"Tuve un año increíble por mi abuelazgo, estoy plena y feliz". Reina Reech habita en una suerte de dimensión paralela, en donde el tiempo no corre. Su espíritu jovial y emprendedor no delatan el paso de sus 59 abriles, que llegaron precisamente este domingo 19 de febrero. ¿La clave? Vivir el presente: "Hacer cosas que no disfrutás te amarga. Yo trato de hacer todo lo que me da placer y alegría".

Reina Reech
Reina Reech

"No me molesta el paso del tiempo. Lo vivo con felicidad. Cumplo 59 y no tengo problema en decirlo. Voy a pasar mi cumpleaños con mis hijos, mi nieto y una parte más de mi familia. Bautista (su hijo menor, fruto de su matrimonio con el actor y bailarín Pablo Lena) me va a hacer un asado", cuenta a Teleshow.

Sus palabras no se esconden detrás de una artista que duerme en sus laureles, sino todo lo contrario: se mantiene activa y busca reinventarse día a día. Y siempre rodeada de su familia, que, se sabe, se agrandó hace poco con el nacimiento del primer hijo de Juana Repetto, Toribio: "Mi nieto va a estar presente, por supuesto. Estoy muy feliz, es una plenitud impresionante, una bendición. Cada vez que lo veo sonreír, cada día que pasa… No hay nada que me pueda dar tanta alegría y felicidad".

Reina y Toribio
Reina y Toribio

Está abocada de lleno a su Estudio de Danzas y Arte Reina Reech, que ya cumplió dos décadas de vida. Ahí se encuentra su gran secreto para verse tan bien: nunca quedarse quieta.

Mi nieto es una bendición

"Mis secretos tienen que ver con mantenerme siempre activa. Me encanta poner mi energía en algo que tiene que ver con las manos, como arreglar el jardín, por ejemplo. Poner toda la energía en un blanco y hacer todo tipo de cosas que sean recreativas y que me pongan en movimiento me hace bien", cuenta Reina. No esconde misterios detrás de su alimentación. Desayuna frutas con mate e intenta "comer sano en general".

"Ahora me estoy ocupando del arranque de cursada de la escuela y buscar promociones y opciones para que no solo estudien niños y jóvenes sino que también vengan padres con sus bebés. Hay danza, comedia musical, yoga y zumba para que los grandes se pongan en movimiento", comentó la experimentada bailarina, quien además está renovando la imagen de su institución.

La artista junto a su hija, Juana, y su nieto
La artista junto a su hija, Juana, y su nieto

Dice que no descarta volver a la televisión, pero solo como actriz. Tras haber participado en varias oportunidades en el jurado del Bailando, prefiere esquivar la pregunta sobre un posible regreso: "¿Qué le diría a Marcelo Tinelli si me llama? No podría decirle nada, porque ya tiene todo armado…"

 

Breve historia de Reina

Nació en Viena, Austria, cuando su madre, la vedette, cantante, actriz y bailarina argentina Ámbar La Fox trabajaba en el Viejo Continente. Su padre, Alejandro Maurín, también tenía su costado artístico: era acróbata. Como no podía ser de otra manera, desde muy pequeña Reina Reech, o como indica su partida de nacimiento, Reina Cristina José, comenzó a estudiar danzas clásicas. Con el paso del tiempo se convertiría en una de las actrices más respetadas del teatro de revista y se consagraría de la mano sus programas infantiles.

Respira arte desde que nació. E incluso antes, ya que su madre trabajó hasta casi el final de su embarazo. Cuando llegó a la Argentina, sus padres se separaron y vivió un tiempo con su abuela, llamada Juana, al igual que su hija. Trabajó vendiendo cacerolas y en una boutique. Pero desde muy joven empezó a caminar los primeros pasos de su carrera artística.

Comenzó de la mano del zar de la revista porteña, Don Carlos Petit, quien la ayudó a elegir el pseudónimo "Reech". El debut en un teatro fue en la obra Mar del Plata de Noche en 1975. Rápidamente se hizo conocida en el ambiente y nunca tuvo dificultades para conseguir trabajo. En vivo y en llamas, La historia del Siete, El Champán las pone mimosas, Entretelones y Taxi II fueron algunos de los tantos éxitos teatrales en los que participó a lo largo de su extensa carrera.

Dueña de un evidente talento para el canto, la danza y la actuación, los productores de cine y televisión no tardaron en posar los ojos sobre ella. Tuvo su época de oro en los '90 con sus programas infantiles. Hizo cantar a todos los niños con su programa de ATC Reina en colores, que duró cuatro años. Fue el mayor éxito de su carrera: vendió dos millones de discos y a sus presentaciones en el teatro asistieron más de 500 mil personas. Luego siguió su carrera en ascenso con Colores en el mar y Requete Reina y editó los discos Cuentos mágicos de doña Araña y Miau miau, el gato montés.

 

Siguió con su carrera en televisión unos años más con éxitos como Son Amores, Sos mi vida y Lalola, pero desde el 2001 se dedicó casi por completo a su trabajo como directora y productora artística, además de su escuela de danza. Dirigió Fiebre de noche en el Senado con Nito Artaza, Miguel Ángel Cherutti y Graciela Borges. También produjo las obras Inolvidable, Irresistible, Incomparable y Deslumbrante, entre muchas otras. Ideó el reality Generación Pop y fue jurado en varias temporadas del Bailando por un sueño en TV.

En el plano personal, causó mucha repercusión mediática su matrimonio con Nicolás Repetto, con quien estuvo 16 años y tuvo a su primera hija, Juana. Luego se casó con el actor y bailarín Pablo Lena, y tuvieron a Bautista. A fines de 2014 sorprendió al contar que había tenido una breve relación en los inicios de su carrera con el ex vicepresidente Amado Boudou.

 

LEA MÁS: