Encontraron una bicicleta y creen que el secuestrador de Maia no sabe que lo están buscando

Durante los rastrillajes, la Policía encontró este miércoles en General Rodríguez una bicicleta que el secuestrador utilizó hasta el jueves de la semana pasada

La bicicleta que hallaron
La bicicleta que hallaron

En medio de la desesperada búsqueda de Maia Beloso, la menor de 7 años secuestrada por un cartonero cuyo nombre sería Carlos Savanz el lunes por la mañana en la villa Cildañez de Parque Avellaneda, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dio detalles de los avances de la investigación, adelantó que están “por el buen camino” e informó que esta noche los operativos se llevan a cabo en la localidad de Luján.

Vamos a concentrar la búsqueda en Luján, por un dato aparentemente importante. La reconstrucción que estamos haciendo va por el buen camino, pero tres días atrás”, indicó Berni ante la prensa en la base de operaciones montada en General Rodríguez.

El funcionario también reveló que Savanz “le dijo a la madre de Maia que iba a llevar a la nena al zoológico” de Luján. Y describió al secuestrador: “No estamos hablando de un terrorista o de un delincuente que pertenece a una banda criminal organizada. La calle es su ambiente natural, es un territorio que conoce. Es muy probable que él no sepa que la estamos buscando. Me parece que no hay una relación agresiva; esto es una interpretación mía. Igualmente es muy imprudente sacar conclusiones”.

Por otra parte, el abogado de la familia de Maia, Rodolfo Baqué, dio a conocer que la Policía encontró ayer en General Rodríguez una bicicleta que Savanz utilizó hasta el jueves de la semana pasada. Fue hallada en descampado sobre la calle Las Araucarias, entre El Tucán y El Cardenal. “La reconoció la mamá de Maia. Este chacal (así definió a Savanz) le prometió a la mamá que se la iba a regalar pero ella no la quería”, agregó el letrado. El rodado tiene un canasto de plástico trasero similar al de la bicicleta en la que el sospechoso se llevó a la nena el lunes pasado.

Captura de la filmación de una cámara de seguridad
Captura de la filmación de una cámara de seguridad

Mientras la investigación para dar con el paradero de la menor continúa, en las últimas horas se publicaron una serie de filmaciones captadas por cámaras de seguridad en las calles, donde se lo ve al hombre con Maia que habría secuestrado viajando de pie a sus espaldas en la bicicleta, con un cajón de plástico atado detrás.

Una de las filmaciones que salieron a la luz en las últimas horas y a la que accedió Infobae muestra a Savanz en una actitud extraña junto a un vehículo Peugeot de color rojo. El video fue registrado por una cámara ubicada en la calle Teniente Oscar Camilli al 1100, a media cuadra de la Colectora Sur Acceso Oeste y a 100 metros del shopping Nine, en Moreno. Fue a las 12:06 del lunes, es decir unas cuatro horas después de que el cartonero se llevara a Maia con la excusa de regalarle una bicicleta y una hora después de que una cámara de seguridad los captara cruzando el Acceso Oeste en Ituzaingó.

Nuevas filmaciones se incorporaron a la causa por la búsqueda de Maia

En las imágenes se observa a Savanz circulando en dirección hacia el el barrio Puente Cascallares de Moreno. El auto, por su parte, venía en sentido opuesto, a baja velocidad. Cuando se cruzan, ambos esquivan un objeto que está tirado en el suelo. El Peugeot rojo avanza unos metros más y detiene su marcha. Su conductor nunca se baja, algo llamativo. Mientras, el cartonero se agacha y levanta el elemento. Allí se ve a Maia bajarse del cajón de plástico atado detrás de la bicicleta, donde venía viajando de pie a espaldas del secuestrador.

Tras tomar el objeto en cuestión, que el auto casi lo pasa por encima, Savanz se acercó hasta el vehículo y se lo dio al conductor. Luego, ambos se marcharon en direcciones contrarias.

El secuestrador, Carlos Savanz
El secuestrador, Carlos Savanz

El nombre completo de Savanz aún no está del todo claro apodado y podría apellidarse Sierra. Lo cierto es que su apodo es “Carlitos” y tiene 39 años. Había comenzado un vínculo con Estela Beloso, la madre de Maia, hoy en situación de calle, que vivía junto a su hija en una precaria carpa junto a la autopista Dellepiane en las inmediaciones del barrio Cildañez de Parque Avellaneda. Según vecinos del lugar, “Carlitos” había comenzado a ganarse la confianza de la menor, obsequiándole caramelos y alfajores. Así se la llevó el lunes por la mañana.

Ese mismo día, a las 16:20, una prima de Maia se comunicó con el 911 para alertar la desaparición. Una hora más tarde, un móvil policial llegó hasta el lugar para entrevistar a Estela Beloso, quien apuntó contra “Carlitos”. Mientras tanto ya había comenzado el relevamiento de cámaras.

En la ciudad de Buenos Aires, 37 cámaras filmaron el recorrido que hizo Savanz con la menor. La primera data de las 8:40 en Larrázabal y Somellera, frente a las vías del Ferrocarril Belgrano Sur, y a dos cuadras de la estación Villa Lugano. Savanz atravesó en bicicleta Villa Lugano, Parque Avellaneda, Mataderos y Liniers, donde abordó el ferrocarril Sarmiento hacia la estación Castelar. Antes, descartó la bicicleta en la que se circulaba Maia, que realizó el resto del trayecto parada sobre un cajón de plástico atado detrás del rodado del secuestrador.

Otra de las cámaras que registraron el recorrido del secuestrador y la menor

Cerca de las 9:50 de la mañana abordaron el tren Sarmiento con rumbo a Zona Oeste. Llegaron a la estación Castelar poco después de las 10:13. Las cámaras de seguridad del Municipio de Morón los captaron a las 10:39, atravesando la esquina de Arias y Avellaneda, para llegar a la avenida Santa Rosa. En el medio, ambos pasaron por una panadería ubicada en Avenida Eduardo Muñiz 595 para pedir comida. “Entró sola pidiendo si había sobrado algo del día anterior. Fue muy rápido. Enseguida dijimos que no y salió. Me da mucha pena, no me di cuenta que era ella”, detalló a C5N Silvana, la empleada que atendió a Maia. Además remarcó que Savanz la esperó afuera desde el principio.

Unos 20 minutos más tarde, a las 11:01, el cartonero atravesó el cruce con Del Cielito y luego continuó hacia el cruce con De La Guitarra, a las 11:03. A las 11:09, cruzaron la colectora a pie. Posteriormente llegó el cruce con el auto Peugeot en Moreno.

Otra toma, esta vez en el cruce Acceso Oeste

Luego de la denuncia, Nación y Ciudad articularon un trabajo en conjunto para dar con el paradero de la menor. Según informaron fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación, se creó un Comando Unificado entre las dos carteras y la fiscalía interviniente, a cargo de la fiscal Laura Belloqui. Así se activó el “Alerta Sofía”, un programa protocolizado para búsqueda de menores donde su vida corra riesgo.

Hasta el momento, se llevaron a cabo varios rastrillajes. La división Búsqueda de Personas de la policía porteña rastreó en asentamientos como la villa Zavaleta, la 20-21 y la Papa Francisco, en estaciones del tren Roca, en Guernica y Caseros. La atención está ahora concentrada en Moreno y alrededores. La Policía Bonaerense realiza operativos con la participación de 700 agentes, perros adiestrados y dos helicópteros.

Además de los efectivos provincial y de la fuerza porteña, participan en la búsqueda varias brigadas y grupos de la Policía Federal Argentina y Gendarmería Nacional, por lo que serían más de mil los afectados al procedimiento de búsqueda. Uno de los rastrillajes se concentraba en el predio de la Iglesia de Fátima, en la localidad de General Rodríguez.

Maia Beloso
Maia Beloso

Más temprano, en una breve conferencia de prensa que tuvo lugar en la movilización de Villa Lugano, la abuela de la nena de 7 años solicitó la ayuda de la población para cualquier dato que colabore con la búsqueda: “Les pido por favor que llamen a la Policía al 134. Les pido por favor que nos ayuden”.

En el caso interviene la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Nº 54, a cargo de Laura Belloqui. Savanz cuenta con antecedentes penales: fue acusado de abusar de una menor de su familia el año pasado. La acusación la realizó hace aproximadamente un año su ex mujer, cuando convivían juntos, y recayó en la UFI Nº2 de la jurisdicción de Presidente Perón.

Ahora, el delito que se le imputa es el del artículo 146 del Código Penal: sustracción de un menor, que tiene una pena de cinco a 15 años de cárcel.

SEGUIR LEYENDO: