Los consumidores pueden realizaron denuncias a aquellos locales que no hayan habilitado el pago electrónico o los que ofrecen descuento por pago en efectivo (Shutterstock)
Los consumidores pueden realizaron denuncias a aquellos locales que no hayan habilitado el pago electrónico o los que ofrecen descuento por pago en efectivo (Shutterstock)

La obligatoriedad del uso de medios electrónicos como formas de pago a comercios, empresas, profesionales y monotributistas que vendan productos y servicios al consumidor final empezó a regir desde el primero de abril de 2018. La medida fue establecida por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en febrero de 2017, sujeta bajo el marco legal en la ley 27.253, promulgada el 10 de junio de 2016, con el propósito de promover la implementación de sistema de lectores de tarjetas (POS) en todos los puntos de venta del país.

La intención madre es establecer una nueva cultura comercial con estímulos a la bancarización de la oferta y combatir las ventas ilegales. Desde abril, con el vencimiento del plazo para las categorías más bajas de monotributistas, los comercios están obligados a aceptar tarjetas de débito, tarjetas prepagas no bancarias o cualquier medio equivalente en compras que excedan el valor de los diez pesos.

Alberto Abad, ex titular de la AFIP, había ironizado a principios de marzo sobre los comercios que aún no habían instalado el sistema de lectores: "El que avisa no traiciona". "Aceptar solo efectivo es un tema cultura del país. Hace un año la mitad de los comercios y monotributistas no tenían el sistema. Se está empezando a producir el cambio", celebró.

La Cámara Argentina de Supermercados y la Federación de Cámaras de Comercio de la República Argentina valoran la iniciativa porque brinda recursos financieros que fomentan las ventas y formalizan las operaciones. Pero a su vez, reclaman que el costo del sistema sea de carácter oneroso en forma permanente y que la tasa del 1,1% que cada transacción le debita al comerciante se reduzca en un cincuenta por cuento. En simultáneo, para los comercios más pequeños, con productos y flujo de ventas más modestos, la medida inspiró rechazo. Adrián Palacios, titular de la Unión de Kiosqueros de la República Argentina (UKRA), expresó su repudio: "Creemos que fue armado para que ganen los bancos y las grandes cadenas de supermercados. Es una iniciativa impulsada para su beneficio".

La imagen de un típico kiosco argentino ubicado en el Barrio Crisol Norte, Córdoba Capital
La imagen de un típico kiosco argentino ubicado en el Barrio Crisol Norte, Córdoba Capital

"No se hizo un trabajo especial dedicado para que llegue el servicio del débito a las pymes, a los kioscos, a las verdulerías, a los almacenes. Significa un problema para los dueños de comercios. Apoyaríamos la medida si existiera un acuerdo entre las tres partes: el Estadio, los bancos y los puntos de venta", denunció el presidente de la entidad que engloba a los kiosqueros de todo el país. Dijo que la cultura del débito debe llevarse a la práctica tras haber concientizado a todos los involucrados. "Y no es el caso", aseguró.

Habló de rentabilidad: "Están todos preocupados porque nos afecta verdaderamente la rentabilidad". "Internet, la línea telefónica, el papel, el aparato que hoy nos cobran 300 pesos: todo implica un gasto. La carga de Sube es nula, con la venta de cigarrillos nuestra rentabilidad es del tres por ciento, si lo vendemos con el posnet nuestro margen se achica. En algunos productos perdemos. Las comisiones son altas y eso nos perjudica en la venta", describió y lo contextualizó en un cuadro económico donde -dice- el consumo interno no se reactivó y los consumidores compran "lo justo y necesario".

Los comerciantes, chicos y grandes, exigen plazos para la adecuación de la medida. Quedan exentos de la aplicación aquellos locales ubicados en ciudades con menos de diez mil habitantes
Los comerciantes, chicos y grandes, exigen plazos para la adecuación de la medida. Quedan exentos de la aplicación aquellos locales ubicados en ciudades con menos de diez mil habitantes

Desde la AFIP comunicaron que los comercios que incumplan la normativa serán sancionados con multas que oscilan entre los $300 y los $30.000, con la posibilidad de clausuras de entre tres y diez días. Se presume que antes de establecer sanciones, se habilitará un período de adaptación con advertencias, una sugerencia que incluso emerge de otras cámaras de comercios. Las autoridades advirtieron que serán criteriosos y flexibles en el uso de la reglamentación. Desde la UKRA, ya anunciaron medidas de fuerza: "Estamos preparando una movilización a nivel nacional en caso de que nos empiecen a multar. Porque si nos ponen una multa de 30 mil pesos tenemos que cerrar el comercio, nos obligan a bajar la persiana", anunció Palacios.

En los taxis la obligatoriedad no rige. Jorge Celia, máxima autoridad de la Sociedad Propietarios de Automóviles con Taxímetro, explicó las razones: "A nosotros no nos afecta porque estamos exentos de IVA y porque no estamos en obligatoriedad de entregar factura, sino lo mismo le correspondería al tren o al subte". Sin embargo, desde el sector promueven la incursión del débito como forma de pago: "Hemos estimulado y realizado campañas a favor porque queremos que el avance tecnológico llegue al taxi. Estamos tratando de masificarlo".

Algunos taxistas ya cuentan con el servicio de posnet, aunque en su caso no sea obligatorio (NA)
Algunos taxistas ya cuentan con el servicio de posnet, aunque en su caso no sea obligatorio (NA)

Ya circulan taxis que ofrecen el servicio de pago electrónico aunque son iniciativas individuales. Celia respeta la decisión de cada conductor que lo utiliza como una opción para seducir clientes, pero conserva críticas hacia la implementación absoluta: "Los costos son muy altos y hay que tener en cuenta lo que se demoraría en cobrar el ingreso generado en el día. Implicaría un cambio cultural muy grande en el taxista y en el pasajero".

Desde la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA), Sandra González, en diálogo con Radio La Red, advirtió la escasa información sobre el tema: "Falta mayor difusión y también mayor educación a la hora de saber cuáles son nuestros derechos como consumidores y lo que podemos reclamar". Entendió que "debe haber un programa para tratar de eliminar costos para el comerciante", y a su vez enumeró los rubros que registran más quejas de los usuarios por aceptar "solo efectivo": verdulerías, carnicerías, supermercados chinos, kioscos, estacionamientos y taxis. "También si llamas a un plomero o cerrajero a domicilio tenes que tener la posibilidad de pagar con débito", agregó.

La legislación, que ofrece además beneficios impositivos a los comercios que apliquen la medida, ya está vigente. Pero se permite licencias que obedecen a la dimensión del paradigma cultural que está alterando. A pocas horas de su implementación, algunos sectores ya pronunciaron su inquietud.

Seguí leyendo: