El teniente general Jorge Raúl Carcagno fue titular de la fuerza durante las presidencias de Héctor J. Cámpora, Raúl Lastiri y los primeros meses de Juan Domingo Perón
El teniente general Jorge Raúl Carcagno fue titular de la fuerza durante las presidencias de Héctor J. Cámpora, Raúl Lastiri y los primeros meses de Juan Domingo Perón

En el pasado cuando los comandantes en jefe del Ejército dejaban su función y pasaban a retiro nunca dejaban de mantener una relación con la institución. En distintas ocasiones eran convocados por el Jefe titular para ser informados sobre una cuestión urgente o, en la mayoría de los casos, escuchar una exposición sobre la situación del momento y dar alguna opinión al respecto.

En el caso del teniente general Jorge Raúl Carcagno, titular de la fuerza durante las presidencias de Héctor J. Cámpora, Raúl Lastiri y los primeros meses de Juan Domingo Perón, su asistencia al Edificio Libertador apenas registro escasas oportunidades.

Antes del golpe del 24 de marzo de 1976 asistió a una ceremonia convocada por el teniente general Leandro Anaya en la que le fueron entregadas sus fojas de servicios. La foto registrada en la ocasión revela que la amistad de otros tiempos había quedado de lado. Carcagno era poco proclive a disimular.

Durante la dictadura mantuvo una posición distante con Jorge Rafael Videla y Roberto Viola. No fue el caso con Leopoldo Fortunato Galtieri, como veremos, con el que mantuvo una relación respetuosa y afable.

El 6 de diciembre de 1977 le envió a Videla un largo memorándum en el que expuso "problemas esenciales" que a su juicio "afectan o pueden afectar la SEGURIDAD NACIONAL". Merece recordarse que el 2 de mayo de 1977 se había comunicado oficialmente el fallo arbitral sobre el litigio con Chile del canal de Beagle. El fallo de los cinco jueces de la Corte "ad hoc" designada por la Argentina y Chile, eran representantes de los Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Suecia y Nigeria, resultó francamente favorable a las aspiraciones chilenas de extender su presencia al océano Atlántico. Así nació un conflicto que llevaría al país en diciembre de 1978 al borde de la guerra con Chile.

La resolución de la Corte Arbitral causó indignación en el gobierno militar, y también entre la clase política: por ejemplo, el 4 de octubre de 1977, varios dirigentes solicitaron públicamente el rechazo del fallo del Beagle, entre otros de Raúl Alfonsín, Miguel Unamuno, Eloy Próspero Camus y Roberto Ares.

El trabajo de Carcagno a Videla comenzó tratando críticamente la estructura de poder elaborada por los jefes del Proceso de Reorganización Nacional en la que cada fuerza disponía de un tercio del poder político: "Se trata de un Gobierno de carácter colegiado con todos los inconvenientes propios del sistema".

El trabajo de Carcagno a Videla comenzó tratando críticamente la estructura de poder elaborada por los jefes del Proceso de Reorganización Nacional en la que cada fuerza disponía de un tercio del poder político
El trabajo de Carcagno a Videla comenzó tratando críticamente la estructura de poder elaborada por los jefes del Proceso de Reorganización Nacional en la que cada fuerza disponía de un tercio del poder político

Luego agrega que "por razones que ignoro, el Comandante en Jefe del Ejército es designado para cubrir el mencionado cargo, reteniendo el de integrante de la Junta Militar y además el de conductor de la Fuerza… con evidente deterioro para su imagen".

Existía un poder tricéfalo y hay que recordar que siete meses más tarde se crea la figura del "cuarto hombre" y Videla deja la comandancia del Ejército en manos de Roberto Eduardo Viola y pasa a ser Presidente de la Nación dependiendo de la Junta Militar.

Carcagno intenta modificar el sistema al aconsejar: "Resulta necesario darle una solución urgente a este problema, asumiendo el Ejército a través de su Comandante en Jefe en ejercicio de la Presidencia, la mayor cuota de poder político, lo que exigirá modificar o reemplazar el Estatuto actualmente en vigencia". Es sabido que su consejo no fue tenido en cuenta.

"La pugna por el poder político, acompañada por el declinar del accionar subversivo, amenaza la cohesión interfuerzas (y) el problema más serio está radicado en los presuntos objetivos personales de proyección en el campo político del comandante de la Marina" (Emilio Eduardo Massera).

Tras rozar las cuestiones relacionadas con el Presupuesto para las FF.AA.; "la pérdida de la cohesión institucional y la disciplina" en el Ejército "producto de las dificultades del Comandante para conducir la Institución", se refiere a la relación con Chile inclinándose por "rechazar el Laudo Arbitral" y termina observando "los objetivos expansionistas" de Brasil en América del Sur.

En el punto “Propuestas y Solución Política” advirtió: “los lapsos en que los pueblos prestan su consentimiento a gobiernos de fuerza se reducen cada vez más”
En el punto “Propuestas y Solución Política” advirtió: “los lapsos en que los pueblos prestan su consentimiento a gobiernos de fuerza se reducen cada vez más”

Su mirada más audaz dado el tiempo que se vivía la fija en el punto "Propuesta y Solución Política", cuando asevera que "los lapsos en que los pueblos prestan su consentimiento a gobiernos de fuerza se reducen cada vez más. El 29 de Mayo de 1969 (el Cordobazo), a tres años del Gobierno Militar (de Juan Carlos Onganía) marcó la iniciación de un proceso de deterioro político cada vez más acelerado que culminó el 25 de Mayo de 1973 en la forma ya conocida". Se refería a la asunción de Héctor Cámpora, con el apoyo de las organizaciones armadas terroristas.

Advierte que el gobierno de facto se puede "encontrar sorpresivamente frente a una escalada de descontento generalizado producto de una política económica que se basa en el elevado 'costo social'", al existir "casos de evidente injusticia al recaer el mayor peso de la recuperación económica en los sectores más débiles, al mismo tiempo que la especulación desalienta las inversiones productivas. A este respecto, aparece el propio gobierno como medio propulsor a través de emisiones de valores a muy alto interés".
El último párrafo constituye una observación que no fue tomada en cuenta por ninguno de los comandantes militares:

La relación con Leopoldo Galtieri

Como se ha dicho la relación con Leopoldo Fortunato Galtieri fue muy diferente. Al asumir como comandante en Jefe del Ejército, Galtieri le mandó una nota, fechada el 29 de diciembre de 1979, diciéndole que se ponía a su disposición "manifestándole que las puertas de mi despacho se encuentran abiertas para recibirlo" y Carcagno le agradeció el 21 de enero de 1980 que lo haya reconocido como ex comandante en Jefe: "Aclaro que desde mi pase a situación de retiro es la primera vez que un Comandante en Jefe al asumir tiene un gesto caballeresco de esta naturaleza". La actitud le hace decir a Carcagno que "como amigo, Usted tiene como siempre las puertas abiertas de mi casa".

La carta de Carcagno a Galtieri
La carta de Carcagno a Galtieri

Tras el primer cruce epistolar, el 31 de diciembre de 1980, el ex comandante le escribe a Galtieri reiterándole su "preocupación sobre el serio desgaste que sufre la Institución como consecuencia de ciertas actividades del personal superior" y le recuerda sus comentarios del 6 de mayo de ese año sobre una orientación para el año en curso que le dio Galtieri en mano. Se refería al documento "Orientación Estratégica" para 1980 de la que no tuvo respuesta.

Tras otro cruce de opiniones y una invitación de Galtieri a almorzar al Comando, el 18 de febrero de 1982, Jorge Raúl Carcagno le elevo un memorándum dando a "conocer una opinión sobre la situación actual que afecta seriamente la seguridad nacional".

Galtieri era en ese momento presidente de facto y las advertencias de Carcagno se realizaron en medio de un contexto político e internacional bien diferente a las notas anteriores. Entre otras cuestiones hay que decir que, a pesar de la solidez que intentaba demostrar el poder militar, la situación era tan frágil que unas simples declaraciones formuladas por el director técnico de la selección nacional de fútbol provocaron un escándalo mayúsculo.

Foto oficial de Leopoldo Fortunato Galtieri
Foto oficial de Leopoldo Fortunato Galtieri

Cesar Luis Menotti sólo reflejó en pocas palabras el enorme sentir de mucha gente. Lo que se hablaba en los bares, en las casas. Las hizo para la revista La Semana y dijo, entre otras cosas, que quería "una Argentina como la que soñaron los hombres de Mayo" y que ambicionaba la vigencia de la Constitución Nacional. También lamentó no ver a la "Negra" Sosa por televisión y otras definiciones que, como bien aclaró "lo mismo que dije esta vez lo dijo nuestra Iglesia con otros términos y desde otra posición, pero en sustancia es lo mismo. Desearía la revisión de errores, o la solución de problemas que nos ahogan, que todos vemos".

Sus declaraciones fueron analizadas por la Junta Militar donde causaron "profundo malestar". También causaron "un profundo disgusto" en el presidente de la AFA, Julio Grondona: "Al fin y al cabo se trata de un empleado que cobra 15.000 millones de pesos viejos por mes", dijo "alguien" de la AFA. Como si su cargo en la dirección técnica de la selección lo obligara a no formular su visión de la Argentina del momento. Se dejó trascender el rumor de que podría dejar su cargo. "Si se va Menotti, nos iremos varios", dijo el capitán de la selección, Daniel Passarella.

Las declaraciones de Menotti a una revista causaron profundo malestar a la Junta Militar (FIFA)
Las declaraciones de Menotti a una revista causaron profundo malestar a la Junta Militar (FIFA)

También se sumó a la polémica Ramón "Palito" Ortega en unas declaraciones a Revista 10: "Antes de hablar, tendría que haber tenido un poco más de dignidad y renunciar a su patrón y después criticarlo. Una persona me decía que durante tres años [Menotti] estuvo cobrando quince mil dólares sin trabajar y después critica la situación económica; ¿pero qué aportó para mejorar esa situación económica?".

La polémica también se mezcló con la revisión de los salarios de los artistas televisivos de los canales en manos del Estado. Entre otros, el sueldo de Mirtha Legrand en el canal ATC, que llegaba a 40.000 dólares mensuales. "El hecho de que accidentalmente la actividad televisiva esté manejada por el Estado no le da derecho al Estado a faltarle el respeto a un individuo como ciudadano y como profesional", dijo Gerardo Sofovich.

Finalmente el jueves 18 subió al escenario del teatro Ópera la cantante Mercedes Sosa. No cantaba en Buenos Aires desde 1978. El miércoles 25, en la habitual reunión del Gabinete presidencial el ministro Carlos Alberto Lacoste criticó ásperamente el clima opositor que se notaba en los recitales de la cantante. Tal comentario recibió como respuesta el alto contenido negativo que hubiera sido prohibir las presentaciones de la artista tucumana.

Detrás de estas polémicas la Junta Militar en el mayor secreto venía trabajando desde el 5 de enero de 1982 la Operación Azul, es decir la recuperación de las islas Malvinas que dio origen a la guerra con el Reino Unido de la Gran Bretaña.

Mercedes Sosa volvió a cantar en el Ópera, y el contralmirante Lacoste criticó ásperamente el clima opositor que se notaba en los recitales de la cantante
Mercedes Sosa volvió a cantar en el Ópera, y el contralmirante Lacoste criticó ásperamente el clima opositor que se notaba en los recitales de la cantante

Es así que el miércoles 17 de febrero de 1982, las tapas de los matutinos argentinos anunciaron que el 26 de febrero se reanudarían en Nueva York las negociaciones con Gran Bretaña por las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur. Un vocero del Foreign Office adelantó que ningún acuerdo sobre las islas sería concluido sin el consentimiento de sus habitantes.

"Las Malvinas, una necesidad" fue el título de tapa de la columna premonitoria de Jesús Iglesias Rouco en la primera página de La Prensa del jueves 18 de febrero.

"No resulta fácil saber -escribió- hasta qué punto el nuevo gobierno está dispuesto a actuar, con firmeza y decisión, en pro de la rápida recuperación de las Malvinas. […] Lo menos que se les puede pedir a los gobiernos militares es que no vacilen ante ninguna eventualidad militar cuando se trata de cuestiones de soberanía."

Al hablar de "la medida de la necesidad argentina", el "gallego" Iglesias Rouco, en aquel momento con el auxilio de influyentes fuentes en el Palacio San Martín, hizo un escaneo de las razones que decidieron a los militares a tomar la decisión del 2 de abril:

"1) El aislamiento que padece el país en lo que se refiere a los esquemas de concertación política y estratégica de Occidente, provocado por su errática política exterior de los últimos treinta años, su progresivo debilitamiento interior y más recientemente, los métodos empleados en la llamada guerra antisubversiva, que han colocado a la Argentina en una especie de ghetto internacional;

2) los resultados desfavorables del arbitraje sobre el Beagle, y ahora de la mediación papal, que supone una amenaza inminente para nuestra posición en el Atlántico Sur;

3) la penetración soviética en la zona, con la consiguiente preocupación norteamericana […]. En síntesis: si la Argentina no obtiene inmediatamente un nuevo punto de apoyo en el Atlántico Sur corre el riesgo de verse excluida de todo lo que allí se cocine".

Teniente general Jorge Carcagno durante destino en Córdoba
Teniente general Jorge Carcagno durante destino en Córdoba

El memorándum de Jorge Raúl Carcagno no hizo otra cosa que reflejar la situación que se vivía en esos días. Lo hizo con una crudeza inusual para la época y los hechos que estaban por acontecer hicieron que no mereciera una respuesta escrita. Como título del trabajo volvió a insistir en la "seguridad nacional" y las reflexiones son claramente contrarias al pensamiento de Galtieri. Entre otras cuestiones habla del "agotamiento de la capacidad política de las FF.AA." por las siguientes causas:

*"Desgaste ocasionado por el ejercicio prolongado del poder político, al que ha contribuido la constante pugna por acceder a los más importantes niveles de conducción (sensualidad del poder)".

*"Elección de una filosofía económica seudo liberal que llevó a las FF.AA. a comprometerse con un sector ultraconservador y ultra minoritario, perdiendo la posibilidad de acercamiento a mayorías nacionales."

*"Graves errores cometidos en la conducción de la política internacional".

*"Ubicación de los distintos factores de poder y en general de la masa de la ciudadanía, en oposición a la conducción política de las FF.AA.".

*"Desconocimiento de la realidad nacional, producto de la SOBERBIA de los hombres de la Institución que desde 1976 escuchan solamente a sus aliados circunstanciales en todos los sectores del espectro nacional."

Un capítulo aparte merece su opinión sobre la "angustiosa situación socio-económica", en la que advierte la "posibilidad de que el temor a la represión por parte de la masa de la población sea superado por el temor a no poseer lo indispensable para sobrevivir".

*"Explosivo crecimiento de la deuda externa, comprometiendo el desarrollo del País durante un lapso considerable".

*"Pese a constituir la lucha contra la inflación el objetivo fundamental señalado en marzo de 1976, nos encontramos, a seis años, con el 14% de incremento del índice de precios mayorista y el 11,9% de costo de vida, en Enero de 1982. Las cifras señaladas resulta tanto más graves cuando tienen lugar en un dramático cuadro recesivo".

*"Mantenimiento de una política que favorece la especulación y a los sectores financieros, en perjuicio de las actividades productivas (Capital y Trabajo)."

En el plano internacional Carcagno le dice a Galtieri algo que seguramente el presidente de facto no deseaba escuchar. Como ser: "Perdida de libertad de acción para que el Gobierno pueda elaborar y ejecutar su propia Estrategia":

*"Compromiso no desmentido de integrar fuerzas especiales para asegurar el cumplimiento de acuerdos suscriptos para la devolución de parte del territorio perdido en la guerra egipcio-israelí".

*"Decisión similar ante eventualidad de que recrudezca la lucha que se libra en Centroamérica, en especial en El Salvador y Nicaragua. Acusaciones no desmentidas de empleo de fuerzas para-militares."

*"Intervención en Bolivia apoyando al grupo militar que incluso demostró luego tenía intereses con el tráfico de cocaína. Empleo de fuerzas para-militares."

*"Falta de adopción de actitudes firmes en defensa de nuestra soberanía, en los conocidos problemas aún subsistentes del canal de Beagle, Cuenca del Plata, Malvinas y Antártida."

El documento que Carcagno le envió a Galtieri
El documento que Carcagno le envió a Galtieri

Tras observar al gobierno militar la "falta de aplicación de la filosofía del cristianismo", Carcagno termina manifestando una conclusión final.

Los hechos del 2 de abril de 1982 y sus consecuencias actuaron como un tsunami sobre la Argentina. Tras la rendición de la guarnición militar en Puerto Argentino, Galtieri fue derrocado por el Ejército y bajo la dirección del general Reynaldo Bignone se convoco a elecciones.

Las observaciones secretas de Carcagno coincidieron con las declamadas por la dirigencia política y sindical pero Jorge Raúl Carcagno no llegó a observar la concreción de sus demandas porque falleció el 23 de enero de 1983, cinco días más tarde de la muerte del ex presidente constitucional Arturo Illia.

SEGUÍ LEYENDO: