Matthew Charles Gibbard (The Telegraph)
Matthew Charles Gibbard (The Telegraph)

En las últimas horas la noticia se llevó los titulares en la Argentina pero también llegó a los principales diarios ingleses. Una familia británica sufrió un intento de asalto en Buenos Aires y como consecuencia del hecho Matthew Charles Gibbard (50), fue asesinado de un disparo frente al Hotel Faena en Puerto Madero y el hijo de su esposa, Stephan Joshua Zone (28), sufrió una herida de bala en la ingle.

Según publicó el medio inglés The Sun, Gibbard es director de Tingdene, una firma de casas de retiro y vacaciones que, según precisa el medio inglés, el año pasado tuvo una facturación de 20 millones de libras. El empresario acababa de llegar a Buenos Aires junto a su esposa Suzanne (52) y al hijo de ella, Stephan y según fuentes policiales fueron seguidos desde el aeropuerto de Ezeiza por la banda de asaltantes.

Asalto y heridos en la puerta del hotel Faena

Al llegar a la puerta del Hotel Faena es que los delincuentes desplegaron la emboscada. Según las cámaras de seguridad se movilizaban dos en moto y tenían un auto de apoyo. Al intentar hacerse del equipaje de los turistas ingleses, Gibbard y Zone habrían intentado resistir al ataque, lo que derivó en los disparos contra ambos. El millonario de 50 años murió en lugar y su hijastro debió ser derivado de urgencia a un hospital.

Gibbard vivía junto a su esposa en en Lowick, un pueblo en Kettering, Northamptonshire, al norte de Londres. El medio extranjero que dio a conocer su identidad dialogó con Becky Miles, empleada en el pub local Snooty Fox, que entre lágrimas expresó al enterarse de lo sucedido: “Es absolutamente terrible, son personas encantadoras. Eran clientes del pub" y agregó que “Matt era un ser humano tan hermoso y un verdadero caballero". “Son una familia muy exitosa y muy popular en el pueblo”, dejó saber.

Según le confirmaron fuentes cercanas de la investigación a Infobae, además de buscar a los dos protagonistas del forcejeo y los disparos, se inició la búsqueda del auto rojo que aparece en el video y de otro auto gris que también habrían sido parte de la logística de la emboscada. Los investigadores creen que la familia fue marcada en Ezeiza y seguida de lejos por el grupo, que aguardó a que se presentara la oportunidad de abordarlos.

Una vez que los dos atacantes interceptan a los ingleses, forcejean y efectúan los disparos, emprenden la fuga. El conductor de la moto vuelve a subirse a su rodado, pero el delincuente que estaba a pie se escapa derecho hacia donde estaba esperando el auto rojo.

Cuando parece estar a punto de subirse al vehículo, el auto gira hacia la izquierda, y el delincuente termina por subirse como acompañante de su compañero en la moto. Tanto el auto rojo como los dos motochorros toman la calle Aimé Painé, en dirección hacia Azucena Villaflor y desaparecen.

Seguí leyendo}