En el transcurso de la mañana comenzaron las pericias tecnológicas en el marco de la causa por la muerte de Natacha Jaitt, en las cuales los investigadores buscan analizar información que podría ser clave del teléfono celular y la tablet de la actriz.

El Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad, en cooperación con la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires, está a cargo de realizar los primeros informes técnicos sobre ambos equipos. En principio intentarán extraer la mayor cantidad de información posible que pueda esclarecer lo que ocurrió en la madrugada del sábado 23 de febrero en el Salón Xanadú.

"Los técnicos explicaron que cada celular es un mundo, en cada celular puede haber o mucha o poca información. Ellos tienen un sistema para extraerla y después lo que se hace es volcar esa información en una suerte de bases de datos del CIG", dijo en diálogo con la prensa Diego Callegari, fiscal del caso.

Natacha Jaitt murió el 23 de febrero (Foto: Adrián Escandar)
Natacha Jaitt murió el 23 de febrero (Foto: Adrián Escandar)

"El primer problema los tenemos con los patrones de acceso y después con el sistema operativo de cada teléfono", indicó sobre la dificultad que presentan algunos dispositivos para ser desbloqueados. "Va a depender de cada teléfono si se puede abrir, si se puede extraer información, si se puede recuperar información borrada", agregó.

Callegari señaló también que los técnicos hoy solamente se va a llevar a cabo la extracción de la información para pasarla a un soporte digital que luego será analizado."Lo que nos decían los peritos es que en promedio se tarda tres horas aproximadamente por cada teléfono. Puede tardar 10 minutos o seis horas", explicó el fiscal.

También se reconfirmará hoy si el teléfono celular, que fue encontrado en el asiento del acompañante de una camioneta que estaba dentro del complejo, es efectivamente el de Natacha Jaitt. En el aparato, al momento que fue encontrado por la policía, figuraban tres llamadas perdidas que coincidían con el relato del empresario Raúl Velaztiqui Duarte, quien contó que la había llamado tres veces esa noche.

SEGUÍ LEYENDO: