El abogado Fernando Burlando (Gustavo Gavotti)
El abogado Fernando Burlando (Gustavo Gavotti)

Luego del revés que sufrió días atrás cuando la Justicia rechazó la recusación de la fiscal Verónica Zamboni, quien está a cargo de la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa, el defensor de los rugbiers acusados ahora apuntó contra el abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando.

En un escrito al que tuvo acceso Infobae, Hugo Tomei pidió al juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, que investigue si Burlando cometió los delitos de apología del crimen e intimidación pública, al realizar “expresiones públicas de riesgo para la vida de los imputados”.

Puntualmente, el abogado defensor hizo hincapié en declaraciones públicas que su colega realizó durante una entrevista telefónica que concedió al canal América TV entre el 19 y 21 de febrero pasados. En su denuncia, Tomei transcribió que Burlando dijo en esa ocasión que le daban “ganas” de defender a los reclusos del penal de Dolores, en caso de que éstos les hicieran algo a los rugbiers detenidos.

El representante de los acusados, Hugo Tomei (Ezequiel Acuña)
El representante de los acusados, Hugo Tomei (Ezequiel Acuña)

“El nombrado profesional (Burlando) confirma el contenido de las futuras agresiones denunciadas, cuando reitera en tres oportunidades que le dan ganas de defender a quien se disponga a matar a los imputados”, se lee en el escrito.

“El mensaje que envió a todos los ciudadanos, especialmente, a los internos de las cárceles, debe entenderse fácilmente como un aval para todo aquel que quiera atentar contra de la vida de todos los imputados, ocho detenidos y dos en libertad, quienes han sido denominados por el letrado desde sus primeras expresiones públicas en los medios de comunicación como: ‘residuos escatológicos’, ‘asesinos’, ‘hijos de puta’; ‘mafiosos’; ‘cobardes’, ‘repugnantes’, etc.”, planteó Tomei.

Para el defensor, “Burlando no solo robusteció las denominaciones sustantivas que venía utilizando, sino que fue más lejos aún; afirmó que estaba dispuesto a defender a quienes los mataran”.

Es así que consideró que debe ser investigado penalmente como presunto autor de los delitos de intimidación publica y apología del crimen. Y además, le pidió al juez Mancinelli que lo intime para que cese en ese tipo de expresiones públicas contra sus defendidos.

Por otra parte, en la misma presentación Tomei manifestó que la conducta ética profesional del representante de la familia Báez Sosa tiene que ser evaluada por el Colegio de Abogados, por lo cual solicitó la intervención de ese organismo.

En el penal de Dolores, los detenidos reciben la visita de sus familiares los días jueves (Ezequiel Acuña)
En el penal de Dolores, los detenidos reciben la visita de sus familiares los días jueves (Ezequiel Acuña)

Para los primeros días de marzo se esperan los resultados de la prueba scopométrica que determinaría quién de los ocho acusados fue el que llevaba la zapatilla de lona manchada con sangre; mientras que a partir de la segunda quincena estarían los resultados del cotejo de ADN entre las prendas y zapatillas incautadas y las muestras extraídas de la víctima.

También se espera la resolución de la sala I de la Cámara de Apelaciones de Dolores, integrada por los jueces Fernando Sotelo, Luis De Felitto y Susana Yaltone, que deberá analizar las prisiones preventivas para los ocho detenidos, lo cual fue solicitado por Tomei a raíz de presuntas irregularidades durante la instrucción por parte de la fiscal Zamboni.

En caso de que se confirmen, los acusados podrían ser trasladados a otro penal tal como estiman fuentes cercanas a su encierro, una cárcel más cercana a su casa, como la Unidad Nº 57 de Campana, diseñada para jóvenes de 18 a 21 que atraviesan su primera condena o fueron detenidos con prisión preventiva, principalmente por robo a mano armada.

Mientras tanto, Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (19), Blas Cinalli (18), Enzo Comelli (20), Ayrton Viollaz (20), Luciano Pertossi (18), Matías Benicelli (20) y Lucas Pertossi (21) seguirán en prisión alojados en una celda de la Unidad Penitenciaria N°6 de la localidad de Dolores.

SEGUÍ LEYENDO: