El aberrante hecho ocurrió en la madrugada del domingo, en inmediaciones del boliche Pueblo Límite (foto de archivo)
El aberrante hecho ocurrió en la madrugada del domingo, en inmediaciones del boliche Pueblo Límite (foto de archivo)

Una adolescente de 17 años fue violada en inmediaciones del complejo bailable Pueblo Límite, en la ciudad de Villa Gesell, y un joven que trabaja como "tarjetero" para ese local bailable fue detenido como principal sospechoso del abuso.

Según consta en la denuncia que la propia víctima realizó en la Comisaría de la Mujer de Pinamar, el aberrante hecho ocurrió entre las 5:30 y las 6 de la madrugada del domingo, cuando se estaba por retirar junto a dos amigas del boliche ubicado en la tradicional avenida Buenos Aires, en la entrada a la ciudad balnearia.

Fuentes policiales y judiciales informaron que en base a los datos aportados por la joven, efectivos de la SubDDI y de la comisaría cuarta de Villa Gesell iniciaron una pesquisa, obtuvieron testimonios y analizaron las cámaras de seguridad de la zona.

El tradicional boliche está ubicado en avenida Buenos Aires, en la entrada a la ciudad balnearia (foto de archivo)
El tradicional boliche está ubicado en avenida Buenos Aires, en la entrada a la ciudad balnearia (foto de archivo)

De inmediato, la fiscal Verónica Zamboni ordenó la detención como sospechoso de un joven de 18 años que trabaja como "tarjetero" del complejo bailable. Según las fuentes, la policía lo detuvo ayer al mediodía en su casa, de la mencionada localidad balnearia.

La víctima contó que al acusado lo había contactado hacía un mes a través de Instagram, pero recién el sábado por la noche lo conoció en la entrada del boliche. Los voceros añadieron que la chica y sus dos amigas no podían entrar al local porque eran menores de edad pero el "tarjetero" las hizo pasar.

"Hay testimonios que contaron que el joven le dio alcohol toda la noche hasta que en un momento la hizo salir y la sometió sexualmente tras arrancarle la ropa", dijo una fuente policial, que participó de la pesquisa. A los pocos minutos la chica volvió desesperada y en shock y les contó a sus amigas que había sido abusada.

Al momento de su detención, el joven tenía las mismas prendas de vestir que tenía esa noche, por lo que fueron secuestradas por la policía para peritajes y los investigadores comprobaron que tenía rasguños en el cuello compatibles con una defensa por parte de la víctima.

Los voceros policiales agregaron que el sospechoso tenía antecedentes penales en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil por "robo" y "venta de estupefacientes", aunque como mayor no era investigado por ningún delito.

En tanto, los médicos forenses de Pinamar que evaluaron a la adolescente constataron que presentaba signos coincidentes con una violación y una herida en uno de sus brazos, indicó una fuente de la investigación.

El acusado, cuya identidad no trascendió, quedó alojado en una dependencia policial y en las próximas horas será indagado por la fiscal Zamboni, quien pidió al juzgado de garantías 6 de Dolores la conversión de la aprehensión en detención, en el marco de la causa por "abuso sexual con acceso carnal".

Con información de Télam

Seguí leyendo: