El lugar del hallazgo del crimen (La Capital)
El lugar del hallazgo del crimen (La Capital)

El cadáver que apareció ayer al mediodía en Rosario sobre la calle Mitre entre Gálvez y Virasoro, a tan solo media cuadra del Centro de Justicia Penal de la ciudad santafesina, se encontraba en un estado grotesco. La brutalidad con que la víctima había sido asesinada era evidente: estaba recostada sobre un colchón, tenía su rostro golpeado, el cuello con señales de estrangulamiento no por una soga o por un tirante, sino por un pantalón. Tenía también las piernas quemadas. Llevaba un vestido a rayas rojas y negras. Un travesticidio. 

El caso quedó en manos de la fiscal Georgina Pairola, especializada en homicidios dolosos. Se tomaron fotos, los efectivos de policía científica comenzaron a levantar rastros. El misterio, por otra parte, también comenzaba. Nadie sabía quién era esta persona.

Los primeros datos relevados por los investigadores hacían suponer que la víctima era una mujer trans. Sin embargo, la declaraciones de integrantes de un colectivo LGTBI que mantuvieron contacto la víctima durante algún tiempo y el reconocimiento de familiares en el Instituto Médico Legal permitieron esclarecer su identidad en el transcurso de esta mañana.

Su nombre es L.D.A., de Rosario, 40 años de edad. L.D.A., de acuerdo a testimonios, ejercía desde hacía varios meses la prostitución en la zona en la que se encontró su cadáver. "Se prostituía porque no le quedaba otra para subsistir. Lo usaba como una forma de vida", dijo a Infobae Jackeline Romero, integrante del colectivo Red Diversa Positiva Nacional, quien llegó a conocer a la víctima.

L.D.A., la víctima del crimen
L.D.A., la víctima del crimen

L.D.A. mantuvo hasta hace algunos meses una relación de pareja con otra integrante del colectivo, pero decidió alejarse. La víctima no se definía como trans. Según Romero, L.D.A. era "un chico gay" que se vestía de forma femenina.

Las quemaduras solo en una parte del cuerpo -en vez de todo el resto, lo que indicaría un intento de quemar el cadáver- y la furiosa golpiza son signos claros: "Fue un crimen por odio porque se ve que hubo signos de tortura. Esto no fue un ataque pasional", dijo la dirigente. El vínculo entre L.D.A. y su última compañera fue muy fuerte, detalló Romero, tanto que fue entre las  primeras en visitar la fiscalía de Georgina Pairola para conocer detalles del caso. "Ella es la que está al frente viendo cómo avanza todo", expresó.

Romero ratificó que L.D.A., como muchas personas en su grupo, veía en la prostitución su único medio de vida posible. "En la zona en la que se movía él hay mucha oferta sexual. Pero hace bastante que no lo veíamos", remarcó Jackeline. "Como organización tenemos que tomar esto como un crimen de odio. Él estaba trasvestido como muchos otros chicos. Era parte de nuestra comunidad y no se puede desconocer esto. Detrás de cada persona hay una historia", señaló.

Esteban Paulón, subsecretario de Diversidad Sexual de Santa Fe, también considera que fue un crimen de odio. "Sabemos que era una persona del colectivo LGTBI y ahora hay que investigar más. Estamos acompañando a los familiares y a la Justicia", afirma.

Por lo pronto la causa a cargo de la fiscal Pairola está bajo secreto de sumario y esperan el análisis de las cámaras de seguridad de la zona para esclarecer el hecho. La pared al costado del cadáver de L.D.A. quedó chamuscada y se encontraron papeles y maderas que fueron arrojados, con los que -se supone- se inició el fuego. Los vecinos sostienen que el terreno funciona durante la noche como "una especie de aguantadero" ya que tiene poca iluminación; un lugar donde entra y sale cualquiera.

Para Romero, el nuevo travesticidio es la cima de un problema creciente: "La situación de las compañeras que ejercen de trabajadoras sexuales sigue siendo terrible. A pesar de que Santa Fe es de las provincias con más avances, falta mucho. Están en riesgo hace mucho tiempo".

Este sábado se realizará en Rosario una nueva edición de la Marcha y Festival del Orgullo LGBTI, que comenzará a moverse desde la plaza Libertad. Su consigna principal, inspirada en la violenta muerte de la referente trans Diana Sacayán, es "basta de travesticidios". 

Seguí leyendo