¿Por qué nadie habla de la menopausia? Las claves para hacerles frente a los falsos mitos

Uno de los primeros equívocos alrededor del tema es creer que la menopausia es sinónimo de vejez; un pensamiento que debería ser desterrado (Getty Images)
Uno de los primeros equívocos alrededor del tema es creer que la menopausia es sinónimo de vejez; un pensamiento que debería ser desterrado (Getty Images)

En un mundo donde todo se discute abiertamente, ¿por qué las mujeres aparentemente se avergüenzan de admitir que están pasando por la menopausia? Hay muchos aspectos de la vida que se pueden controlar, o al menos intentar, pero toda mujer pasará por la menopausia en algún momento de su vida porque es un proceso natural.

Como sociedad, hemos logrado grandes avances en la eliminación de tabúes de larga data. Sin embargo, la menopausia sigue siendo el fantasma silencioso del que a menudo no nos atrevemos a hablar en público. Cuando se trata de algo nuevo y sobre todo desconocido, y cuando existe poca información sobre un tema determinado, los seres humanos suelen caer en la trampa de llenar los espacios de incertidumbre con algunos de los mitos de siempre.

"Algunos surgieron hace siglos y tenían relación con el estilo de vida de las mujeres del Renacimiento o de la era feudal, y sin embargo los seguimos repitiendo como si la vida de las mujeres de hoy tuviera alguna relación con las de aquellas", advierte Silvina Witis, médica especializada en Ginecología y Endocrinología Ginecológica, miembro de la Federación Argentina de Sociedades de Ginecología y Obstetricia en su libro Menopausia. 

Que la menopausia es una enfermedad, que es tema de "viejas", que los síntomas son siempre los mismos o que el sexo se termina con su llegada, son solo algunos de los que la rodean. "Es fundamental reconocerlos para poder hacerles frente, sobre todo para desarmarlos y no darles más importancia o dimensión de la que se merecen", sostuvo la experta en diálogo con Infobae. 

“La calidad de vida de una mujer en esta etapa debe ser la misma o mejor que la de toda su vida” (Getty Images)
“La calidad de vida de una mujer en esta etapa debe ser la misma o mejor que la de toda su vida” (Getty Images)

"Una mujer que se encuentra atravesando la menopausia -aseguró- no atraviesa una enfermedad, no es 'vieja', ni está loca. Siempre fue un tema tabú del que se hablaba despectivamente, ahora queremos explicar lo que en verdad es: les sucede a mujeres, grandes pero no 'viejas', con mucha vida por delante, ganas de vivir y proyectos".

El paso del tiempo está ligado a la manera en que éste afecta la biología de la mujer y es un proceso que no se detiene. A veces tomar conciencia de esta evolución asusta y negarlo o incluso frenarlo parecen la mejor alternativa. Sin embargo cumplir años, crecer, evolucionar, y reflejar en el cuerpo el proceso del paso del tiempo es, ante todo, natural.

Así como a cierta edad empiezan a aparecer algunas canas en el cabello, al mismo tiempo desaparecen otros aspectos de la vida femenina. Son cambios que atraviesan a la mujer y que necesitan ser tratados y hablados a partir de cierta edad. "Esperar a que aparezca el primer síntoma es erróneo ya que se pierde la oportunidad de prepararse, seleccionar estrategias para una mejor calidad de vida y sobre todo no dejarse ganar por los miedos que surgen más por el desconocimiento que por lo que en realidad sucede", advirtió.

Las presiones sociales que exigen a las mujeres preservar la juventud

La mujer durante la menopausia transita muchos cambios (iStock)
La mujer durante la menopausia transita muchos cambios (iStock)

Con frecuencia, la sociedad presiona a las mujeres de la tercera edad reclamándoles conservar su juventud; las abruma con modelos de mujeres de mediana edad que compiten en su aspecto físico y en la manera de vestirse con jóvenes veinteañeras; las inundan de propaganda sobre cosméticos, dietas, entrenamientos físicos y cirugías plásticas.

Los cuentos, mitos y falacias inundan desde hace siglos el imaginario haciéndoles creer que con la menopausia se terminaba algo más que la menstruación como una característica física. Si bien los cambios que se presentan pueden producir malestar y baja autoestima, lo harán de manera distinta, o no lo harán, según el significado que se les otorgue.

Que los tabúes, a su vez, se crucen con las creencias culturales de cada sociedad es moneda corriente. "En la India, por ejemplo cuando una mujer llega a la menopausia se celebra el comienzo de esta nueva etapa con una fiesta, a diferencia de lo que ocurre en la cultura occidental", revela la especialista en su libro.  

El climaterio reflejado en la cama y en la pareja

Lo que sucede no señala el fin de la sexualidad sino que significa que hace falta más tiempo, más juego previo y más estimulación (Getty Images)
Lo que sucede no señala el fin de la sexualidad sino que significa que hace falta más tiempo, más juego previo y más estimulación (Getty Images)

Tanto en el hombre como en la mujer, a partir de cierto momento, existe una disminución hormonal de andrógenos y estrógenos, los encargados de producir ciertas sustancias que genera el sistema nervioso central y mantienen el tono mental (interés, concentración).

"Cuando hablamos de cambios en la respuesta sexual del cuerpo a la estimulación durante la menopausia, nos referimos a un conjunto de factores que son: la disminución de la intensidad y de la rapidez de la excitación; la necesidad de un mayor estímulo, una respuesta orgásmica tardía, menos intensa y ocasionalmente múltiple, y una menor erección del clítoris", advirtió Witis.  

También, en algunos casos, se presentan síntomas físicos de impacto psicológico que afectan el deseo sexual, como la dificultad para lubricarse durante la excitación o la llamada dispareunia, que hace que la penetración resulte dolorosa.

“Estos factores infieren en la vida de muchas mujeres que comienzan a creer que ya no se excitan, que no es lo mismo que tener alteraciones en la respuesta sexual”, aclaró.

Lo que sucede no señala el fin de la sexualidad sino que significa que hace falta más tiempo, más juego previo y más estimulación. Por otro lado, sin embargo, un gran número de mujeres permanecen con su sexualidad plena, se sienten aliviadas cuando termina su capacidad reproductiva porque las tranquiliza olvidarse del riesgo de embarazo no deseado y no necesitan más métodos anticonceptivos.

Los tratamientos con óvulos, geles o cremas tienen resultados efectivos y rápidos en la mujer. Los óvulos que tienen estradiol, un estrógeno débil, no se absorben a nivel general sino que actúan a nivel vaginal (Getty Images)
Los tratamientos con óvulos, geles o cremas tienen resultados efectivos y rápidos en la mujer. Los óvulos que tienen estradiol, un estrógeno débil, no se absorben a nivel general sino que actúan a nivel vaginal (Getty Images)

El concepto de atrofia vaginal ha sido modificado por la International Society for the Study of Woman's Sexual Health (ISSWSH) y la North American Menopause Society (NAMS) por una nueva terminología: el síndrome genitourinario de la menopausia (SGM), término más preciso, amplio y mejor aceptado en el público general.

"El síndrome genitourinario se aboca a todas las cuestiones sexuales. Mucha gente cree que no tiene que consultar porque cree que es lo que le debe pasar. Las soluciones brindan la posibilidad de tener una vida sexual más plena", especificó Witis. 

Todas las mujeres cuando sufren la pérdida de estrógenos tienen como consecuencia sequedad vaginal, a su vez pierden el deseo sexual porque éste les provoca dolor y comparten la cama con un compañero más o menos de la misma edad que también padece de problemas o disfunciones sexuales. "Si uno corta ese círculo vicioso haciendo tratamientos con óvulos o con cremas, los resultados son efectivos y rápidos", agregó.

“Tengo muchas pacientes que se siguen comprando tampones para que la pareja no se dé cuenta de que se encuentra atravesando la menopausia” (Getty Images)
“Tengo muchas pacientes que se siguen comprando tampones para que la pareja no se dé cuenta de que se encuentra atravesando la menopausia” (Getty Images)

¿Cuánto hay de mito y cuánto hay de realidad acerca de que lo biológico es lo único que afecta el deseo? "Si bien la fisiología y lo metabólico influyen, el resto pasa mucho por la pareja, cómo ésta mantiene vivo el deseo sexual y cuánto acompaña el hombre a la mujer en este proceso", advirtió en diálogo con Infobae Cecilia Moia, psicoanalista miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y experta en consulta de parejas

"Hablamos mucho con las amigas y si bien sirven de consuelo, no lo hacemos con la persona indicada: la pareja. Tengo muchas pacientes que se siguen comprando tampones para que la pareja no se dé cuenta de que se encuentran atravesando la menopausia", aseguró Witis.  

La menopausia es coincidente con el momento evolutivo de la vida que pone a la mujer en los bordes de los umbrales de la tercera edad. Para Moia existe algo que está relacionado con lo vital y es la posibilidad de concebir. "En la condición de lo que significa poder tener un hijo o no poder hacerlo aparece la dimensión de que no hay vitalidad ni deseo que la empuje hacia lo sexual", sostuvo la experta en consulta de parejas.

Terapias de reemplazo hormonal 

El tratamiento de consta de las dos hormonas femeninas: estrógeno y progesterona (Getty Images)
El tratamiento de consta de las dos hormonas femeninas: estrógeno y progesterona (Getty Images)

Las hormonas son sustancias químicas que actúan como mensajeras, es decir, envían y reciben información de diferentes órganos y tejidos. Son agentes de correlación e integración del organismo; pueden estimular o inhibir, pero no tienen el poder de generar nuevas funciones. 

"Si bien es lo mejor que hay contra el síndrome climatérico, existen muchas personas que no la quieren hacer o incluso no pueden hacerlo, con lo cual, puedo proponerles tomar mucha agua, abrir las ventanas, hacer yoga u homeopatía, pero no aconsejo mucho las terapias alternativas ya que hay muchas que realmente no sirven, otras que sí, pero que al fin y al cabo terminan siendo una pérdida de tiempo y de plata", concluyó.

Evaluar la alimentación, hacer los cambios necesarios para alimentarse y tomar cuatro comidas diarias; caminar media hora por día a paso rápido; tomar dos litros de agua por día; tratar de dormir siete u ocho horas diarias; tomar sol en horarios permitidos para ayudar a la producción de vitamina D; encontrar terapias que ayuden y seguir con los controles médicos son algunas de las recomendaciones de la experta.

SEGUÍ LEYENDO:

Cuáles son las verdaderas razones por las que tantas mujeres pierden el deseo sexual

Venciendo el tabú: qué es y cómo solucionar la disfunción eréctil

A ellos también les llega la menopausia: síntomas para reconocer cuando la testosterona baja

Claves para entender la menopausia: del aumento de peso a los calores

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos