Para el infectólogo Eduardo López podría aplicarse la vacuna Moderna como segunda dosis de Sputnik V

El médico del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y asesor presidencial en materia de pandemia aseguró que, tras vacunar a los adolescentes con factores de riesgo, “van a estar sobrando dosis de Moderna” que podrían combinarse como segunda dosis para los mayores de 50 años, tanto para quienes recibieron AstraZeneca como Sputnik V

Podrían combinarse las vacunas de Sputnik y Moderna, según López
Podrían combinarse las vacunas de Sputnik y Moderna, según López

Eduardo López, jefe de la División Clínica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, reveló hoy la posibilidad de que las vacunas contra el COVID-19 de Moderna, donadas por el gobierno de EEUU, puedan ser usadas para inocular a las personas mayores de 50 años que hayan recibido como primera dosis la de AstraZeneca o Sputnik V. Esta probabilidad, dijo, ocurriría ante la demora en la que están incurriendo los laboratorios que proveen ambas vacunas. De las 3,5 millones de los inoculantes de Moderna que ingresaron al país, unas 900 mil serán utilizadas en primer lugar para proteger a los adolescentes de 12 a 17 años con factores de riesgo.

Pero “van a estar sobrando dosis de Moderna y en ese sentido es muy probable que se pueda homologar lo que se hizo en Europa, (aplicar) AstraZeneca con la vacuna de Moderna o de Pfizer y nosotros, Sputnik y segunda dosis de Moderna”, aseguró López en diálogo con María Laura Santillán, en “La mañana de CNN” por CNN Radio.

Además, el asesor presidencial, confió en que durante “la segunda semana de agosto va a terminarse el estudio de combinación de vacunas con primera dosis de Sputnik y la segunda de AstraZeneca y la vacuna Sinopharm y vamos a tener datos” sobre la eficacia en la generación de anticuerpos contra el COVID-19.

Ante la preocupación general por la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19, la Ciudad de Buenos Aires avanza con el estudio científico en el que se evalúa la combinación de la primera dosis del suero ruso con las formulaciones de AstraZeneca, Sinopharm y ahora Moderna, con el fin de obtener resultados de seguridad y eficacia para completar los millones de esquemas de vacunación pendientes.

López, uno de los asesores del Ministerio de Salud de la Nación en temas vinculados con la pandemia de COVID-19, admitió el “retraso” que existe en el país en torno de la aplicación de las segundas dosis y señaló que la estrategia de vacunar a la mayor parte de la población con una primera aplicación ya debe ser superada, para ir por la inmunización con el esquema completo, a raíz de la aparición de mutaciones del SARS-CoV-2 mucho más contagiosas, como la Delta.

Además, en Argentina, “cometimos el error de no haber aceptado la vacuna de Pfizer”, reconoció en referencia al conflicto generado con ese laboratorio tras la aprobación de la ley de vacunas, que trabó las negociaciones.

En Argentina, “se privilegió lo que venía haciendo Inglaterra que era vacunar a muchos con una dosis sin saber lo que pasó con las variantes, que fue el gran tema”, dijo en referencia a la Delta, que modificó la estrategia. Pero “aceptando eso como un atraso en la vacunación, tenemos que pensar para vacunar con dos dosis a la mayor cantidad de población”.

“La estrategia de dar una dosis a mucha gente fue útil, pero no es tan útil cuando cuando aparecieron las variantes de alta transmisibilidad y que evaden el sistema inmune” (EFE/Martin Alipaz/Archivo)
“La estrategia de dar una dosis a mucha gente fue útil, pero no es tan útil cuando cuando aparecieron las variantes de alta transmisibilidad y que evaden el sistema inmune” (EFE/Martin Alipaz/Archivo)

La estrategia de dar una dosis a mucha gente fue útil, pero no es tan útil cuando cuando aparecieron las variantes de alta transmisibilidad y que evaden el sistema inmune”, dijo, y consideró que, a raíz de lo conversado por el comité asesor con el gobierno, “en agosto” las personas que ya superaron el plazo de tres meses desde que recibió la primera inyección de Sputnik V “va a poder vacunarse con dos dosis”.

“Estamos atrasados con las vacunas”, reconoció, pero “la buena noticia es que en el mes de agosto se va a considerar el mes de la vacunación de COVID para tratar de dar a las dos dosis a todos los mayores de 50 años” y también a los adolescentes con comorbilidades. Además, recordó “vamos a comenzar con la vacunación a los adolescentes de 12 a 17 años con la vacuna de Moderna”. Todo esto implicará “un salto cualitativo y cuantitativo” en el plan de vacunación.

Respecto del debate que se está produciendo en algunos países en torno de la necesidad de aplicar una tercera dosis, López precisó que eso “depende mucho de cómo circule la cepa Delta”. En este sentido, aclaró que la decisión de los gobierno de Uruguay y Chile de vacunar con un refuerzo a su población tiene que ver con que las primeras vacunas “fueron de menor eficacia que las vacunas vectoriales y las de tipio Moderna o Pfizer”. En ambos países, dijo, se utilizó la “vacuna china Coronavac”

En cambio, “en el caso de Israel, que tiene una buena cantidad de Pfaizer y Moderna, con lo cual va a dar una tercera dosis para ver si puede lograr la famosa y buscada inmunidad de rebaño”.

Ante la preocupación general por la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19, la Ciudad de Buenos Aires avanza con el estudio científico en el que se evalúa la combinación de la primera dosis del suero ruso con las formulaciones de AstraZeneca, Sinopharm y ahora Moderna, con el fin de obtener resultados de seguridad y eficacia para completar los millones de esquemas de vacunación pendientes.

El estudio de combinación en CABA comenzó con la selección de 180 personas que ya habían recibido una dosis de la Sputnik V. A 60 de estos se les aplicó el componente 2 del suero ruso; a otros 60 la vacuna de Sinopharm y a los restantes la de AstraZeneca (EFE/ Jeffrey Arguedas/Archivo)
El estudio de combinación en CABA comenzó con la selección de 180 personas que ya habían recibido una dosis de la Sputnik V. A 60 de estos se les aplicó el componente 2 del suero ruso; a otros 60 la vacuna de Sinopharm y a los restantes la de AstraZeneca (EFE/ Jeffrey Arguedas/Archivo)

Los estudios de combinación de vacunas que comenzaron el pasado 7 de julio con las vacunas de AstraZeneca y Sinopharm siempre como segundas dosis de personas ya vacunadas con una de Sputnik V. Y que en los últimos días se sumó a los ensayos la vacuna de Moderna y se realizarán observaciones de los estudios de laboratorio a los 21 y 28 días de aplicadas para confirmar su grado de eficacia contra la enfermedad. Esta última novedad ha sido posible gracias a la llegada en julio de 3,5 millones de dosis de la vacuna de Moderna (plataforma ARN mensajero) al país.

Al lanzar el ensayo el pasado 2 de julio el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quiros, dijo: “Vamos a estar iniciando este martes con un pequeño grupo de candidatos, entre jueves y viernes haremos todas las intervenciones para las personas que se tienen que vacunar, y en tres semanas exactamente tendremos los resultados de laboratorio”. Una vez obtenidos esos resultados, “en uno o dos días se analizan” y “luego vamos a comunicarlos para determinar las oportunidades que tenemos”, agregó.

El estudio de combinación en CABA comenzó con la selección de 180 personas que ya habían recibido una dosis de la Sputnik V. A 60 de estos se les aplicó el componente 2 del suero ruso; a otros 60 la vacuna de Sinopharm y a los restantes la de AstraZeneca. De esta forma no solo se monitorearán los niveles de seguridad de la combinación, sino que también se podrá comparar si los porcentajes de inmunización (los anticuerpos) son similares a los que se obtendría en caso de aplicar las dos dosis de la Sputnik V.

El doctor López afirmó en ese momento que el estudio también se estará haciendo en una segunda parte para mayores de 65 años en alrededor de 200 individuos. “El objetivo del estudio de combinación de vacunas es generar una respuesta inmunológica eficaz y segura, igual que si uno utilizara el segundo componente de Sputnik V en personas que ya se inocularon con la primera dosis de la vacuna rusa”.

“Si llegara a nuestro país la vacuna de Cansino, sería interesante sumarla a estos estudios, ya que ésta tiene el mismo componente vectorial, que es el adenovirus 5. Estoy esperanzado en ver los resultados a partir de los 28 y 45 días respecto de la combinación con AstraZeneca y Moderna. No tengo tantas expectativas con Sinopharm”, agregó el experto.

“Vamos a evaluar sobre todo reacciones adversas en el primero o segundo día, si hay dolor, fiebre o cansancio para analizar si esa combinación tiene mayores efectos; luego haremos un seguimiento clínico de dos semanas y a los 21 días mediremos el grado de inmunidad que despertaron las vacunas”, había anticipado Quirós.

Según el funcionario porteño, el cruce de vacunas “es seguro y eficaz” y pueden dar “incluso más defensas que la doble dosis de Pfizer”. “El trabajo es un trabajo relativamente corto porque se controla a los 14 días y a los 21 días el grado de inmunogenicidad. Y se controla la seguridad, qué efectos adversos tuvieron. Son ensayos muy cortos. Luego están los aspectos regulatorios y de recomendación.

La preocupación de las autoridades sanitarias radica en la demora existente en la llegada desde Rusia de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V y en la disponibilidad de las que son producidas por laboratorios Richmond en Argentina. Todo ello, frente a la amenaza que suponen las nuevas variantes del coronavirus, especialmente la Delta, que supone ser hasta un 50% más contagiosa que la variante Alpha, ya de circulación comunitaria en el país.

“No hay duda de que la variante Delta llegará a la Argentina, pero cuanto más demore nos da algún tiempo para progresar rápidamente con la vacunación; si un porcentaje importante de la sociedad ya está vacunado con segunda dosis, el daño que genera será menor, tenemos la experiencia de Inglaterra e Israel”, anunció Quirós.

SEGUIR LEYENDO