Nació en Buenos Aires, pero vivió en Miami cinco años, "algo que poca gente sabe", confiesa el instagramer que cosecha un millón de seguidores en Instagram. Es el segundo de cinco hermanos: Facundo (31), él (26), Gloria (23) Jaime (13) y Simón (8).

Una carrera en los medios que comenzó desde muy pequeño: a los once años le pidió a sus padres una cámara, y dos años después estaba actuando en una película de Malvinas, Palabra por palabra, donde personificó a un chico inglés. Hoy se encuentra donde siempre soñó: conduciendo en la tv y actuando en cine y teatro.

Actúa en Ridículo, el show de stand up que estrenó en el Gran Rex (se presenta este domingo en el Centro Cultural San Isidro), conduce ESPN redes y este año se estrena dos películas: Qué puede pasar, con Darío Lopilato, y Bruja, con Erica Rivas, Pablo Rago y Leticia Bredice.

Grego Rosello durante su show en el Gran Rex
Grego Rosello durante su show en el Gran Rex

No es muy ordenado, pero mantiene cierto equilibrio. Tampoco está mucho en su departamento. La razón es fácil de deducir, si sumamos todos sus trabajos. ¿Tiempo? casi no tiene, pero siempre se hace un lugar para rodearse de los que más quiere.

"Marga me ayuda con las cosas de la casa y es como mi madre: ella es la única razón por la cual el departamento está así de lindo. No me interesa mucho la decoración, soy muy práctico", le cuenta a Teleshow.

"En la semana llego del canal tipo ocho de la noche. Tengo una heladera chiquita y vivo a delivery: ni cocino. Eso es algo que a Miguel Granados, mi compañero en ESPN, no le gusta. Según él, por eso me va bien: 'sos un rata', me dice. Pero no es de rata, no quiero tener una heladera vacía en donde se me vence todo porque no cocino".

Si hay que hablar de amor… está soltero y disfrutando. "Es distinto estar en pareja siendo popular. No voy a mentir, porque hay algunas cosas que son divertidas. Estoy aprovechando a mis amigos y un montón de situaciones. Antes tenía tres laburos, más la gira, más una novia y de repente había poco tiempo", asegura.

– ¿Cómo estás hoy?

– Un poco más asentado y haciéndome cargo de lo que pasó desde la nada. Tenía mis miedos y no sabía si iba a durar. Cuando arranqué, mi objetivo en ese momento era lo que está pasando hoy: llevar la comedia a distintas plataformas.

– ¿Cómo viviste y vivís la transición desde tus comienzos hasta ahora?

– Al principio pensé que era casualidad, pero no. En un momento me dije "se están equivocando todos, o hay algo que estoy haciendo bien". También me formo y tomo las cosas con mucho respeto y profesionalismo. Cuando sabía que iba a conducir volví antes de la gira que tenía pautada para estar acá y juntarme con los productores, mirar programas, entrevistas… Cuando arranqué con la peli, me puse una coach porque llevaba muchos años sin hacer teatro.

– ¿Qué ámbito sentís que descuidaste más que otros?

– Creo que tengo medianamente abandonadas las redes sociales, o que las tuve abandonadas. El año pasado estaba en Polémica en el Bar, ESPN, hice dos pelis y el objetivo este año es volver a hacer eso, porque si bien me gusta estar en los medios tradicionales, vengo de las redes sociales y me encantan, pero también son una exigencia más dura de lo que cree la gente.

– ¿Qué pensás que hubiese sido de tu vida si no te dedicabas a esto?

– Laburar en los medios era algo que venía buscando desde chiquito y creo que no haberlo logrado hubiese sido muy frustrante. Empecé con los castings a los doce años , después stand up a los dieciocho, después hasta los veintitrés shows a la gorra o en bares. Calculo que hubiera trabajado en el stand up, como lo venía haciendo, en fiestas de quince o bares más chicos. Tenemos una sociedad que quiere convencerte de que la felicidad va de la mano del éxito laboral, y no necesariamente es así. No sé si hubiera sido feliz, pero sí me hubiese frustrado. Soy medio obsesivo, y es como que el bocho lo tengo laburando todo el tiempo.

– ¿Haces alguna dieta? ¿Cómo te cuidas físicamente?

– Empecé a entrenarme y a cuidarme, pero no ¡wow!. Antes no me importaba mucho comer una milanesas con papas fritas todos los días, pero ahora sí. Creo que la tele es mucha imagen, y hay que cuidarse

– ¿Cómo te manejas con la plata?

– Ahorro mucho y gasto muy poco. Sí salgo a bailar, gasto. Si tengo que ir a comer rico, también. Mi mamá no puede creer que viva a delivery, me dice que es carísimo, pero no gasto en nada más.

Seguí leyendo: