El nuevo espécimen fue descubierto la semana pasada (Foto: Mark-Oliver Roedel)
El nuevo espécimen fue descubierto la semana pasada (Foto: Mark-Oliver Roedel)

Una nueva especie de serpiente que es capaz de morder sin abrir su fauces y que puede saltar una distancia igual a la longitud de su cuerpo, acaba de ser descubierta en el occidente de África.

Los tres nuevos especímenes, que hasta el momento no habían sido estudiados, fueron descubiertos por un grupo de científicos en las selvas tropicales del sureste de Guinea y el noroeste de Liberia.

Se trata de un nuevo tipo de vipérido cuya característica principal es que sus colmillos sobresalen en los costados de su hocico. Esta particularidad le permite cazar a sus presas desde ángulos inusuales y sin tener que abrir su boca en lo absoluto.

Precisamente es por su inusual fisiología que estas serpientes no pueden ser manipuladas como al resto, a las que solo basta sostener de la cabeza.

Su prinicipal característica son los colmillos que sobresalen por los costados (Foto: Johan Marais)
Su prinicipal característica son los colmillos que sobresalen por los costados (Foto: Johan Marais)

Aunque su veneno no es capaz de matar a un ser humano, su mordedura puede causar una grave necrosis tisular que podría provocar la pérdida de alguna extremidad.

La nueva especie ha sido nombrada Branch's Stiletto, o Atractaspis branchi, en honor a William Branch, un herpetólogo sudafricano que falleció en febrero de 2017.

Vive en áreas de selva tropical virgen y en los bordes de los bosques occidentales de Alta Guinea; una región conocida por su fauna única y diversa.

El equipo que hizo este nuevo descubrimiento estuvo liderado por el Dr. Mark-Oliver Roedel, quien trabaja para el Museo de Historia Natural de Berlín.

Branch’s Stiletto o Atractaspis branchi (Foto: Wikipedia)
Branch’s Stiletto o Atractaspis branchi (Foto: Wikipedia)

El primero de estos especímenes fue encontrado la semana pasada en una zona boscosa de Liberia.

Al tratar de recogerla, la serpiente trató de esconderse y en un momento dado los colmillos que reposan en el costado de su boca quedaron a la vista de los científicos.

El equipo informó que el reptil saltó distancias casi tan largas como su cuerpo para tratar de alejarse.

Los otros dos especímenes fueron descubiertos en medio de un plantío de banano, ubicado en el sureste de Guinea y a 27 kilómetros de donde se encontraba el primero.

Los científicos explicaron que aún hacen falta estudios para recopilar más información sobre sus necesidades ecológicas y sus propiedades biológicas; los detalles del hallazgo fueron publicados en la revista Zoosystematics and Evolution.