Desde el lunes reabren los cementerios de Chacarita, Flores y Recoleta para que los vecinos puedan visitar a sus seres queridos

Será de lunes a domingos de 8 a 17 horas e incluirá los días feriados. El ingreso se podrá realizar en automóvil y admitirán hasta 2 personas en forma conjunta

A cinco meses del comienzo de la cuarentena, la ciudad de Buenos Aires decidió hoy habilitar las visitas en los cementerios porteños. El protocolo, que incluye hasta dos personas en forma conjunta, con una permanencia máxima de una hora, comenzará a regir a partir del próximo lunes. En cambio, tal como reveló Infobae, la Provincia mantiene las restricciones en todos los cementerios públicos y privados.

Los vecinos de la ciudad de Buenos Aires podrán visitar a sus seres queridos en los cementerios de Chacarita, Flores y Recoleta. El horario habilitado es de lunes a domingo, incluyendo los feriados, de 8 a 17 horas.

Los visitantes serán autorizados a entrar con sus vehículos y deberán dirigirse de forma directa al estacionamiento del área a visitar. Al momento del ingreso, el personal a cargo de la seguridad tomará la temperatura de cada visitante.

Asimismo, será obligatorio el uso de tapabocas y de distancia social en todo momento y no están permitidas las visitas turísticas o recreativas.

En el caso de fallecimientos, continúa el protocolo actual que establece hasta cinco personas de la familia. Los cortejos de acompañamiento, de acuerdo al protocolo, deben dirigirse en forma directa al sector de inhumación o cremación, según sea el caso.

Sabemos lo importante que puede ser para muchos vecinos visitar en el cementerio a aquellos seres queridos que ya no están físicamente. Que hoy lo podamos hacer, con el protocolo específico para cuidarnos, es un paso más que puede ayudarnos a atravesar esta situación”, señaló el jefe de gabinete porteño Felipe Miguel. Y destacó que “el objetivo es que los vecinos, de a poco, vayan recuperando libertades, siempre que las condiciones sanitarias lo permitan”.

Por su parte, Facundo Carrillo, secretario de Atención Ciudadana –a cargo de los cementerios porteños–, explicó que la decisión “es un alivio para muchos vecinos que en estos días no pudieron acercarse a visitar a sus seres queridos en los cementerios de la ciudad”.

Aunque pasaron cinco meses del comienzo de la cuarentena, el gobierno provincial de Axel Kicillof todavía no tiene previsto levantar las restricciones. Sin embargo, tiene pendiente aprobar un protocolo presentado por el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, quien decidió avanzar en soledad y pidió que se permita una apertura parcial en el cementerio municipal de Pablo Podestá.

Ese protocolo pretende autorizar el ingreso de familiares los sábados y domingos, de 8 a 12 horas, por un plazo de 15 minutos.

¿Qué pasa en otros municipios? “Algunos intendentes tienen temor de pedir aperturas, pasa lo mismo con otros rubros muy solicitados como la construcción”, admite un jefe comunal que no integra la filas del Frente de Todos.

En el caso de los cementerios privados, que siguen cobrando las cuotas sin excepciones, los intendentes dicen que la mayoría no presentó ningún protocolo para permitir visitas. “Están muy cómodos, no hicieron ninguna presentación”, confirmaron en un municipio de la zona Norte donde están concentrados buena parte de los cementerios privados.

Otro fenómeno triste de la pandemia es la soledad de los pacientes que mueren por COVID. Con el tiempo, la medicina buscó una solución y le puso palabras a esa angustia: “derecho a decir adiós”. En el país, la iniciativa comenzó en el Sanatorio Mater Dei, donde se adoptó un protocolo especial que habilita el acompañamiento y la despedida.

El legislador porteño Facundo del Gainzo, un hombre de Elisa Carrió, presentó un proyecto de ley para que se pueda replicar en todos los hospitales públicos de la Ciudad. Esta mañana, el ministro de Salud Fernán Quirós dijo que el Gobierno acompaña esa iniciativa y que están trabajando en un protocolo adecuado. “Tenemos que avanzar para facilitar las visitas a las personas que están graves, seguramente en breve podremos implementar algunos protocolos”, sostuvo el funcionario.

Hace cerca de un mes se conoció la existencia de zonas especiales para fallecidos por COVID-19 en los cementerios de Chacarita y Flores. Esto respondía a la disposición 12/2020 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires publicada el 22 de mayo en el Boletín Oficial. En la misma se asignaba la “Sección 10 del Cementerio de la Chacarita, circunscripto por las diagonales 103, 107, 117 y 121 del mismo a los efectos de la inhumación de los restos de personas fallecidas preferentemente por causas imputables al contagio del virus COVID-19”. Y también “instruye a la Gerencia Operativa del Cementerio de la Chacarita a los efectos de practicar la parcelación y apertura de registro de las sepulturas de conformidad con la reglamentación vigente”.

Por su parte, la disposición 14/2020 establece un patrón similar para Flores, que dispone “los sectores de sepulturas de enterratorios emplazados en la Sección 06, Tablón 47, Sepulturas 2, 3, 19, 20, 27, 30, 39, 45, 49, 51, 55, 58, 60 y 62, y Sección 22, Tablones 31 al 39, del Cementerio de Flores, a los efectos de la inhumación de los restos de personas fallecidas preferentemente por causas imputables al contagio del virus COVID-19”.

En cuanto a la forma de inhumar a los cadáveres de personas fallecidas por COVID-19, si es depositado en tierra, se los coloca con ataúd y bolsa; en caso de ir a nicho, con ataúd, bolsa y aislamiento metálico; y si el destino es la cremación, se hace con el ataúd y la bolsa, sin retirar el cuerpo.

Seguí leyendo:


.

Últimas Noticias