Samuel L. Jackson, actor fetiche de Quentin Tarantino, rostro de Nick Fury en el Universo Cinematográfico de Marvel, héroe y villano de una centena de filmes, se reencuentra con uno de sus mejores personajes: el hombre con huesos de cristal, Elijah Price, en Glass, tercera parte de una saga comenzada en el 2000 con El Protegido y continuada en Fragmentado.

Dieciocho años después, el actor se puso nuevamente a las órdenes de M. Night Shyamalan para cerrar una trilogía fabulosa sobre modernos superhéroes. En Nueva York, la celebridad de 70 años habló sobre esta nueva producción.

—La primera pregunta es sobre tu reacción cuando M. Night Shyamalan te llamó para una secuela de El Protegido

No me llamó para una secuela, sólo me dijo que había hecho una película y quería que la viera. Le pregunté por qué y me pidió que solo la mirara y después hablábamos. La vi, tenía algo de su sello al final, lo llamé para preguntarle qué significaba y me dijo que si a esta película le iba bien, con suerte podría terminar la trilogía de la que me había hablado años atrás. Así que le dije: "Ok, voy a mantener mis dedos cruzados".

—¿Qué fue lo más complicado de volver a un personaje después de 18 años de la primera película?

—¿La parte más complicada? Tratar de encontrar los viejos trajes, supongo, no sé. No fue complicado, sino divertido volver.

—¿Qué cambió en Elijah después de 18 años?

—Ha sido encerrado en un lugar, aislado, medicado. La gente le ha hecho muchas cosas tratando lo que creen que tiene, su carácter fuerte, el dolor como un gran informante, en términos de mantenerlo consciente y en alerta de alguna manera. Está y vive con mucho dolor. Es más astuto de lo que la mayoría de las personas cree que es.

Samuel L. Jackson
Samuel L. Jackson

—¿Cómo fue trabajar con M. Night? ¿Qué tipo de director es? ¿Te permite improvisar?

—No, no permite la improvisación, quiere que hagas lo que escribió. Está bueno, M. Night tiene ideas sobre lo que quiere que pase y cómo quiere que pase, él tiene una visión y quiere cumplirla. Consigue hacer que hagamos lo que quiere sin verse como que nos está diciendo específicamente qué hacer.

—¿Qué tenés en cuenta al elegir un personaje de una película?

—Todo pasa por la historia en un comienzo. Lees el guión, te gusta o no te gusta la historia, te gustan los personajes que propone, te gustan las influencias de la historia, cómo se mueve la historia, cuáles son sus relaciones con las otras personas en la historia. Y cómo la visualizás, cómo te gustaría que fuera en pantalla. Y si tenés suerte, coincidís con el director.

SEGUÍ LEYENDO