La Comic Con, uno de los eventos más esperados por los cosplayers (Nicolás Stulberg)
La Comic Con, uno de los eventos más esperados por los cosplayers (Nicolás Stulberg)

Francesca tiene 9 años y dos trajes de superhéroes. El que más usa es el de X23, un personaje de Marvel que es la heredera (o el clon o la hija o algo así) de Wolverine, una de las figuras favoritas de X-Men. Su otro traje lo tiene desde hace dos días y es el que usa ahora, una versión en negro de Spiderman. ¿De dónde salió? Del tráiler de la nueva película de Marvel. Es decir, todavía no se estrenó pero ella ya adoptó el personaje. Buscó entrevistas, bocetos, diseños que se vieron en internet y se los pasó a su padre, que le confeccionó sus dos disfraces.

El de Mauricio en cambio lo hizo él mismo. Tiene 22 años y está caracterizado de Khal Drogo, uno de los personajes de Game of Thrones. En Buenos Aires el termómetro marca cerca de 10 grados. Mauricio está en cuero resistiendo como resistiría el verdadero Khal. "¿Qué pasa por la cabeza de un cosplayer? Muchas cosas. Para estar acá hay que tener una cabeza bastante activa, hay que meterse en el personaje", dice.

En la Argentina comenzó la edición 11º de la convención que durante tres días reunirá a los fanáticos de los superhéroes, el cómic y las series, entre otros
En la Argentina comenzó la edición 11º de la convención que durante tres días reunirá a los fanáticos de los superhéroes, el cómic y las series, entre otros

La Comic Con es el encuentro de cómics, series, cosplayers, historietas y todas las variantes del mundo de fantasía más grande del mundo. En Argentina acaba de empezar la edición número 11, que se lleva adelante hasta el domingo en el centro Costa Salguero de Buenos Aires, pero en el resto del planeta lleva más tiempo. Por ejemplo, en San Diego, Estados Unidos, comenzó en 1970. En el país, a razón de dos convenciones por año, el encuentro fue creciendo. También lo hizo la cultura cosplayer, las personas que se caracterizan de personajes de fantasía.

Uno de los puntos clave en el crecimiento de la Comic Con Argentina son los invitados internacionales. Mientras que en la primera jornada se presentó el actor Chandler Riggs (Carl Grimes, el hijo de Rick en The Walking Dead), hoy sábado se esperan a Wyatt Oleff y Chosen Jacobs, dos de los actores de la última versión de It.

En San Diego, Estados Unidos, la Comic Con comenzó en 1970
En San Diego, Estados Unidos, la Comic Con comenzó en 1970

Nicolás, Juan y Camila caminan por los pasillos del centro de convenciones y son tres personajes de una serie de Netflix que se llama The Umbrella Academy. Dos de ellos tienen la cara cubierta por una enorme máscara hecha con papel maché. "Yo soy principiante en esto. Para mí surgió como un chiste: ¿qué pasa si vamos disfrazados?, dijimos. Y es absolutamente increíble pasar de ser una persona normal a una persona que llegás y te piden fotos. Es como una fama prestada, y es asombroso", dice Camila.

"Hacer cosplay además de un hobby es una manera de catarsis, de meterse en personaje y venir a eventos a divertirme", dice Nicolás. Durante los tres días de Comic Con asistirá con personajes distintos. Todos los trajes los diseña y realiza él mismo. Así lo hacen la mayoría de los cosplayers, que tendrán también su concurso durante la convención.

La convención reúne a personas de varias generaciones
La convención reúne a personas de varias generaciones

Doriana es venezolana, Eluney argentina. Se conocieron en un encuentro cosplay en Tigre hace varios meses. Doriana debutó con un traje en la Comic Con de diciembre, hace apenas seis meses. Su personaje es Capitana Marvel, una de las heroínas más nuevas: su película recién salió este año, un tiempo antes de la última Avengers. "A mí siempre me ha gustado disfrazarme, entonces de por sí ya me encanta ponerme en la piel de un personaje, no importa si estoy en una convención o en mi casa. Se trata de disfrutar del personaje que te gusta y si la gente te mira y le gusta se da una energía re linda", explica.

Aunque una es villana y la otra heroína, entre ellas las cosa fluye. Recorren los stands de la feria sacándose fotos. Hay stands de Men in Black, de Game of Thrones, de Spiderman, de Anabella 3 (a la espera de su estreno), entre decenas. Es que la Comic Con es una mezcla de homenaje a la infancia permanente con show promocional. Muchas de las marcas afines a este mundo están acá: empresas de vestimenta, de videojuegos, librerías de cómics, y de katanas incluso (¡los precios van de los $ 1500 a los $ 50 mil!).

Las entradas generales cuestan 750 pesos
Las entradas generales cuestan 750 pesos

Se espera que pasen durante todo el fin de semana cerca de 70 mil personas. Los precios de la entrada son variables, según el nivel de acceso que uno quiera. Lo básico: $750. Luego está el VIP, que permite acceder a las estrellas invitadas, sacarse una foto y retirarse feliz por la módica suma de dos mil pesos.

Lo mejor de todas formas es recorrer los pabellones prestando atención a los stands, los muñecos en exposición, la enorme cantidad y variedad de cómics que pueden conseguirse, las experiencias extrañas que ofrecen algunas estaciones, y hacerse fotos con los cosplayers más sofisticados. No se trata de mucho más que de eso: caminar para de repente encontrarse con un Caballero del Zodiaco armadura dorada y reconocerlo y volver a la infancia. O ver al fantasma de He-Man y recordar el nombre Orko. O enfrentarse a Pennywise, el payaso de It, y cruzarse de pasillo por miedo. O ver a Jack Sparrow caminando a su manera entre la gente, urdiendo acaso un nuevo plan para conseguir un barco, y acercarse y preguntarle:

—¿Jack Sparrow?

—Capitán Jack Sparrow

Tiene un revólver con solo una bala, destinada a Davy Jones. Una brújula, que le indica la dirección hacia aquello a donde verdaderamente quiere ir. Y el cráneo de su madre colgado de la cintura. Tales son los elementos característicos del personaje principal de Piratas del Caribe, inmortalizado por Johnny Depp y recuperado ahora por Rodrigo Navarro.

Un Jack Sparrow local
Un Jack Sparrow local

"Hace ya diez años que hago esto. Arranqué con personajes de terror y con Jack Sparrow planté bandera porque a la gente le gusta el Capitán", cuenta. Cualquiera que haya visto la película puede notar que sus movimientos son los del personaje, sus dientes son los del personaje, su barba trenzada, su risa, su manera de mover las manos.

¿Nadie salió de alguna de esas películas pensando en ser Jack Sparrow? ¿Nadie soñó nunca después del cine con ser el Hombre Araña o Batman?

La convención recibirá la público hasta el domingo
La convención recibirá la público hasta el domingo

Por lo general, esos pensamientos se detienen de inmediato en el muro de la realidad. Pero hay veces, sin embargo, que esa pregunta conduce hacia otro camino. Esas veces, como esta, la fantasía se prolonga. Ser un personaje de un ficción no es otra cosa que elegir el juego del desprejuicio.

Fotos: Nicolás Stulberg

Seguí leyendo