La entrada del Sanatorio Berazategui
La entrada del Sanatorio Berazategui

La muerte de Magdalena Leguizamón, la jubilada de 66 años que el 22 de julio había sido amputada en la pierna equivocada por un cuadro de diabetes, complicó aún más la situación de los dos médicos del Sanatorio Berazategui señalados como responsables del error.

A raíz del fallecimiento, la Justicia decidió cambiar la carátula de la causa e imputar a los dos profesionales por el delito de homicidio culposo según le confirmaron fuentes cercanas a la investigación a Infobae.

Así, la calificación del caso de "lesiones culposas" fue eliminada y las penas y sanciones para los médicos Rafael Mariano Rico Núñez y Gonzalo Cardozo Monterino como cárcel efectiva e inhabilitación para ejercer su profesión podrían ser más severas.

El cambio de carátula, por otra parte, acrecienta el riesgo de que la fiscal del caso, Karina Santolín, pida su detención.

Leguizamón fue amputada durante la tarde del lunes 22 de julio en el quirófano del Sanatorio Berazategui. De acuerdo a la familia de la víctima, la mujer se debía someter a la amputación de su pierna derecha, debido a una infección expandida en su pie. Sin embargo, pocos minutos después de terminada la intervención, una de sus hijas y su yerno notaron que se le había extirpado la pierna izquierda.

El caso tomó una repercusión pública inmediata y generó una indignación social notable. En un principio, Leguizamón fue trasladada a la Clínica Ceni, de Quilmes y, en las últimas horas del martes 6 de agosto, se la había derivado al Sanatorio Güemes, de la Ciudad de Buenos Aires, donde perdería la vida esa misma noche a causa de un paro cardiorrespiratorio.

La víctima, Magdalena Leguizamón, junto a su hija Mayra
La víctima, Magdalena Leguizamón, junto a su hija Mayra

Rico Núñez fue el cirujano cardiovascular que siguió el caso de la diabetes y las infecciones en la pierna derecha de Leguizamón desde un primer momento en el Sanatorio Berazategui y fue quien firmó la derivación a quirófano. En tanto, Cardozo fue el traumatólogo apuntado como responsable por la amputación equivocada.

"En principio, todo indicaría que la muerte fue consecuencia de lo sucedido en el Sanatorio Berazategui. Dependerá ahora de los dictámenes de los médicos forenses", le explicó a Infobae una fuente cercana a la investigación.

Las penas para los médicos, de tal manera, podrían oscilar entre 1 y 5 años de prisión y una inhabilitación para ejercer la profesión que puede llegar hasta los 10 años.

Ya incluso desde la Clínica Ceni, donde Leguizamón pasó internada las últimas semanas, se presentó un informe en el que se aseguraba que ni siquiera era necesaria la amputación en la pierna derecha, como había indicado el médico Rico Núñez en un principio.

Hasta el momento, los dos especialistas del Sanatorio Berazategui son los únicos imputados en la causa, aunque no se descarta la posibilidad de que se pueda ampliar la lista de imputados.

"En el Sanatorio Berazategui siguen jugando a las escondidas. Nadie nos responde. Siguen sin dar la cara. Pero van a pagar por lo que hicieron", afirmó Claudia, una de las hijas de Leguizamón, pocos días antes del desenlace fatal.

Después de la amputación equivocada, Leguizamón había sido derivada a la Clínica Ceni
Después de la amputación equivocada, Leguizamón había sido derivada a la Clínica Ceni

El caso de Magdalena Leguizamón no hizo más que destapar una serie de varias denuncias por irregularidades y mala praxis en el Sanatorio Berazategui. En el 2015, se creó en Facebook un grupo denominado "Cierre al Nuevo Sanatorio Berazategui", en el que clientes expusieron sus malas experiencias allí.

Pero, como si fuera poco, una semana después de la amputación equivocada, se conoció el caso de una mujer de 80 años que murió en la misma clínica luego de que le extirparan la vesícula por error.

El cirujano encargado de esta intervención, llamado Fernando Palladino, es investigado por la Justicia debido a su relación personal con una funeraria ubicada apenas a dos cuadras del Sanatorio Berazategui y donde se derivaban a la mayoría de familiares de pacientes fallecidos allí.

SEGUÍ LEYENDO: