(IStock)
(IStock)

El sexting, tal como se denomina al hábito de compartir fotos o video con contenido erótico así como mensajes subidos de tono en formato digital, es una forma de relacionarse casi inherente a la época actual. Y esta costumbre se profundiza cada vez más debido a la alta penetración de smartphones en el mercado.

Aquí un detalle de algunas de las app más populares para hacer sexting. Todas ofrecen diferentes niveles de seguridad para cuidar la privacidad del usuario, aunque ninguna es infalible.

Es sabido que todo aquello que está digitalizado es pasible de ser hackeado. Existen múltiples formas de ser víctima de un ciberdelito: el mensaje –según el tipo de app– puede ser interceptado mientras se envía, es posible acceder a las copias de seguridad que se almacenan en la nube y es posible hacer capturas o grabaciones de pantallas.

Snapchat

Cuando se lanzó, la red social se popularizó porque ofrece la posibilidad de enviar mensajes que se autodestruyen. Basta con configurar el timer y elegir en qué lapso el contenido desaparecerá. Algo que también ofrecen otras plataformas, como Telegram. Se trata de una alternativa que da una falsa sensación de seguridad, porque, como ocurre con casi todo el mundo digital, no es infalible. Si bien el usuario recibe una notificación cuando el destinatario del mensaje hace una captura, es posible directamente grabar la pantalla del teléfono sin que se dispare ninguna alerta.

Disponible para iOS y Android

Signal

Se trata de un servicio de mensajería donde el contenido se autodestruye, como en otras apps. Aunque su característica principal es el cifrado de extremo a extremo, que no sólo es de punta a punta y protege las conversaciones de intrusiones de terceros, sino que el material queda también encriptado para la empresa desarrolladora del producto. Cabe mencionar que es el canal de comunicación que eligen Snowden y muchos hackers por considerarlo uno de los más seguros.

Disponible para iOS y Android

Confide

El servicio ofrece encriptado punta a punta y los mensajes desaparecen una vez que fueron leídos. Hasta ahí no difiere mucho de las opciones que ofrecen otras apps. Lo verdaderamente novedoso es que cuenta con un desarrollo tecnológico que hace que las capturas de pantalla que se hagan se vean borrosas. Además, los mensajes se revelan sólo por fragmentos, y el nombre del remitente no se visualiza.

Disponible para iOS y Android

Between

"Between es una forma segura y privada de guardar y compartir recuerdos. Proporciona un canal de comunicación exclusivo entre dos personas", se destaca en el sitio de la aplicación. Es posible configurar la plataforma y añadirle una contraseña para mantener el contenido almacenado allí seguro. Una buena medida de seguridad en caso de que el dispositivo sea robado, pero no está exento de hackeos ni de las capturas que pueda hacer el destinatario de los mensajes.

Disponible para iOS y Android

Wickr

Ofrece cifrado punta a punta para los textos, fotos y mensajes de voz. A su vez, es posible configurar el tiempo en que se autodestruirá el contenido. Desde el sitio de la app se destaca que el ID del usuario es anónimo incluso para al empresa y que las conversaciones no pueden ser interceptadas ni rastreadas. Por otra parte, la libreta de contactos siempre permanece privada y no se almacena en los servers.

Disponible para iOS y Android

Kaboom

Lo interesante de este servicio es que no es necesario que el destinatario del mensaje tenga instalada la app para recibirlo. Al enviar un mensaje por esta vía se genera una dirección web protegida por HTTPS que se puede recibir por SMS, mail, WhatsApp o Messenger, entre otras alternativas. El usuario puede elegir cuánto tiempo el contenido estará online o bien cuántas veces será posible visualizar el mensaje ante de que se autodestruya.

Disponible para iOS y Android

Dust

El nombre hace alusión al hecho de que los mensajes automáticamente se hacen "polvo" o desaparecen luego de 24 horas. También es posible configurar el sistema para que el contenido se borre apenas lo ve el destinatario. Tiene una protección en contra de las capturas de pantalla y es que, cuando se hacen, el nombre del usuario no se visualiza. Además, el remitente recibe una alerta de que se ha hecho la captura, tal como ocurre en Snapchat.

Disponible para iOS y Android

LEA MÁS: