Cómo funcionaron los controles en la estación Constitución al cuarto día del comienzo de las nuevas restricciones

El decreto firmado por el presidente indica que el transporte público solo podrá ser utilizado por trabajadores esenciales, por circunstancias excepcionales y por quienes deban concurrir para la atención de su salud o tengan turno de vacunación. Los pasajeros deben acreditar el Certificado Único Habilitante Para Circulación

Controles en la Estación Constitución

El video es del lunes 19 de abril. La cámara está dentro de la Estación Constitución y enfoca la marea de pasajeros que entra desde la avenida Brasil. La marcha se interrumpe por una barrera compuesta por cuatro efectivos de la Policía Federal distinguidos con chalecos naranjas refractarios. El personal de las fuerzas federales está ahí para fiscalizar que el servicio público de transporte de pasajeros urbano e interurbano sea utilizado únicamente por personas habilitadas. La filmación es elocuente y el paso, ligero: no hay filtro y los policías no controlan los permisos de los pasajeros.

El jueves 8 de abril el presidente Alberto Fernández anunció un decreto de necesidad y urgencia que establece medidas de prevención para contener los efectos de la segunda ola de coronavirus que entró en vigencia desde el primer minuto del día siguiente y hasta el viernes 30 de abril. El miércoles 14 de abril volvió a presentar un nuevo paquete de medidas que comenzaron el viernes 16 y que actualiza las restricciones.

El decreto 241/2021 denominado “Medidas Generales de Prevención” afecta al Área Metropolitana de Buenos Aires. La norma suspende actividades sociales en lugares cerrados, cierra centros comerciales, gimnasios y shoppings, prohíbe la circulación nocturna entre las 20 horas y las 6 de la mañana, habilita la apertura de comercios entre las 9 y las 19; fuera de ese horario solo pueden seguir abiertos durante la noche los considerados “esenciales” y los gastronómicos tienen facultades para funcionar bajo las modalidades de delivery y take away con domicilios de cercanía. La disputa -judicializada- por las clases presenciales o virtuales en la Ciudad de Buenos Aires es un capítulo aparte.

Controles en Constitución

La premisa es bajar la circulación de personas para bajar así los riesgos de contagios en el conglomerado urbano. La legislación define que el transporte público solo puede ser utilizado por las personas afectadas a las actividades y servicios esenciales, para atender circunstancias excepcionales, y quienes deban concurrir para la atención de su salud, o tengan turno de vacunación, con sus acompañantes, si correspondiere. Para ello, deberán acreditar el “Certificado Único Habilitante Para Circulación - Emergencia COVID-19” que se obtiene a través de la App Cuidar o en la web oficial del gobierno nacional.

Es lo que los pasajeros le muestran desde papeles o desde las pantallas de sus celulares a los efectivos policiales. El proceso de constatación del permiso de parte de las fuerzas federales es rápido y difícilmente sea efectivo. La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, supervisó los controles que se montaron en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires durante la primera noche de restricciones a la circulación. Dijo, en un puesto ubicado sobre el Puente Pueyrredón, que los operativos son “de tipo disuasivo”. Dos días antes había informado que se desplegaron 8500 efectivos en el AMBA para asegurar el control de las nuevas restricciones horarias y de movimiento.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires quedó restringida la circulación entre las 20 horas y las seis de la mañana del día siguiente
En el Área Metropolitana de Buenos Aires quedó restringida la circulación entre las 20 horas y las seis de la mañana del día siguiente

En una nota publicada por Infobae el primer día de las nuevas restricciones, las imágenes también fueron evidentes. Los trenes van llenos y en horas pico es una lotería tomar un colectivo. Hay mucha presencia policial pero los controles son nulos. “No paran a todos los pasajeros y cuando lo hacen en muchos casos no chequean que la imagen del certificado de circulación o el QR se corresponda con el DNI de la persona que viaja, cualquiera muestra un papel y pasa”, informó la periodista Mercedes Ninci en la nota.

“Hoy lo que me llamó mucho la atención es que ni en La Plata ni en Constitución la policía nos solicitó los permisos, siendo que los días anteriores sí los pidieron. Tampoco en las líneas C y B de subtes”, contó Marina Lemma, empleada de un laboratorio de diagnóstico en la calle Acoyte en Caballito, el viernes pasado. Del otro lado, la sensación es ambigua: “¿Cómo le digo a alguien que viene a hacer una changa a Capital, que se tomó un colectivo y el tren, que se vuelva a su casa? Viajó tres horas, trabaja en negro, si no viene no come ni él ni su familia. Es difícil mandarlo de vuelta porque no está habilitado”, confesó un empleado de Trenes Argentinos que pidió anonimato.

Para viajar en transporte público, los pasajeros deben acreditar el “Certificado Único Habilitante Para Circulación - Emergencia COVID-19” (Fotos Maximiliano Luna)
Para viajar en transporte público, los pasajeros deben acreditar el “Certificado Único Habilitante Para Circulación - Emergencia COVID-19” (Fotos Maximiliano Luna)

El video filmado por un periodista de La Nación + demostró cómo eran los controles a la circulación en hora pico, cuando quienes trabajan en la Ciudad de Buenos Aires regresan a sus hogares desde la Estación Constitución. Infobae visitó las plataformas fuera de la hora pico: la fiscalización de los permisos no revistió más esmero que cuando la cantidad de pasajeros es mayor y el amontonamiento de gente puede dificultar el proceso. Cuando advirtieron las cámaras, los efectivos empezaron a dedicarle más atención al control de las autorizaciones para circular.

De cualquier manera, los controles a los pasajeros “esenciales” en los principales puntos de traslado aún muestra severas fisuras.

SEGUIR LEYENDO: