La ruta de las adicciones en la vida de Diego Maradona, según los expertos

Reconocido mundialmente como uno de los mejores futbolistas de la historia y una leyenda, también padeció una complicada adicción a las drogas y al consumo de alcohol. La visión a Infobae de los toxicólogos Marta Braschi, Carlos Damin y la psiquiatra experta en adicciones Geraldine Peronace

El primer contacto de Diego Maradona con la droga fue a sus 24 años (Shutterstock)
El primer contacto de Diego Maradona con la droga fue a sus 24 años (Shutterstock)

La muerte de Diego Armando Maradona conmovió al mundo entero. La noticia recorrió el globo y políticos, deportistas, celebridades, artistas, periodistas e importantes figuras internacionales compartieron emotivas publicaciones en homenaje al Diez. Es que su trayectoria y carrera futbolística marcó un antes y un después en la historia del deporte mundial. Asimismo, su vida se vio marcada también por una larga adicción a las drogas, internaciones y tratamientos que precipitaron el trágico desenlace.

El futbolista falleció este miércoles al mediodía tras padecer una insuficiencia cardíaca aguda luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio mientras se encontraba en la casa de Tigre en la que se había instalado luego de ser operado hace 22 días de un hematoma subdural y de “firmar” su propia alta médica de la clínica Olivos. El estado de salud de Diego Armando Maradona estaba sumido en una fragilidad extrema en los últimos días, siendo un paciente post quirúrgico.

Amigos y familiares despiden los restos del astro del fútbol, en el Jardín de Paz de Bella Vista (REUTERS/Agustin Marcarian)
Amigos y familiares despiden los restos del astro del fútbol, en el Jardín de Paz de Bella Vista (REUTERS/Agustin Marcarian)

La relación del astro futbolero con las drogas comenzó a sus cortos 24 años, en Barcelona. “Fue el error más grande de mi vida”, admitiría años más tarde.

En diciembre de 1982, los medios informaban que Maradona pasaría un tiempo fuera de las canchas por una hepatitis aguda-vírica de tipo B, por lo que sería más complicada de curar.

En 1991, dio positivo en un control antidoping cuando jugaba en el Napoli de Italia. La sustancia encontrada era cocaína y el castigo fueron 15 meses sin jugar. Solo unos días después, la Justicia argentina le ordenó someterse a un tratamiento terapéutico, luego de haber sido encontrado por la Policía con estupefacientes en su poder en un departamento del barrio porteño de Caballito.

Ya en 1994, y nuevamente en actividad, llegó el segundo control de antidoping positivo de su carrera. Fue en el Mundial de Estados Unidos de ese año y la imagen de Maradona saliendo del campo de juego junto a la enfermera camino a la prueba se convirtió en un ícono. Aquella vez le encontraron efedrina y, una vez más, lo inhabilitaron por 15 meses.

El Diez sufrío una larga adicción a la cocaína y al consumo de alcohol (Shutterstock)
El Diez sufrío una larga adicción a la cocaína y al consumo de alcohol (Shutterstock)

Las drogas seguían siendo un enorme fantasma en su vida. Dos años más tarde, se internó en Suiza para realizar una rehabilitación por su adicción a la cocaína, pero, en 1997, la AFA informó que Diego -que por entonces jugaba en Boca- había dado positivo nuevamente.

En el año 2000 ocurrió uno de los episodios que generó mayor preocupación hasta este momento respecto de la salud del Diez. El 4 de enero, cuando estaba de vacaciones en Punta del Este, tuvo un cuadro de hipertensión arterial y una arritmia ventricular a causa de una sobredosis. Fue ingresado de urgencia a un hospital y estuvo grave. Una vez que se recuperó, viajó a Cuba para realizar un nuevo tratamiento de rehabilitación.

Pero su situación no iba a mejorar y cuatro años más tarde volvió a estar al borde de la muerte a raíz de su consumo problemático. En aquella ocasión fue internado por una crisis cardíaca agravada por una infección pulmonar y estuvo en coma inducido. “Me acuerdo que estaba como en brea negra y me tiraban ganchos y yo tiraba la mano y no podía salir”, recordó en alguna ocasión.

El pedido desesperado y cargado de amor de sus hijas marcó un antes y un después: después de ese episodio, dejó la cocaína. “A mí me sacó Dalma”, dijo en más de una oportunidad, aunque la joven siempre remarcó la intervención que también tuvieron su hermana, Gianinna, y su mamá, Claudia. “El problema más grande fue el de la droga. La droga mata. Yo soy muy afortunado, porque si continuaba así, hoy estaría muerto. Hace 13 años que no consumo. Hoy puedo levantarme a la mañana y ver a mis hijos y nietos”, contó Maradona en una entrevista en 2017.

Diego Armando Maradona ganó con la Selección Argentina la Copa Mundial de 1986 (Shutterstock)
Diego Armando Maradona ganó con la Selección Argentina la Copa Mundial de 1986 (Shutterstock)

Ya en 2005 viajó a Colombia para realizarse un bypass gástrico. Por esos tiempos había llegado a pesar 120 kilos, pero el tratamiento le permitió bajar 35. Sin embargo, esa voluntad de mejorar su salud se veía opacada por un nuevo consumo excesivo: el del alcohol y los ansiolíticos. Dos años más tarde ingresó a una clínica con una “hepatitis aguda” y posteriormente fue trasladado a un hospital psiquiátrico para tratarse.

Una cirugía reconstructiva del labio por la mordida de un perro, una intervención por cálculos renales en Emiratos Árabes, un segundo bypass gástrico -esta vez en Venezuela- para perder 25 kilos. Maradona entró y salió de diversos centros de salud en los años siguientes, aunque esas veces por motivos diferentes a los previos.

Maradona pasó en los últimos años por diversos tratamientos, intervenciones quirúrgicas e inclusive estuvo al borde la muerte en el año 2000
Maradona pasó en los últimos años por diversos tratamientos, intervenciones quirúrgicas e inclusive estuvo al borde la muerte en el año 2000

Las alarmas se encendieron durante el Mundial de Rusia 2018, cuando Diego se descompensó durante el partido que Argentina le ganó a Nigeria por 2-1. Los rumores respecto de un cuadro de extrema gravedad fueron muy fuertes, pero el propio Pelusa se encargó de desmentirlos. En 2019 fue operado por una severa artrosis en su rodilla derecha que le impedía caminar con normalidad.

Su paso por Barcelona marcó el resto de la carrera de Maradona y su prematuro final futbolístico. Las drogas se convirtieron en la única ‘defensa’ al que Maradona no pudo gambetear. Su adicción a la cocaína le costó una sanción de la FIFA y el adiós al mundo del fútbol.

En 2019, en una entrevista con TyC Sports, Maradona habló claramente sobre sus problemas con las drogas, particularmente su relación con la cocaína, los excesos con el alcohol: “A los chicos les digo ‘no a la droga’. Ustedes no tienen participación con la sociedad, no tienen participación con la familia, eso lo aprendí de mi vieja, porque yo no soy maleducado, soy mal aprendido. Y yo cuando tomaba falopa no tenía nada, era un zombi. No la prueben”.

El 10 falleció este miércoles 25 de noviembre a los 60 años (Photo by Dibyangshu SARKAR / AFP)
El 10 falleció este miércoles 25 de noviembre a los 60 años (Photo by Dibyangshu SARKAR / AFP)

Tras su retirada del fútbol como jugador, Maradona cayó en una espiral de drogas y excesos que le costaron su salud y su físico y lo acompañaron hasta su muerte. En diálogo con Infobae, la doctora Marta Braschi, médica toxicóloga (MN 89089) del Hospital de Niños y Dispositivo Pavlovsky, precisó: “Maradona empezó a consumir temprano, y sabemos que el consumo de sustancias tiene impactos físicos además de los psíquicos, que algunos tienen que ver con el consumo esporádico y otro con la cronicidad”.

La cocaína lo que hace, al ser una droga estimulante, que genera vasoconstricción, y hace que no llegue sangre a un montón de órganos, en donde físicamente la percepción de quien la consume es que tiene más energía y que sostiene más el esfuerzo. Cuando uno desgasta el corazón, aumenta la presión y la frecuencia cardíaca, los órganos comienzan a sufrir el daño, y a su vez, el consumo con asiduidad habla de un vínculo con la sustancia y la incapacidad, dificultad o malestar al no consumir, lo que se denomina síndrome de abstinencia, que hace que la persona quiera volver a consumir”, explicó la toxicóloga.

De acuerdo a la experta, hay variables que tienen que ver con el impacto del consumo agudo y otras con el del consumo crónico, físico y crónico. “Al haber tenido un buen rendimiento y estado físico Diego Maradona tuvo un organismo, un cuerpo que pudo resistir durante más tiempo los daños ocasionados por el abuso de las sustancias, ya que cualquier otra persona con los episodios cardíacos que tuvo y demás probablemente no la hubiera contado mucho tiempo antes”, advirtió Braschi y resaltó el rol del consumo de más de una sustancia en el caso del futbolista -y que se observa mucho en la actualidad: “el policonsumo es el patrón actual del consumo de la mayoría, es utilizar varias sustancias sin importar que sean legales o ilegales, tienen interacciones que hacen que en los órganos resulten más vulnerables a la afectación tóxica, como por ejemplo la cocaína y el alcohol”.

La llegada cortejo fúnebre de Maradona al cementerio de Bella Vista

Cuanto más joven se comienza a consumir una sustancia y si se es adolescente particularmente existe un mayor riesgo de tener una dependencia posteriormente, porque el cuerpo se va adaptando en su maduración al consumo de drogas y existe más riesgo de generar vulnerabilidad, y aumenta el riesgo de complicar el desarrollo”, acotó a Infobae la especialista.

Consultada por este medio sobre lo precipitada que fue la muerte del futbolista a sus 60 años, Braschi recordó: “Diego a los cuarenta años aproximadamente tuvo un paro cardíaco en Punta del Este, Uruguay, él ya tenía una cardiopatía que apareció y quedó bien manifiesta, ya tenía deterioro y a medida que se sostiene este cuadro en el tiempo el corazón va empeorando, y más si en el medio hay otras intercurrencias. Cuando sigue habiendo consumo el corazón se sigue deteriorando y aparecen las enfermedades del adulto, también sumado a esto explica lamentablemente lo que fue el desenlace”.

Según Geraldine Peronace, médica psiquiatra, especialista en Adicciones (MN 110.541) y refiriéndose a la muerte de Diego Maradona, “hay que pensar en las adicciones más allá de las sustancias, son una enfermedad que requiere tratamiento, porque sino concluye como lo vemos en este caso con la vida del individuo, si no se trata va a la cronicidad y termina con la muerte del paciente. Para evitar esto se requiere de profesionales especialistas en esta patología para poder ayudar a la persona a resolver su diagnóstico, esta afección requiere de tiempo”.

No es una cuestión de ponerle voluntad, poner más de uno, es una alteración neurobiológica en el cerebro, que hace que el paciente no pueda en muchos casos por el daño que ya tiene, que no pueda tener la capacidad de pensar y razonar de manera habitual y la persona no ve en ciertos casos el problema en el que está involucrado, hay un trastorno importante de fondo que es la biología del cerebro que no está funcionando como debiera”, añadió Peronace.

El futbolista falleció este miércoles pasado de una insuficiencia cardíaca aguda el mediodía luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio
El futbolista falleció este miércoles pasado de una insuficiencia cardíaca aguda el mediodía luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio

De acuerdo a la médica psiquiatra, “la historia de Diego Maradona es muy triste porque mostró que él tuvo tratamientos por momentos, sin embargo no tuvo continuidad en tratar su patología, y la gente que lo acompañó no se dio cuenta factiblemente de la gravedad de la enfermedad del futbolista. Por eso empiezan con una cosa y luego se van sumando otras cuestiones en la vida del adicto.

La adicción es una enfermedad multifactorial, muy compleja, siempre es el ser humano y su medio ambiente, y lo distinto de otras enfermedades es que uno acá debe tratar también al paciente; no es casual y azaroso que aparezca en un clan familiar alguien que presenta una adicción”, añadió a Infobae.

Para la especialista, “las vulnerabilidades son propias de cada individuo, más allá del daño en todos los órganos que generan las sustancias en una persona adicta. Es importante recalcar la toma de conciencia de la adicción como una enfermedad y el requerimiento de un tratamiento médico, ya que además esta afección por lo general se presenta con otra enfermedad mental, como es la depresión. En el caso de Maradona por la cronicidad produjo consecuencias a nivel cardíaco, todo consumo deja secuelas y generalmente la vida del adicto termina en solitario”.

La imagen que se convirtió en un ícono, previa a la confirmación del doping en el Mundial de Estados Unidos 1994 (Grosby)
La imagen que se convirtió en un ícono, previa a la confirmación del doping en el Mundial de Estados Unidos 1994 (Grosby)

También en diálogo con Infobae, el doctor Carlos Damin (MN 55.353), jefe de Toxicología del Hospital Fernández, de la Cátedra de Toxicología de la Facultad de Medicina de la UBA y presidente de Fundartox se refirió a las consecuencias del consumo de drogas en la salud de una persona: “este contexto tiene que ver con distintas variables: una es la frecuencia de uso, la sustancia a consumir, la cantidad consumida y la edad de inicio de ese consumo. Se puede dividir entonces el uso en problemático o no problemático o en uso o abuso dependencia. Hablamos de dependencia cuando se trata de la enfermedad más grave y terminal, en donde la persona no puede parar de consumir. Otra posibilidad es cuando el paciente consume y tiene consecuencias por ese consumo pero se trata de un uso recreativo y abuso cuando existe por ejemplo un emborrachamiento, y hablamos de dependencia cuando no se puede abandonar ese consumo de determinada o determinadas sustancias”.

El alcohol y la cocaína juntas son extremadamente nocivas, causan un consumo muy grave que genera en el cuerpo una tercera sustancia que es mucho más dañina incluso para el organismo. El deterioro se puede observar básicamente en el hígado, en el sistema nervioso, cardiológico, pancreático y daño neurológico, que producen un impacto a nivel neurocognitivo: el nivel intelectual es lo que más se ve afectado en muchos años de consumo de cualquiera de las dos sustancias combinadas”.

En 2004 Diego Maradona estuvo en coma inducido (NA)
En 2004 Diego Maradona estuvo en coma inducido (NA)

Qué hacer frente a una situación de consumo problemático

- Si vemos personas que están atravesando un problema de consumo o sentimos que es un problema para nosotros, podemos aconsejarles ir a algún lugar comunitario o llamar por ellos para pedir ayuda.

- Se puede pedir intervención profesional a la Línea 141 de escucha, contención y seguimiento de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR). Todos los días las 24 horas, en todo el país.

- En la Línea 141 también se puede solicitar un seguimiento posterior con un equipo de psicólogos preparados para dar asistencia remota.

SEGUÍ LEYENDO:

“Insuficiencia cardíaca aguda en un paciente con una miocardiopatía dilatada”: de qué murió Diego Maradona

Los 11 momentos que marcaron por siempre la salud de Diego Maradona

Expertos médicos que han conocido la historia clínica de Maradona analizan las posibles causas de su muerte

MAS NOTICIAS