Qué es la terapia génica y cómo un virus podría protegernos del COVID-19

Un estudio publicado en The Lancet da cuenta del primer ensayo realizado en humanos, en China, para probar una vacuna que tiene la particularidad de ser generada dentro del cuerpo humano. Los pormenores del hallazgo

En Wuhan, China, se probó la primera vacuna contra el coronavirus en humanos (Shutterstock)
En Wuhan, China, se probó la primera vacuna contra el coronavirus en humanos (Shutterstock)

Desde diferentes lugares del mundo surgen investigaciones en busca de una vacuna eficaz para prevenir el coronavirus, así como un tratamiento efectivo para dar respuesta a quienes padecen la enfermedad.

Uno de los estudios más avanzados surgió de la propia Wuhan, la ciudad china que vio nacer el “nuevo coronavirus”, allá por noviembre de 2019. Se trata de un estudio no randomizado, que en su fase 1 probó la seguridad de una vacuna contra el SARS-CoV-2 en 108 pacientes de 18 a 60 años.

Según la publicación de The Lancet, la vacuna “es tolerable e inmunogénica (esto es, que produce respuesta inmunitaria) a los 28 días después de la vacunación”. Y destaca que “la mayoría de las reacciones adversas que se informaron en todos los grupos de dosis fueron de gravedad leve o moderada”.

Pero lo innovador y paradójico de esta investigación es que los científicos utilizaron una estrategia de terapia génica para inocular un adenovirus recombinante tipo 5 (Ad5) en el organismo y así lograr “la producción de la vacuna dentro de las células humanas”.

Consultado por Infobae, el biólogo y doctor en ciencias Federico Prada evaluó que “lo que se visualiza es que produce una respuesta inmunológica; el tema es que no en todos los casos significó protección eficaz”. “Es decir, la respuesta por un lado es cómo el sistema inmune reacciona frente a un agente foráneo -ahondó el director de la licenciatura Bioinformática y la licenciatura en Biotecnología de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE)-. Ahora bien, en función de cómo reacciona eso puede llevar a la generación de memoria o no y si genera memoria, la memoria tiene dos tipos (la humoral, que es la relacionada con la generación de anticuerpos y la celular que es la relacionada con los linfocitos T). Cuando se genera memoria, ésta no siempre es efectiva para proteger a la persona, y eso todavía no está probado por lo menos en esta vacuna”.

Lo innovador y paradójico de esta investigación es que los científicos utilizaron una estrategia de terapia génica para inocular un adenovirus recombinante tipo 5 (Ad5) en el organismo (Shutterstock)
Lo innovador y paradójico de esta investigación es que los científicos utilizaron una estrategia de terapia génica para inocular un adenovirus recombinante tipo 5 (Ad5) en el organismo (Shutterstock)

Y tras destacar que "el foco en esta enfermedad sería probar la vacuna en mayores de 60, cosa que no hizo este estudio, por lo cual tiene sus 'baches' este trabajo", consideró que "lo más interesante es cómo se hace el delivery de la vacuna".

Cuando se genera una vacuna se puede utilizar un virus atenuado, que está inactivado (fueron las primeras vacunas históricamente generadas en la historia moderna) o puede ser parte del virus o del microorganismo, esto quiere decir que si se tiene la posibilidad de producir o purificar alguna proteína o alguna molécula del patógeno que genere inmunogenicidad se inyecta eso con un complejo adyuvante, es decir con un entorno adecuado”, comenzó a explicar Prada, quien remarcó que “la vacuna no es solamente la proteína o el virus sino que es una serie de moléculas que hacen a la viscosidad, a la presentación a la permanencia en el organismo; es mucho más compleja la constitución de una vacuna”.

Y en este caso “lo más sorprendente es que la vacuna se va a generar dentro del organismo de la persona vacunada y esto es maravilloso”, continuó el experto. “Lo que ocurre es lo siguiente: la vacuna está conformada por un vector adenoviral (así se llama cuando el virus está ingenierizado), que es un virus muy fácil de manejar ya que su material genético es ADN doble cadena, como si fuera una herramienta casi preparada para hacer ingeniería genética en células de mamífero -graficó Prada-. Tiene una excelente tasa de transducción, entra dentro de las células y una vez que está dentro, el ADN del vector comienza a traducirse y a producir la proteína que va a generar el efecto inmunológico en la propia célula de músculo”.

“Uno no está vacunando con la proteína ni con un virus atenuado, sino con una maquinaria de producción de la vacuna dentro del organismo”, enfatizó.

"Lo más importante es que se detecte de una manera certera que posvacunación haya una protección eficaz de la persona cuando se enfrenta al virus" (Shutterstock)
"Lo más importante es que se detecte de una manera certera que posvacunación haya una protección eficaz de la persona cuando se enfrenta al virus" (Shutterstock)

Así, esa proteína producida por el vector, que es la espiga de tamaño completo del virus, “se produce dentro de la célula muscular y una vez en ella, tiene una estrategia de ingeniería genética para que la molécula se exporte y salga de la célula naturalmente”. “Y eso hace que llegue a enfrentarse al sistema inmune y se desencadene toda la respuesta inmunológica de memoria como si la persona hubiera tenido contacto con el coronavirus”, señaló el especialista.

“Eso va a generar toda una respuesta y permitirá medir distintos escalones de eficiencia: el primer escalón es que se generen anticuerpos contra esa proteína, es decir que haya memoria humoral, y que los linfocitos T también la reconozcan -puntualizó-. Pero el segundo escalón y el más importante es que se detecte de una manera certera que posvacunación haya una protección eficaz de la persona cuando se enfrenta al virus”.

Para Prada, “esto no es fácil de comprobar, porque habría que hacer una infección deliberada de personas vacunadas y si bien hay muchas personas de movimientos pro vacunas anotadas como candidatas para llevar a cabo este tipo de estudios, es un estudio controvertido, si bien es una manera rápida de verificar si la vacuna es eficaz”. La otra es “simplemente vacunar a personas que no tuvieron el virus y dejarlas años y testear si en algún momento se enferman, lo cual lleva mucho tiempo y no es redituable a nivel de las necesidades que hoy en día existen”.

Sobre la terapia génica

Esa proteína se produce en un entorno de ingeniería genética tal que se exporta de la célula y a partir de ese momento comienza a interactuar con el sistema inmune (Shutterstock)
Esa proteína se produce en un entorno de ingeniería genética tal que se exporta de la célula y a partir de ese momento comienza a interactuar con el sistema inmune (Shutterstock)

“Es un acercamiento, un approach clínico experimental originado en los conocimientos de la biología molecular y la ingeniería genética, que permite el tratamiento de enfermedades no con fármacos sino más bien con la corrección de la información genética defectuosa en los pacientes”. Prada destacó que la estrategia fue creada con ese origen, y que “hoy en día se utiliza mucho para experimentación, no sólo para la clínica”.

Y tras destacar que “hay algunos productos en el mundo ya aprobados de terapia génica”, detalló que “en algunos casos éstos consisten en vectores virales (virus modificados genéticamente para que pierdan la actividad con la que se encuentran en la naturaleza) y que funcionan como excelentes transportadores de información genética a las células que se quiere tratar”.

“De esta manera el vector llega a la célula, interactúa con sus receptores, entra, y en lugar de cumplir su ciclo vital lo que hace es poner en marcha la maquinaria molecular necesaria para producir la proteína de interés, por ejemplo, una proteína que puede estar mutada o ausente y que lleve a la patología”, ahondó el bilólogo, quien concluyó: “En el caso de esta vacuna Ad5-nCoV el adenovirus es el adenovector que se está utilizando, que lo que hace es entrar a la célula muscular utilizando los receptores de la superficie de estas células, interactúa, entra, descarga su material y comienza a producir la proteína de largo completo de spikes. Esa proteína se produce en un contexto especial y en un entorno de ingeniería genética tal que se exporta de la célula y a partir de ese momento comienza a interactuar con el sistema inmune, adiestrándolo para que esa proteína comience a ser reconocida como un elemento foráneo del cual amerita generar una memoria tanto humoral como celular”.

SEGUÍ LEYENDO

Un prestigioso experto en vacunas asegura que el coronavirus está “adaptado de manera única para infectar a los humanos”



MAS NOTICIAS

Te Recomendamos