Emilce Ayala tenía 15 años
Emilce Ayala tenía 15 años

"A ese pibe vos no lo ves más", le ordenaron a Emilce Ayala sus padres, Alberto y Soledad. La adolescente, de sólo 15 años, estaba rompiendo una relación tóxica, que duró algunos meses, con Tobías Zuchelli, cuatro años mayor que ella. A pesar de eso, se veían cada tanto. La madre y el padre de la chica sabían de algunas situaciones de violencia que había vivido su hija y querían que el vínculo se cortara por completo. No lo lograron.

El jueves por la tarde, Tobías se enteró de que Emilce estaba de novia y le dijo que quería hablar: la invitó a su casa en Isidro Casanova y en el fondo de la vivienda la asesinó brutalmente. Primero la ahorcó y luego la remató a palazos. La Policía Bonaerense lo detuvo a las pocas horas, mientras caminaba por la calle en estado de shock. Un rato después confesó el crimen al fiscal del caso.

"Hace mucho tiempo que no veíamos un asesinato con tanta saña. Realmente llamó la atención. La escena que nos encontramos era realmente muy fuerte", señaló a Infobae uno de los policías que llegaron a la escena del femicidio.

Luego de haber asesinado a la menor en el fondo de la casa, Zuchelli fue hasta la habitación de su abuela que dormía la siesta. Según lo recolectado por el fiscal Claudio Fornaro, Tobías la despertó y le dijo: "Me mandé una cagada con Emilce".

Apenas terminó de pronunciar la frase, salió corriendo y escapó.

Tobías Zuchelli tiene 19 años, está acusado de femicidio
Tobías Zuchelli tiene 19 años, está acusado de femicidio

Algunos minutos después del hecho, sonó el teléfono en la casa de la víctima. Atendió Soledad, mamá de la chica. Del otro lado de la línea estaba la abuela de Tobías. La frase con la que le comunicó lo que había pasado consta en la causa y es descarnada: "Algo pasó con tu hija y Tobías. Vení porque creo que la mató".

Soledad llamó a su marido Sergio, el padrastro de Emilce, y juntos fueron a la casa de Zuchelli, a pocas cuadras de la suya. "Vimos todo. La mató a golpes. La destrozó", dijo Sergio este viernes en la puerta de su casa.

La reconstrucción de la Justicia

"Se trató de un plan criminal planificado y llevado a cabo por Zuchelli", asegura un investigador. Para la Justicia no hay dudas. No fue algo precipitado ni improvisado. En base a distintas pruebas que se recolectaron en las últimas horas, y que aún se siguen sumando al expediente, el fiscal Fornaro determinó que Tobías planeó lo que iba a hacer cuando se enteró de una relación sentimental que había comenzado Emilce con un compañero de colegio y empezó a ejecutar su ardid cuando la llamó el jueves para decirle que quería juntarse a charlar para que las cosas "terminen bien entre ellos".

Tobías y Emilce quedaron en que el joven la pasaría a buscar por el colegio al final de la clase de Educación Física. Cerca de las 18 se encontraron y fueron a la casa de Zuchelli en la calle Marcelo T. de Alvear en Isidro Casanova. En base a lo que se encontró en la escena del crimen, se determinó que la invitó a pasar al fondo de la casa. Allí la ahorcó hasta dejarla inconsciente y luego la remató dándole una gran cantidad de golpes en la cabeza.

La casa donde ocurrió el crimen
La casa donde ocurrió el crimen

"Él la hostigaba permanentemente. Todo el tiempo la perseguía. En su cumpleaños de 15, que fue hace pocos meses, le encontramos un mensaje donde la trataba de 'puta'. Yo muchas veces le hablé para decirle que corte el vínculo, pero él la psicopateaba", contó Miguel, el padrino de Emilce.

Varios familiares y amigos que declararon mencionaron que Tobías le había robado las contraseñas de las redes sociales a la menor y se las manejaba: "Ya hace rato que él controlaba todo lo que hacía. Ella me decía que no quería saber más nada, pero después él la convencía y se veían. Él está enfermo de celos", declaró una amiga de la víctima.

El asesino confesó el crimen
El asesino confesó el crimen

Aunque todavía no se realizó la pericia tecnológica sobre las redes sociales, el padre de la menor aseguró que minutos antes de que su hija saliera del colegio le llegó un mensaje a través del Messenger de Facebook en el que su hija le pedía que no la fuera a buscar porque se iba a ver con una amiga. Ahora, la familia cree que en realidad fue Tobías quien escribió haciéndose pasar por ella.

El acusado fue detenido por la Policía Bonaerense algunas horas después del hecho cuando caminaba por la esquina de Roma y Ruta 3. Se había bañado y cambiado la ropa.

Aunque la recomendación del defensor oficial era que se negara a declarar, el detenido prefirió hablar y se reconoció como autor del femicidio frente al fiscal Fornaro. Se lo acusa del delito de homicidio simple triplemente agravado por el vínculo, alevosía y femicidio.

SEGUÍ LEYENDO: