Shutterstock
Shutterstock

No es fácil empezar en el mundo del simulador de carrera. Muchas personas tienen dudas, son muchas las marcas para elegir. Es muy fácil confundirse y no saber si se está comprando lo correcto. A esto hay que sumarle el costo de los productos: la mayoría de los accesorios pueden valer entre USD 200 y USD 2.000 cada uno. Un simulador completo y decente cuesta mucho dinero. Por eso es importante gastarlos en productos que sepas que necesitas y que sean compatibles con el sistema que quieras usar.

Antes de empezar a hablar de pedaleras, volantes, asientos y monitores, lo más importante es elegir cuál es el objetivo por el que te interesa el SimRacing. Para eso es clave saber a qué quieres jugar y cuál es el juego correcto. Si lo que se busca es diversión, pasarla bien y no gastar demasiado dinero, un jugador novato debería pensar en una consola. En ese mundo, son varios los juegos que tienen un muy buen nivel de realismo, además de ser muy divertidos. Por ejemplo, para la PS4 están el Project Cars 2 o el Gran Turismo Sport; mientras que para XBox, entre los más conocidos están GRID y Full Motorsport.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Ahora, si el objetivo es participar en carreras virtuales donde el juego y lo que es posible hacer con un vehículo sea fiel a la vida real, donde sea posible participar de carreras oficiales online y competir con pilotos de la vida real, entonces el sistema PC es ideal.

En esa plataforma hay dos juegos online, rFactor 2 y Iracing, que son los más populares. Muchos equipos de distintas competiciones de motor los usan para entrenar a sus pilotos y cambiar la puesta punto del auto. Los dos juegos son muy buenos, pero si fuera necesario elegir uno, sería el Iracing, que tiene ventajas como un sistema de ligas muy desarrollado, avance de licencia para novatos y hasta es posible encontrarse con pilotos internacionales reales de Fórmula 1 como Max Verstappen o Lando Norris.

Una vez definido el sistema, sea PC o consola, es momento de volcarse a qué tipo de pedaleras y volantes son necesarios. Lo mejor es buscar en internet las marcas más conocidas, pero es importante que cualquiera sea el producto, tenga un buen “Force Feedback”. Esto quiere decir que al usarlo va a generar una resistencia de manejo igual o similar a conducir un auto de carrera real. Ahora, si se está dispuesto a gastar un poco más de dinero y que la experiencia sea más real, la recomendación es comprar un volante con que tenga Direct Drive. Van a ser los más caros, pero también los que van a proporcionar una experiencia más real.

Shutterstock
Shutterstock

Con el tipo de sistema, el juego y los accesorios como volante y pedaleras resueltos, la siguiente pregunta es dónde va todo ese hardware. Nuevamente, todo depende de cuánto sea el presupuesto y del espacio y la “potencia” que buscas para tu simulador. Si no tienes mucho espacio y no quieres gastar tanto, un Wheelstand es lo que necesitas. No son muy rígidos y la posición de manejo no es óptima, pero hace su trabajo. Si quieres algo más elaborado, tienes los SimRacing Cockpits, que son estructuras mas sólidas, ajustables y confortables.

Es importante que estos productos tengan una base sólida porque sino los soportes de las pedaleras o el volante pueden causar vibraciones, algo que puede ser bastante incómodo y o vibrar el cual puede ser bastante incomodo y distractivo. Para sumar un nivel más a tu Sim existe lo que se llama Motion Plataform, que son simuladores que replican el movimiento de un vehículo a través de diferentes amortiguadores. Estas plataformas son capaces de simular la fuerza G y hasta las irregularidades de la pista.

En cuanto a los accesorios, están disponibles los frenos de mano, palancas de cambios, instrumental, etc. A la hora de comprar estos accesorios es necesario chequear que sean compatible con el sistema de juego.

Shutterstock
Shutterstock

Por ultimo, los monitores. Más allá de que algunas de las plataformas vienen con el sistema integrado para sostener el monitor, existen los Monitor Stands. Algunos pilotos usan tres monitores, otros uno solo, aunque extra ancho. También esta la realidad virtual, VR, que es una experiencia única donde tienes las sensación de estar adentro del auto. Si bien algunas personas experimentan mareos, la mayoría de las veces se acostumbran en uno o dos días.

Es fácil gastar mucho dinero en un simulador, por eso importante saber exactamente lo que buscas y necesitas y que todos los productos sean compatibles entre sí.

Seguí leyendo: