste?

—Un amigo me dijo: "Te voy a presentar a Yankee". Y yo pensé: "Me esta diciendo mentiras". Me llevó a un hotel. Yo ya tenía carrera; corta, pero tenía carrera en Colombia. Llegué al hotel y me dijeron que venía, y yo me quedé porque dije: "Quememos el cartucho". El cuento fue que sí apareció. Lo conocí, y desde ahí se creo una bonita amistad. Creyó en mí, ha grabado conmigo ya dos canciones, yo creo que está dispuesto a grabar más, y obvio, siempre estoy dispuesto a grabar con él.

—¿Cómo es la relación con los colombianos? Porque primero te abrió la puerta un extranjero.

—Cuando yo grabo con Yankee todavía no existía el fenómeno de Maluma o Balvin. No es que no la hayan abierto, siempre hemos sido amigos. No hay música entre nosotros aún no sé por qué, pero yo creo que eso pronto viene.

—Dijiste: "A más dinero, más problemas". ¿Qué piensas hoy de esa frase?

—Que es verdad.

—¿Y qué problemas se te han sumado en tu vida?

—Para mucha gente te vuelves un banco: les dices que no, y se enojan contigo. Cuando les das está todo bien, y cuando no les das y les quitas, te conviertes en la peor persona del mundo. Aparte de que hay que pagar más impuestos (risas).

Por Nathalia Restrepo

SEGUÍ LEYENDO