Agresión a Rolando Graña


Luego de que ayer un grupo de manifestantes opositores a Evo Morales golpeara al equipo de trabajo que lidera Rolando Graña en La Paz, Bolivia, y tras las declaraciones de la nueva ministra de Comunicación boliviana, que amenazó a periodistas locales y extranjeros por cometer presunta “sedición”, cronistas de los canales TN y Crónica sufrieron agresiones.

Amenazas y agresiones a periodistas y profesionales de la comunicación, ataques contra instalaciones de radios, canales de televisión y diarios son algunos de los actos de intimidación que están ocurriendo en las últimas horas en el marco de las protestas sociales que comenzaron luego de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

Tras las agresiones a los distintos cronistas y sus compañeros de trabajo, el equipo de TN fue evacuado del hotel donde se estaban hospedando. El operativo fue llevado a cabo por un grupo de élite de una fuerza de seguridad argentina.

El traslado del equipo de TN


Al respecto, el Canciller Jorge Faurie aseguró que “todos los equipos de los diferentes medios de comunicación que estaban cubriendo los acontecimientos en Bolivia están a resguardo, en un lugar apropiado. Algunos otros están en contacto con personal del consulado y la embajada. La embajada trabajó de manera eficiente para ubicar a los periodistas y llevarlos a un lugar en seguridad”.

Agresión a equipo de TN en Bolivia


Esta tarde, la cronista de TN Carolina Amoroso fue interrumpida mientras hacía su trabajo por una mujer que empezó a gritar “váyanse de mi país”. Cuando Amoroso intentó darle la palabra para que dijera lo que quisiera, la mujer dijo: “No tengo nada que hablar contigo, ¿para qué?, ¿para que cambies mi discurso? A mí qué me importa que estés en vivo”. A continuación, varias personas rodearon al camarógrafo Federico Gandolfi y empezaron a gritar frente a la cámara y amenazaron e increparon a ambos.

Uno de los manifestantes que atacó al equipo de TN
Uno de los manifestantes que atacó al equipo de TN

Más tarde, mientras el equipo de Crónica TV trabajaba en el centro de La Paz, otro grupo de manifestantes los increpó y los periodistas fueron perseguidos hasta su hotel.

Todo esto se dio luego de que ayer Rolado Graña y su equipo fueran agredidos mientras trabajaban en La Paz, al tiempo que un grupo de trabajo de Telefé también sufriera intimidaciones.

Al conocerse la situación de los trabajadores de prensa, la Cancillería argentina solicitó mediante un comunicado a las autoridades en ejercicio del poder en Bolivia velar por la seguridad e integridad física de los medios argentinos presentes en territorio boliviano, trabajando en la cobertura de los sucesos que son de público conocimiento. Y añadió que el consulado argentino en La Paz ya tomó contacto con los periodistas argentinos.

El Gobierno Argentino solicitó a las autoridades en ejercicio del poder en Bolivia velar por la seguridad e integridad física de los medios argentinos presentes en territorio boliviano, trabajando en la cobertura de los sucesos que son de público conocimiento”, detalló el comunicado de la cartera que conduce Jorge Faurie.

En esa línea, sostuvo que “por otro lado, el Consulado General de Argentina en La Paz ya tomó contacto con los periodistas argentinos a raíz de las situaciones de violencia a las que fueron sometidos en estas últimas horas y se continuará en seguimiento de la situación para asegurar la defensa de la libertad de prensa y la asistencia a los ciudadanos argentinos”.

En diálogo con Crónica TV, el presidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) Daniel Dessein, aseguró que lo que está sucediendo con las agresiones a la prensa es “una situación muy grave, condenamos las agresiones y manifestamos nuestra solidaridad. Nos comunicamos con el Canciller (Faurie), que nos informó que la Embajada argentina en Bolivia estaba realizando las gestiones para intentar garantizar la seguridad de los periodistas. Nos preocupó mucho las declaraciones de la Ministra (de Comunicación) Lizárraga, que amenazó con utilizar la ley de sedición contra periodistas. Es una situación muy crítica que está avanzando negativamente y nos genera mucha preocupación".

Finalmente, a última hora del jueves ADEPA informó a través de su cuenta de Twitter que el subsecretario de Seguridad de la Nación, Gerardo Milman, confirmó que “todos los periodistas argentinos en La Paz, Bolivia, están a salvo”.

La ministra de Comunicación de Bolivia, Roxana Lizárraga, había amenazado a la prensa boliviana e internacional con acusarla de sedición “si no cumplen con su trabajo”. “La prensa tiene todas las garantías para trabajar y aquellos periodistas o pseudoperiodistas que estén haciendo sedición se va a actuar conforme a la ley, porque lo que hacen algunos periodistas, bolivianos o extranjeros, es causar sedición en nuestro país y por eso responderemos con la ley boliviana”, afirmó Lizárraga en una improvisada conferencia de prensa.

Al ser consultada sobre si las autoridades del gobierno de la presidente interina Jeanine Áñez tienen identificados a los supuestos trabajadores de prensa que habrían causado “sedición”, respondió que “ya se tiene identificados a quiénes serían los periodistas” y adelantó que “el ministro de gobierno va a tomar las medidas necesarias”.

Roxana Lizárraga, la ministra de Comunicaciones de Bolivia, sobre las agresiones a los periodistas.


Tras esas declaraciones, Lizárraga habló con el canal TN y afirmó: “No he hecho ninguna declaración de que la prensa internacional esté haciendo sedición, existen los bloggeros digitales en el país, existe una embajada de Cuba y Venezuela que están utilizando sus medios y sus redes para desinformar y convocar a un enfrentamiento entre bolivianos. Eso se llama sedición y es un delito”.

“Las mentiras, la falta de honestidad, el desvirtuar lo que pasa en un país, el tratar de generar convulsión, eso sí es sedición y no es trabajo periodístico. Debe haber imparcialidad, es lo único que estamos pidiendo quienes estamos en este gobierno de transición”, concluyó.

Poco antes de la declaración de la ministra, el camarógrafo de Telefé Lucio Gómez, que ayer fue agredido mientras realizaba su cobertura, anunció en un video publicado en las redes sociales que el canal evacuaría a su equipo en las próximas horas de la capital boliviana tras haber sido acusado de sedición por el actual gobierno boliviano.

En diálogo con A24, el Canciller Faurie dijo que las declaraciones de Lizárraga fueron “atentatorias contra el ejercicio de la tarea periodística, contraria al criterio de libertad de prensa, que defendemos a ultranza”. “La labor de los equipos de prensa que están en Bolivia quieren informar a los argentinos sobre lo que se vive en Bolivia y la afirmación de que es sedición es infeliz”, agregó.

En tanto, concluyó: “Estamos procurando entrar en contacto con el encargado del área de relaciones exteriores para expresar nuestra disconformidad. Defender la libertad de prensa en cualquier lugar del mundo es una de las tareas para reforzar el sistema democrático”.

Seguí leyendo: