La bandera que dice
La bandera que dice "nos negamos a morir en la cárcel" y un preso sobre el techo de la prisión federal del barrio de Villa Devoto, en el marco de un violento motín (Reuters)

Asociaciones de familiares de víctimas de delito del interior del país -Santa Fe, Rosario, Tucumán- así como Madres del Dolor, Usina de Justicia, Familiares de la Tragedia de Once, junto a Matías Bagnato, Alberto Lebbo y, Victoria Bargna, entre otros, repudian el uso de la pandemia de COVID-19 como “pretexto” a una “búsqueda de impunidad” para detenidos impulsada por algunos jueces. También manifiestan su indignación ante el hecho de que los poderes del Estado “accedan a una negociación fruto de actos delictivos y violentos”, en referencia a los recientes motines de presos.

El viernes 24 de abril por la mañana se desató una revuelta en la cárcel del barrio de Villa Devoto, en la Ciudad de Buenos Aires. El violento motín comenzó por la madrugada, cuando un grupo de detenidos se rebeló en uno de los sectores de la prisión. “Se despertó la ira de muchos”, avisó por WhatsApp uno de los internos. El pretexto para iniciar el conflicto fue la falta de cuidados preventivos ante la noticia de que un agente del Servicio Penitenciario había dado positivo en coronavirus.

La protesta concluyó el mismo viernes a las cinco de la tarde. Se conformó una mesa de diálogo entre las autoridades de diversas áreas del Gobierno nacional y delegados de cada pabellón. Se firmó un acta, que establece que se hará un recorrido por las instalaciones para constatar y reparar los daños y el compromiso de las autoridades gubernamentales de no activar traslados de presos en represalia. Se abrió una línea de diálogo para tratar los reclamos de los presos.

El comunicado firmado por varias asociaciones civiles y familiares de víctimas de todo el país
El comunicado firmado por varias asociaciones civiles y familiares de víctimas de todo el país

El documento precisa que se estudiará la implementación de acordadas dictadas por la Cámara Federal de Casación y la Cámara Nacional de Casación, orientadas a conceder excarcelaciones y otros métodos alternativos para el cumplimiento de la pena, “principalmente (para) los grupos de riesgo y cercanos al cumplimiento de la pena”.

Este es el punto que puso en alerta a las asociaciones civiles y a los familiares de víctimas de delitos, que manifestaron su disconformidad a través de un comunicado: Repudiamos la política de liberación y búsqueda de impunidad de detenidos por jueces que utilizan la pandemia del Covid-19 como pretexto.

Nos indigna que los distintos poderes del Estado accedan a una negociación fruto de actos delictivos y violentos y se comprometan con los detenidos, en el marco de un motín, a aplicar las acordadas que dispusieron las Cámaras de Casación. Los magistrados deben poder adoptar sus decisiones con independencia y sin injerencia de nadie”, manifestaron las organizaciones que firmaron el escrito.

El viernes por la mañana comenzó la revuelta en varios pabellones de la cárcel. Cerca de las cinco de la tarde se firmó un convenio entre autoridades nacionales y delegados de los internos para terminar con el motín (Adrián Escandar)
El viernes por la mañana comenzó la revuelta en varios pabellones de la cárcel. Cerca de las cinco de la tarde se firmó un convenio entre autoridades nacionales y delegados de los internos para terminar con el motín (Adrián Escandar)

A su vez, advirtieron que, antes de otorgar la libertad o la prisión domiciliaria a un preso, primero debe contar con la intervención de las principales afectados por el hecho delictivo que motivó la condena, según lo establecido por la Ley de Víctimas 27.372. “Al no considerar a las víctimas, sentimos que nos vuelven a matar a nuestros seres queridos que ya no tienen voz y no la tuvieron cuando perdieron la vida en manos de quienes hoy destruyen y amenazan por sus derechos”, advirtieron.

“Si el problema es el hacinamiento, se pueden utilizar espacios que en este momento se encuentran libres. La solución la tienen que encontrar ustedes. Tengan presente que optar por firmar un acuerdo otorgando libertades es garantizar la impunidad y exponer la vida de los ciudadanos de bien”, expresaron, y a su vez anunciaron que actuarán contra los magistrados que dispongan las liberaciones en situaciones de reincidencia: “Las organizaciones firmantes denunciarán como responsable a todos y a cada uno de los jueces que libere a un preso que reincida en el delito”.

La Asociación Civil Madres del Dolor acompañó el comunicado con un mensaje personal: “Familiares de víctimas y de varias ONGs nos unimos para hacer oír nuestra voz. Nosotros no nos podemos subir a los techos a gritar. Respetamos la ley. Respetamos la cuarentena. Por eso esta es la única manera que tenemos de expresarnos. Nosotros no elegimos ser familiares de víctimas. Quienes están presos, eligieron estar ahí. Solo pedimos que se cumpla con la ley”.

Seguí leyendo: