Atacaron a tiros a otra policía: se encuentra internada en grave estado de salud

Lourdes Espíndola pertenece al Comando de Patrullas de Moreno
Lourdes Espíndola pertenece al Comando de Patrullas de Moreno

Otra vez la delincuencia y otro caso de una policía baleada en el medio de la vía pública. Después de que una oficial fuera asesinada en su casa por un joven de 18 años, otra representante de las fuerzas policiales fue atacada a tiros y su vida se encuentra en grave peligro.

El hecho ocurrió el sábado por la tarde en la ciudad de Ituzaingó, cuando Lourdes Espíndola fue alcanzada por un impacto de bala en el cuello tras recibir el ataque de un ladrón que quiso robarle.

La joven de 25 años había finalizado su turno del Comando de Patrullas de Moreno en la estación de peaje Quintana, en la Autopista del Oeste, y se encontraba en una parada de colectivos.

De acuerdo a la investigación, el hecho fue confuso: el ladrón le sustrajo su arma reglamentaria pero no le robó ninguna otra pertenencia. De acuerdo a los testigos, el ataque fue producido por dos delincuentes que llegaron al lugar en una moto y el disparo se efectuó después de un forcejeo con Espíndola.

"Mi hija se me está muriendo", le afirmó el padre de la policía, Juan Espíndola, al canal Crónica.

Si bien se espera el primer parte médico de la jornada para el mediodía, la familia indicó que el balazo afectó la arteria carótida, lo que provocó que Espíndola sufriera una masiva pérdida de sangre.

“Mi hija se está muriendo”, se lamentó su padre
“Mi hija se está muriendo”, se lamentó su padre

Espíndola, madre de una nena de 6 años, se encuentra internada en la terapia intensiva en el Hospital Posadas. De acuerdo a los profesionales, las primeras 24 horas son claves para la recuperación.

El marido de la víctima, Fernando Espíndola, habló con los medios de prensa en la puerta del hospital y retrató la difícil situación que atraviesa la familia.

"Lourdes está mal, está luchando por su vida. Estamos esperando un milagro, nomás. Ella me mandó el último mensaje después de que le dispararon. Me dijo que le habían pegado un tiro y que se estaba muriendo, estaba agonizando. Después la llamé y la llamé y ya no contestaba", afirmó el marido.

El hombre, entre lágrimas, también expuso su bronca por lo sucedido y buscó culpables en la esfera política argentina. "Nadie se acercó, nadie. A la señora María Eugenia Vidal y al presidente Mauricio Macri, váyanse a la c… de su madre. Yo a partir de hoy no soy más policía", aseguró

Y agregó: "El policía de la Provincia de Buenos Aires está todo el tiempo desprotegido, yo hablo por mí y por mis compañeros. Vivimos en un país en el que ya no se puede vivir".

Luego de las muestras de bronca del marido de la víctima, se hizo presente en el hospital Posadas el Jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, Fabián Perroni. La autoridad policial mostró su apoyo a la familia y habló sobre los dichos del hombre.

"Recién hablé con él, me pidió disculpas por lo que dijo. Le dije que en este momento, él se tiene que comportar como un verdadero hombre, un verdadero policía. Que tiene que seguir acompañando a Lourdes y que nuestra verdadera función no es hacer este tipo de comentarios que no ayudan para nada", afirmó el jefe policial ante los medios.

SEGUÍ LEYENDO:

Un delincuente que tenía orden de detención por abuso sexual asesinó a una policía durante un robo